No gustan los candidatos

No gustan los candidatos

Ninguno de los aspirantes al gobierno de Zacatecas identificados con Morena, le aguantan el ritmo a su partido ni al presidente. Ese es el dato que más llama la atención en el sondeo que dio a conocer el día de ayer la consultora Mitofksy, dentro del diario El Economista. Las preferencias ciudadanas caen estrepitosamente cuando a Morena se le asigna un rostro.

De los 34.8 puntos positivos que acarrea la marca Morena en Zacatecas, David Monreal Ávila se queda atrás por 8.5 unidades, Ulises Mejía Haro 17.1 unidades, y José Narro Céspedes otras 19.6 unidades. De estos tres, sólo uno encabezará la lista de candidaturas, y no parece que los otros dos cedan tan fácilmente a un posible escenario de “unidad”.

Por el contrario, si el todavía Coordinador Nacional de Ganadería fuera favorecido por la cúpula de Morena, hasta donde sabemos, Ulises y José Narro han dicho que no apoyarán el proyecto monrealista. En cambio, si estos dos resultaran favorecidos, el único que buscaría marchar al Verde Ecologista sería David Monreal.

A diferencia de los sondeos publicitarios de Massive Caller, patrocinados con fines propagandísticos, la de El Economista es una encuesta para evaluar en cada una de sus cifras. Al corte del 26 agosto, según la nota metodológica de Mitofsky, si dependiera de los zacatecanos el Partido del Trabajo (2.6), el Sol Azteca (0.8), el Verde Ecologista (0.6) y Movimiento Ciudadano (0.3) perderían sus registros.

En términos de conocimiento de aspirantes, a David lo separan apenas 8.2 puntos de su hermano Saúl Monreal Ávila (con 71.1), que por fin aparece como posible aspirante, aunque todavía no ingresa en los careos electorales. Ambos Monreal superan el umbral del 70% de posicionamiento en la opinión pública; la diferencia entre uno y otro es totalmente relativa.

El escenario es parecido en el caso de José Narro y Ulises Mejía. Apenas 1.1% de distancia cuando se le pregunta a la ciudadanía si los conoce. Los dos se mantienen en el sexto decil, con 64.8 y 63.7 puntos respectivamente. Mientras que los priístas bajan hasta el quinto decil, a excepción de Claudia Edith Anaya Mota que le compite a los Monreal en el séptimo peldaño.

Sin embargo, únicamente la senadora y el Secretario del Campo, Adolfo Bonilla Gómez, son tomados en cuenta en los comparativos a gobernador o gobernadora. En esta batería de preguntas, Mitofsky también entrega datos que ningún otro sondeo había arrojado hasta el momento. Por ejemplo, subir a la contienda a Geovanna Bañuelos de la Torre contra David, perjudica a la petista.

De hecho, con David en la boleta, la coalición PAN-PRD sube en preferencias, mientras que el PT y el PRI pierden una mínima de votos. No así con Ulises Mejía haro, cuya candidatura restaría al PAN-PRD mientras que le daría unas pocas décimas al PRI y una unidad entera a la candidatura de Geovanna Bañuelos. Y con José Narro Céspedes en la boleta el único que pierde es el PRD.

Es justo en los careos donde los números que separan a Morena del segundo lugar -el cual lo retienen los tricolores- varía apenas entre 7 y 10 unidades. La pérdida de preferencias ratifica la primera premisa expuesta en esta columna: ninguno de los aspirantes guindas gustan al electorado que quisiera salir a refrendar la confianza puesta en Andrés Manuel López Obrador.

No se diga de la sección de preguntas correspondiente a “Competencia Interna”. La diferencia entre David Monreal y Ulises Mejía es mínima: 17.7 y 11.0 para cada cual. Ninguno de los dos carga con un total de positivos que nos lleve a pensar en un candidato prácticamente decidido. La diferencia entre uno y otro es que David lleva dos años de vender encuestas publicitarias, y ni así domina.

Mucho menos cuando el total de unidades entre los aspirantes a gobernador de Morena suma 46.9 puntos; menos de la mitad del total de votos. A ellos hay que dividirlos en dos grandes grupos: David y Saúl Monreal, que junto con Soledad Luévano Cantú suman 29%. Mientras que en un segundo bando Ulises Mejía, José Narro y Luis Medina Lizalde acumulan otro 17.9%.

De origen, la escisión en Morena es mucho más peligrosa que el intento desestabilizador de Roberto Luévano Ruiz y Gustavo Uribe Góngora en el PRI. Según fuentes consultadas por Agenda Política, el de SEDESOL tuvo un encuentro con David Monreal Ávila la semana pasada para reforzar acercamientos. Habría que ver cuántos priístas lo acompañan realmente en su aventura.

Pero, hablar de una elección que se define con 7 y 10 puntos de diferencia, como lo muestran los careos, es hablar de una elección en la que puede pasar cualquier cosa. Máxime si la coalición PRI-PAN-PRD llega a cristalizar en Zacatecas, lo que dejaría al partido del presidente en condiciones de permitirle a los tricolores retener el poder. Al fin y al cabo, los gobernadores son un estorbo en su régimen unipersonal.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ