Los programas de fiesta en Tultepec. La función del oficio gráfico, su transformación en la era tecnológica y su importancia simbólico-social [Tercera y última parte]

Los programas de fiesta en Tultepec. La función del oficio gráfico, su transformación en la era tecnológica y su importancia simbólico-social [Tercera y última parte]

La Gualdra 447 / Artes Visuales / Tradiciones

 

 

La mesa directiva de San Rafael,

el barrio que sufrió en la mañana de 1998

A lo largo de esta investigación se lograron recolectar aproximadamente 20 programas de fiesta, todos generados en el período de los años 2011 a la fecha. Sin embargo, es de suma importancia analizar el dato relacionado sobre el mayor número de programas obtenidos, los cuales pertenecen a las festividades del Barrio de San Rafael, mismo que en 1998 se convirtió en noticia internacional por la explosión de material pirotécnico que terminó con dos manzanas de su composición territorial. En este punto es necesario estudiar dicho suceso y su impacto en las festividades realizadas posteriormente a la tragedia. Al ser el único barrio en donde se logró recolectar la mayoría de los ejemplares relacionados con sus actividades festivas, hace pensar que su historia es un elemento de gran importancia para la permanencia de la devoción al santo que le da nombre.

La mesa directiva que se encarga de los festejos a San Rafael es en realidad una familia (Romero Solano, relacionada con actividades pirotécnicas) que habita frente a la capilla donde se localiza la imagen venerada. Luz María Solano Cortés cuenta que hace más de 9 años se dedican a mantener viva la actividad festiva ya que es una responsabilidad inculcada por sus padres y “es la mejor herencia para sus hijos”, quienes también participan de dicha organización.

José Luis Romero, por otro lado, narra los sucesos milagrosos que la imagen del santo ha realizado en la población y en su propia vida. Él conserva un trozo de piedra de una casa contigua que cayó en su patio aquella mañana del año 98 cuando sus vecinos murieron y otros sufrieron la pérdida total de sus viviendas. Afirma que es un milagro que la capilla y su casa no sufrieran daños ya que se localizan a espaldas del lugar donde se inició el siniestro y, sin embargo, dos cuadras sí se colapsaron por la explosión.

Fue la mañana del martes 13 de octubre, a las 9:25, cuando una explosión terminó con dos cuadras del barrio; por la tarde de ese día el panorama era aterrador los sobrevivientes continuaban sacando las pocas pertenencias que les quedaban de entre los escombros; el transporte se colapsó y los medios de comunicación más importantes daban cuenta al mundo de los desastres ocurridos en uno de los barrios más grandes de Tultepec. El aire olía a pólvora, aunque muchos vecinos y pobladores sostienen, hasta la fecha, que en realidad fue una pipa de gas la que ocasionó la tragedia, misma que nunca se encontró en los escombros de aquellas calles.

Varios de los barrios colindantes sufrieron daños por el incidente, había piedras y concreto a distancias exageradas, que llegaron volando por el impacto. Los primeros datos que arrojó la prensa contabilizaban “al menos diez muertos, 51 lesionados y 15 desaparecidos, el derrumbe de 30 casas y daños en otras 150”.[i] Ahora, a más de 20 años del acontecimiento, el recuerdo de aquellas muertes está marcado por el aspecto de las casas que rodean la capilla de San Rafael. Estas edificaciones fueron diseñadas y construidas con las mismas características, pintadas con los mismos colores, debido a las decisiones que la empresa constructora, encargada de aquella labor, tomó.

Los carteles como síntesis local

Es evidente la intrínseca conexión que existe entre los sucesos histórico-emotivos y los programas de fiesta en el municipio de Tultepec. Son notorios los elementos conectivos que logran construir, desde lo cotidiano, eventos rituales que se han analizado a lo largo de este texto, así como sistemas que se gestan alrededor de ellos y que van desde lo económico hasta lo político-social. También, en los programas, se hace evidente la permanencia de lo místico en el cotidiano del mexicano al ser una síntesis descriptiva de las devociones; son una materialización de los testimonios de fe que se intercambian por ofrendas y colaboraciones materiales para el festejo del santo patrón a quien se rinde culto, año con año.

Dentro de otras lecturas que se pueden hacer con respecto a los carteles y que impactan en el ámbito cultural de Tultepec, se encuentra la correspondencia que su diseño mantiene con la vida cotidiana. Como lo mencioné al inicio de este artículo, el impresor del pueblo sustenta una importancia colectiva como generador de documentos visuales. El porcentaje completo de los programas consultados para esta investigación proviene del mismo taller. Por lo que se puede deducir que la comunidad adoptó el diseño del señor Rodolfo Torices Ramírez como estructura oficial de los carteles de fiesta, como elemento identitario y por ello se han mantenido, sin variaciones considerables, por más de una década.

Finalmente es necesario mencionar, por un lado, la conexión que mantienen los programas de fiesta y las estadísticas poblacionales. A lo largo de varios años han surgido nuevos barrios y gremios, los cuales se suman a la estructura festiva que se sintetiza en el diseño casi barroco de los letreros y lo adoptan como parte indispensable de su existencia colectiva. También es preciso subrayar la permanencia de dicha actividad, relacionada con formas técnico-manuales que fungen como mecanismos de comunicación alejados de los nuevos paradigmas globales que, en ese sentido, se han implementado gracias a las redes sociales. Por lo tanto, los programas de fiesta son un testimonio visual de la cosmovisión de una localidad, de su resistencia popular y su lenta transformación ante la debacle que, en muchos casos, significa la no identidad otorgada por una vida global.

 

 

 

* Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte (2018).

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_447

 

 

[i] Véase el texto “Todo Tultepec se cimbró, en La Jornada, México, 14 de octubre de 1998.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ