Pensiones en México: Régimen del 73, 97 y de la 4T

Pensiones en México: Régimen del 73, 97 y de la 4T

En México una persona tenía que laborar en un empleo formal unos 10 años para poder pensionarse, luego de una reforma a la ley en 1997, se tienen que trabajar 25 años para poder gozar de una pensión. Ahora con la iniciativa de la 4T que se anunció ayer por parte de Arturo Herrera, Secretario de Hacienda y Crédito Público, se reducirían las semanas de cotización y en 15 años un trabajador estaría cumpliendo las cotizaciones necesarias para poder pensionarse.

Una de las más grandes ventajas del empleo formal, es que se cuenta con seguridad social; eso significa que el trabajador goza de varias prestaciones y que una parte de su salario se “guarda” para que cuando se cumplan ciertos requisitos se pueda pensionar. El detalle de esto, radica en ¿a que edad nos vamos a pensionar? y ¿Cuánto vamos a percibir una vez pensionados? ¿vamos a gozar de buena salud cuando por fin alcancemos los requisitos para pensionarnos? Las posibles respuestas a estas y muchas otras preguntas respecto al retiro, las afores, las cuotas y la pensión, podrían desilusionar o frustrar a algunos trabajadores, sobre todo a aquellos que empezaron a cotizar “tarde”, es decir que para cuando cumplan los requisitos de pensión, su calidad de vida no sería la mejor y su esperanza de vida sería corta; igual de frustrante podría ser para las nuevas generaciones que nos enfrentamos a una vida cada vez más encarecida y difícil.

Para la mayoría de los trabajadores de nuestro país, pero, principalmente para las y los jóvenes, llegar a ser pensionados y vivir cómodamente de eso, actualmente es quizá solo un “sueño”, es algo que vemos lejos, aunque lo anhelamos; para las nuevas generaciones es complicado imaginar que algún día vamos a resolver nuestra vida cotidiana solo con los ingresos de una pensión, aunque es nuestro derecho; Aunque las nuevas generaciones de trabajadores cumplen con sus aportaciones, sabemos que de una pensión no nos mantendremos. Antes no era tan complicado imaginar vivir de una pensión como ahora.

Todos los trabajadores y pensionados que comenzaron a cotizar antes del 1 de julio de 1997, se encuentran bajo el régimen de pensiones de la ley de 1973; que establece que para poder pensionarse sea por vejez (65 años de edad) o por cesantía (60 a 64 años de edad) deben de tener 500 semanas cotizadas, es decir, en aproximadamente 10 años de trabajo, una persona tendría la oportunidad de pensionarse, solo le faltaría cumplir con el requisito de la edad. Sin duda, bajo esa ley, el desgaste del trabajador era menos, claro dependiendo de a qué edad comenzaba a cotizar. Una persona podría empezar a cotizar incluso después de los 40 años y sin problema se pensionaba.

A partir del 1 de julio de 1997, la ley cambió, el requisito pasó de 500 semanas de cotización, a 1250 semanas, aumento más del doble. Esta es la ley que actualmente rige a todos los trabajadores que comenzaron a cotizar a partir de la fecha anterior. Ahora son 25 años y no 10, los que una persona tiene que laborar para poder cumplir el requisito de semanas cotizadas y así poder pensionarse.

Lo complicado de este régimen de pensiones, es el desgaste por el que pasa una persona en su vida laboral para poder cumplir con las 1250 semanas de cotización, además pensemos en que muchas veces este desgaste no es acorde con la cantidad que recibe al final de cuentas como pensión. Por eso tenemos a muchas personas que, a pesar de estar pensionadas, tienen que salir a seguir trabajando en empleos informales, sin importar el desgaste y el tiempo que ya se han entregado a la vida laboral formal.

Para las nuevas generaciones las complicaciones son aún mayores. Se tiene que pensar en la esperanza de vida, en el salario con el que se está cotizando, en lo caro que cada vez más se vuelve la vida, en la estabilidad laboral, en fin, son muchas cosas, que nos hacen decir “ojalá un día me pensione”.

Mejorar el sistema de pensiones en México es un acto de justicia social, es algo que se tiene bien merecida la clase trabajadora y que les dará estabilidad y esperanza a las nuevas generaciones.

Con la propuesta de La Cuarta Transformación, se plantea que sean 750 semanas de cotización y no las 1250 que hoy se exigen como requisito para poder pensionarse, es decir, en 15 años se podrá estar cumpliendo con el requisito. La edad requerida seria la misma, pero el desgaste lógicamente que no.

Además de reducir las semanas de cotización se plantea que se aumente un 40% la pensión de los trabajadores, esto no quiere decir que las cuotas que aporta el trabajador serán mayores; serán las aportaciones patronales las que aumenten de manera gradual.

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver; no puede haber duda de que el actual Gobierno de México encabezado por Andrés Manuel López Obrador, está determinado a disminuir las brechas de desigualdad y a disminuir la pobreza ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ