La autonomía económica de las mujeres: un eje para la prevención de trata de personas

La autonomía económica de las mujeres: un eje para la prevención de trata de personas
La autonomía económica de las mujeres se convierte en un pilar para la prevención de violencia de la que son víctimas, señala la colaboradora ■ foto: la jornada zacatecas

El pasado 30 de julio conmemoramos el “Día Internacional contra la trata de personas”. Esta fecha debe hacernos reflexionar profundamente, pues se trata de un tema con muchas aristas, lo que hace aún más complejo el proceso de erradicación de este tipo de actividades criminales.

De acuerdo con datos establecidos por el Instituto Nacional de las Mujeres, el 80 % de las víctimas de trata de personas son mujeres y niñas. Este dato nos da luz de la necesidad de realizar un análisis desde la perspectiva de género. Si bien, desde 2012 en México se expidió la “Ley General para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia a las víctimas de estos delitos”, aún falta un largo camino por andar para lograr eliminar por completo esta actividad ilícita.

Una de las grandes aportaciones de esta legislación es en materia de prevención, pues parte de la premisa de establecer los engranajes normativos, sociales y culturales para evitar las condiciones de desigualdad que permiten que fácilmente puedan ser inmiscuidas en la trata de personas.

Si bien existen acciones preventivas por parte del Estado, se ha dejado de lado a la autonomía económica de las mujeres, la cual tendría que ser sin duda una de las grandes aliadas para la erradicación de la violencia en contra de las mujeres, así como para la prevención para la trata de personas.

La autonomía económica de las mujeres plantea su empoderamiento económico, buscando a su vez la construcción de una generación de mujeres independientes, que a través de su inclusión en el trabajo formal sean generadora de ingresos y recursos propios.

En este sentido, aquellas mujeres y niñas que son forjadas bajo la consciencia e importancia de ser autónomas económicamente, serán difícilmente víctimas de este delito. Con esta afirmación no sugiero que no existan otros grandes pilares para prevenir la trata de personas, sino que este eje tan importante no ha recibido la importancia que debiera dentro de los planes de prevención.

La autonomía económica de las mujeres se convierte en un pilar para la prevención de violencia de la que son víctimas. Si bien no es el único elemento a considerar, es de suma importancia tenerlo presente para forjar la construcción de una generación verdaderamente libre de cualquier forma de violencia.

La generación de estrategias de prevención debe buscar planes integrales, en el que diferentes disciplinas se conjunten para poder crear verdaderamente una red de protección en contra de este tipo de ilícitos. Es por ello que la independencia económica y financiera tendrá que convertirse en un eje para la eliminación de trata de personas.

Finalmente, aprovecho este espacio para rechazar enérgicamente cualquier tipo de acto que implique la trata de personas, así como para solidarizarme con todas aquellas familias que han tenido el infortunio de ser víctimas de este cruel delito.

*Tesorera del Senado de la República.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ