Trijez, subordinado a intereses políticos de “una familia enquistada en el poder”: Mejía

Trijez, subordinado a intereses políticos de “una familia enquistada en el poder”: Mejía
Ulises Mejía Haro, este lunes ■ foto: cortesía ayuntamiento zacatecas

El Tribunal ordenó al alcalde y regidores de la capital la restitución y reparación de los derechos de la síndica Ruth Calderón; resolvieron se cometió violencia política de género

“La resolución politizada se enmarca en una estrategia político electoral que pretende quitarme el derecho ciudadano constitucional de seguir participando en la vida política”

“Me están adjudicando violencia política de género por combatir la corrupción y sepultar los moches y los diezmos”

 

Luego de que magistrados del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas (Trijez) ordenaran al alcalde de Zacatecas, Ulises Mejía Haro y regidores del ayuntamiento, la restitución y reparación de los derechos de la síndica Ruth Calderón Babún, contra quien resolvieron se cometió violencia política de género, el edil consideró que la sentencia carece de sustento jurídico y señaló que es una muestra más de la subordinación de las instituciones a intereses políticos de “una familia enquistada en el poder”.

En conferencia de prensa vía digital, Mejía Haro sentenció que frente a las acciones políticas en contra de su desempeño al frente de la alcaldía, la única defensa es la Constitución y la ley, pues “jamás la barbarie política y el encono han superado la razón y la justicia”, por lo que adelantó que impugnarán la sentencia ya que no permitirá que los ediles sean sancionados.

La resolución “politizada” del TRIJEZ, dijo el edil, “se enmarca en una estrategia político electoral que pretende quitarme el derecho ciudadano constitucional de seguir participando en la vida política y así quebrar el pluralismo que en Zacatecas se viene construyendo, abriendo las posibilidades de participación política efectiva de todas las ciudadanas y ciudadanos que aspiran a participar en la conducción de los destinos de su sociedad”.

“Hay quienes piensan que la política y el servicio público, son patrimonio personal, y que a la innovación, modernidad en la práctica y ejercicio político, los ven como amenazas que a la brevedad deben minimizarse y sofocarse; esto pasó desde el inicio de la administración municipal, ya que algunas veces desde las sombras y otras de manera directa, se han dedicado a realizar una permanente guerra sucia, así como a denostar y entorpecer cualquier avance y desarrollo de nuestra administración. Sin embargo, una y otra vez han fracasado, y ahí están los resultados y las estadísticas, pero sobre todo el reconocimiento de la sociedad zacatecana en las colonias y en las comunidades. Esto es lo que en realidad les ha dolido”

Para el caso de Calderón Babún, el edil refirió que señalar y denunciar las omisiones a la Constitución y a la ley por parte de servidores públicos dentro de los órganos institucionales, no debe convertirse en un pretexto para ser considerado como violencia en su contra, ya que es parte de las responsabilidades asumidas al aceptar el cargo conferido.

Quienes utilizan políticamente las instituciones para tratar de eliminar adversarios políticos, indicó Mejía Haro, sólo demuestran su menosprecio por el avance y el desarrollo del municipio. “Les preocupa que se rompa el paraíso de la opacidad en el servicio público, para ellos era cómodo y deseable un alcalde de oficina, con una administración inercial, que sólo posara en las fotos y sonriera en los eventos protocolarios”.

“Ahora enfrentamos una nueva embestida política, injusta e ilegal. Se me acusa de cometer violencia política de género, cuando en mi ética y práctica política, se demuestra con hechos todo lo contrario, nuestra administración se ha distinguido por ser democrática, progresista e incluyente, en donde hemos defendido los derechos humanos de todas y de todos, teniendo a la sociedad como testigo de ello”.

Entre las acusaciones en su contra, destaca la violencia política de género por limitar el ejercicio de funciones de un área de la administración; por haber realizado cambio de adscripción de dos trabajadores; por limitar y controlar el uso de vehículos y los vales de gasolina, y por no utilizar un lenguaje incluyente, dando ejemplo en una sola frase “inaudible” en una sesión de cabildo.

“Honestamente, no comprendo por qué me adjudican violencia política de género. Por emprender una campaña llamada “Cubrebocas Morado” y así prevenir la violencia intrafamiliar contra las niñas y mujeres ante este confinamiento; por poner en marcha la Unidad Especializada de Género, Policía Mujer Segura, o por establecer apoyos sociales como los “Cuartos Rosas”, donde se dota de un cuarto adicional con perspectiva de género para evitar el acoso sexual o la violencia contra las niñas y mujeres en hogares con hacinamiento; por la creación del protocolo de atención al acoso y hostigamiento sexual; las reformas al Bando de Policía y Gobierno para sancionar conductas lascivas en la vía pública”.

“Lo cierto es que me están adjudicando violencia política de género porque una dinastía está acostumbrada a construir destruyendo, porque no he cedido, ni cederé a chantajes, provocaciones y manipulaciones. Me están adjudicando violencia política de género por combatir la corrupción y sepultar los moches y los diezmos. Por no doblarme a presiones políticas de una familia enquistada en el poder por décadas, que están acostumbrados a que sólo ellos pueden formar parte de la vida política en Zacatecas”, dijo el edil en su mensaje en clara referencia a la familia Monreal.

Para Ulises Mejía Haro, su labor al frente del ayuntamiento, que lo ha posicionado como de los mejores evaluados en el país y por contar con la aprobación de la ciudadanía, es que se le está adjudicado esta violencia política de género, ya que considera que su trabajo representan “una verdadera amenaza a sus ambiciones vulgares” porque pone en riesgo los intereses de la familia Monreal, quienes están acostumbrados, dijo, a quitar a cualquier personaje que les haga competencia. “Me quieren eliminar políticamente como es su costumbre. Esa es la verdad”.

“Como vemos las causales que se arguyen para configurar la violencia política de género, no tienen sustento jurídico alguno, son intrascendentes y frágiles, ya que al contrario de lo que se alega, el presupuesto aprobado para el área en concreto, ha sido creciente año con año en nuestra administración, igual sucede con el número de trabajadores y asesores adscritos a la misma. Por todo lo anterior, las regidoras, regidores y su servidor vamos impugnar la sentencia del Trijez por violencia política de género; porque nos asiste la justicia, la legalidad y la razón política”.

Finalmente, Mejía Haro sentenció que continuará trabajando en su encomienda y compromiso con los zacatecanos, quienes le dieron su confianza y, por ende, redoblará los esfuerzos con mayor pública y mejores servicios; con la atención a las necesidades y con acciones en temas del campo, la educación, cultura, salud, deporte, seguridad y los derechos humanos sin discriminación. En Zacatecas, concluyó, “el trabajo todo lo vence y estas dinastías no serán la excepción”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ