La Cueva de Ávalos: testimonio rupestre en torno al CRTA

La Cueva de Ávalos: testimonio rupestre en torno al CRTA
Cueva de Ávalos. Foto del Centro INAH Zacatecas-Juan Carlos Basabe.

La Gualdra 441 / Camino Real de Tierra Adentro

 

 

La Cueva de Ávalos es un lugar emblemático en la inscripción del Camino Real de Tierra Adentro (CRTA) como patrimonio cultural de la humanidad, debido a que la carreta tirada por mulas que tiene como identidad en su logo procede de este sitio. Efectivamente, sobre una superficie rocosa fueron plasmadas varias carretas tiradas por mulas; también aparecen varios jinetes arriando a las recuas de estos animales de carga. Otros individuos a pie agitan sus sogas para atrapar a los animales, también hay algunos parados con las manos en la cintura. Todo parece circular en torno a lo que se ha identificado como un presidio, debido a que en una de las imágenes aparece un cuadro en cuyas esquinas hay círculos, sugiriendo la planta del fuerte militar. Se sabe que cerca del lugar existían los fuertes militares de Palmillas y El Cuecillo, los cuales custodiaban el Camino Real, conservándose en la actualidad partes del empedrado de este histórico camino.

El nombre del lugar deriva de un famoso bandido conocido como Ávalos, que se refugiaba en la sierra de Tlacotes, perteneciente actualmente al municipio de Ojocaliente. Se dice que, en una ocasión entró en trabajo de parto su esposa, por lo que ordenó a sus hombres llevaran a su escondite a una partera para que la atendiera. De esta manera, fueron al rancho del Refugio para buscarla y llevarla hasta el escondite; con el fin de que no reconociera su ubicación, cubrieron los ojos de la partera, pues ahí guardaban los botines que robaban. Al terminar su misión, la regresaron al rancho nuevamente con los ojos cubiertos, sin embargo, ella recordaba una cueva donde había monos pintados en la pared en color blanco. Fue así como a este lugar donde están las pinturas rupestres señaladas, los vecinos de la región lo denominaron como la Cueva de Ávalos. La presencia de imágenes como los jinetes cabalgando mulas y diligencias, fueron vinculados directamente con el paso de los españoles por el Camino Real de Tierra Adentro.[i]

La narración anterior hacer referencia a las creencias populares sobre el nombre del lugar y la explicación de la escena de las pinturas rupestres. Sin embargo, es necesario hacer una aclaración, no se trata de una cueva, en realidad es un amplio abrigo rocoso, es decir, es una cavidad natural poco profunda, en cuyo interior se encuentran las pinturas rupestres.

El lugar representa una tradición rupestre de periodo histórico, aunque aún es incierta la autoría; sin embargo, se ha sugerido como sus creadores a los guachichiles, grupo originario de Zacatecas, quienes vivían en la región en el siglo XVI. La escena plasmada parece narrar la presencia de las caravanas de españoles y sus bestias a la región a través del Camino Real de Tierra Adentro en este tramo próximo a Zacatecas, y debidamente protegidos por los presidios.

Los motivos plasmados destacan por su movimiento, debido a la actividad del cuidado de los animales domésticos y el tránsito constante de carretas, aunque también hay algunos elementos estáticos. Sobresale el uso de sombrero de ala ancha en estos individuos característicos de la época virreinal. En cuanto a los animales, predominan las mulas, distinguibles por sus grandes orejas, además de ser animales de carga que se usaban comúnmente para el transporte de objetos.

Para la elaboración de los diseños rupestres se usó una pintura pastosa y líquida que fue colocada con los dedos sobre la rugosa superficie rocosa. Los trazos son delineados para proporcionar las formas deseadas sin mostrar un volumen. El color predominante es blanco, percibiéndose una tonalidad entre crema a beige, y en menor proporción el color rojo. Es posible que los pigmentos se elaboraran a base de moler rocas calizas para el blanco y hematita para el rojo, rocas existentes en la región. Obtenido el pigmento, era mezclado con algún aglutinante, ya sea resina de una planta o árbol, o tal vez clara de huevo de algún ave o reptil y agua para diluir un poco la mezcla.

La Cueva de Ávalos es un importante testimonio de la tradición rupestre prehispánica que continúa en el periodo virreinal, el cual se fue desarrollando a lo largo del Camino Real de Tierra Adentro como se ha observado en los sitios de Cueva de las Mulas en Durango y la Cueva de las Monas en Chihuahua.

 

 

*Sección de Arqueología del INAH Zacatecas. Las fotos incluidas en este artículo muestran distintos detalles de las Cueva de Ávalos y son del Centro INAH Zacatecas / Juan Carlos Basabe.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_441

 

 

 

[i] Esta narración del bandido y la interpretación popular de los motivos asociados al Camino Real de Tierra Adentro la proporcionó el arqueólogo Isidro Aparicio, Cronista Adjunto de Ojocaliente.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ