México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Entre informes te veas

México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Entre informes te veas

Los informes, queridos lectores, son productos diseñados la mayoría de las veces para apantallar al cliente, vienen en todos tamaños desde extralarge hasta los más pequeños – petite sice – a los que podríamos denominar como informes chiquitos, pueden ser fastuosos o austeros, dirigidos a miles de gentes o a unos cuantos, en lugares extraordinariamente grandes como El Auditorio Nacional, o en sitios pequeños como el vestíbulo de alguna de las cámaras – altas y bajas, de senadores o de diputados –

En los informes no se trata de informar nada eso es lo de menos, de lo que se trata podríamos decir es de comunicar un estado de ánimo, o bien cumplir un requisito, aunque no nos olvidemos que existen muchos políticos en nuestro país que se inventan los informes para proyectar una imagen total y absolutamente lejana de lo que realmente son o representan, de lo que se trata muchas veces es de ascender, o al menos de intentar subir en la escalera de poder que implica una carrera política determinada, por lo que sin que nadie se los pida ni por qué se los exija la ley, representantes de alguna dependencia o legisladores, directores de sindicatos o de universidades y muchos, muchos más se inventan esos seudo festejos como quien hace una fiesta de cumpleaños e invita cientos de cuates – y a otros no tanto – en el interés y el ánimo de que impulsen su carrera política, y gastan hasta lo que no tienen como si fueran padres de una quinceañera que quieren presentar en sociedad, por no decir que quieren promocionar entre aquellos que estén interesados para sacarla de una vez por todas de la casa y de la vida familiar.

Como olvidarnos de los informes de aquellos tiempos en lo que se conocía como “el día del presidente” donde ignorando el mandato constitucional los presidentes se aprestaban a leer discursos total y absolutamente fuera de proporción- y de sentido – y claro, aburridos hasta extremos inimaginables donde daban a conocer cifras y más cifras de proyectos muchos de los cuales aún no se habían ni siquiera iniciado, y – claro – eran interrumpidos una y otra vez por el aplauso – al estilo de un encoré – que cientos de lambiscones, muchos de ellos a sueldo, y otros en el interés de considerarse como parte del equipo para próximos escenarios, en los que salían del acto de varias horas de duración con las manos enrojecidas del uso ejercido en favor del jefe máximo. Como olvidarnos a Díaz Ordaz recibiendo un aplauso solo comparable con – vuelvo a insistir – los encores dedicados a personalidades como Luciano Pavarotti – de 28 minutos o el más largo dedicado al mexicano Rolando Villazon de 35 minutos en la Escala de Milán por su forma de interpretar el área de “Una Furtiva Lagrima” de la opera de Donizetti.

Pavarotti que en paz descanse, o Villazon fueron equipados desde arriba con el don de una voz maravillosa, pero ¿Gustavo Díaz Ordaz? Cuáles fueron sus virtudes para que sus “encores” fueran más largos que los de los cantantes a los que hacemos referencia, el haber ordenado la muerte de alrededor de 300 personas – el número exacto nunca lo sabremos – en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, cuando en su último informe comento que su actuar había salvado a nuestro país del influjo de dictaduras ajenas refiriéndose claramente al Comunismo que desde la Unión Soviética – según el – intentaba quedarse con nuestro país.

Como olvidar el aplauso a rabiar de los diputados priistas – entonces no había de otro color – emocionados hasta las lágrimas con las palabras del presidente Díaz Ordaz, ver estos escenarios no puede menos que provocarnos nausea y de ahí para arriba. En algún momento comente las palabras de Bonilla – padre – que en un homenaje que le realizaron en Radio Zacatecas como un ¿Ciudadano distinguido? y comentando sus cuitas pregonaba que en alguno de sus informes como Presidente Municipal de Fresnillo, los aplausos no le dejaron ni terminar el discurso que tenía en las manos, ni bajar del podio ante la admiración que en forma de un aplauso sostenido por más de media hora con que le regalaban sus súbditos del momento.

Lo que vimos esta semana que apenas termina fue el otro extremo, un Informe chiquito porque al final de cuentas en abonos nuestro presidente nos receta en todas las mañaneras sus muy particulares datos sobre el caminar del país, no había más que decir, NO HUBO APLAUSOS y la ceremonia fue austera en extremo, frente a la historia de escenarios abarrotados donde estaban todos aquellos que tenían una fracción de poder, desde las elites de la jerarquía católica hasta los grandes empresarios, jefes sindicales, vamos hasta gente de la farándula, y la familia del discursante, y claro los legisladores federales y los gobernadores entre muchos más que tenían el solo objetivo de adular al presidente en turno, hasta el momento de una réplica fuera de lugar – según muchos – que se inició después de que la oposición se hizo de un lugar dentro de estos fastuosos eventos y donde Porfirio Muñoz Ledo, senador electo después del fraude del 88 inicio esa nueva etapa de interrumpir – irrespetuosamente según las élites – al orador presidente con lo que el acto fue cayendo en “seriedad y en solemnidad” y tiempo después hubo que ser suspendido por que nuestro país se había llenado de nacos – ahora chairos – por lo que tendría que cancelarse el evento y substituirlo por un escenario a modo con invitados seleccionados que solo fueran a aplaudir y nunca a cuestionar.

Alguien alguna vez comento que nuestro país tenía salvación con solo poner una bomba y acabar con todos los presentes en aquellos informes y comenzar de 0.

El evento de AMLO fue así, austero, con invitados limitados a 70 personas, NO APLAUSOS y algunas sillas vacías donde el mismo presidente insistió, ¡son otros tiempos! El Fiscal y el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia no acudieron a la invitación porque son, y claro se sienten independientes del ejecutivo, y sus sillas quedaron vacías ante el asombro de muchos.

Solo 45 minutos por que realmente no había mucho que decir, porque entenderá el público que no se informa sobre lo negativo, solo sobre lo positivo, no se comentó de las más de 60 mil muertes y más de 600 mil contagios por el covid-19 ¿para qué? Marginalmente se mencionó una reducción en los delitos sin mencionar que se tienen cifras record en el caso de los homicidios dolosos que amenazan a ser más de 40 mil solo en el presente año, y de la economía se dijo que íbamos bien – por fortuna ya no se utilizó el termino de requetebién – que se había iniciado la recuperación ¿de veras? Que se habían recuperado 80 mil empleos cuando se necesitan un millón de urgencia, pero que se le va a hacer, siempre hay otros datos.
¿Qué – mentiras – nos irá a informar Tello la próxima semana, el 8 de septiembre?

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ