Luchar contra políticas educativas arbitrarias 2/3

Luchar contra políticas educativas arbitrarias 2/3

Jóvenes, haced política, porque si
no la hacéis se hará igual y posiblemente
en vuestra contra.
José Ortega y Gasset

No hay manera de saber si las políticas educativas que se han implementado a la fecha, realmente son congruentes con los planteamientos de la cuarta transformación, explícitamente no existe un proyecto educativo nacional donde se contemple la reestructuración institucional –esto se supone que sucede en cualquier transformación-, no existe tampoco una articulación de los diferentes niveles educativos ni la realización de diagnósticos que lleven a la estructuración de proyectos que sean garantía de transformación social. A nivel institucional, la “nueva reforma educativa” no ha mostrado cambios sustanciales en los contenidos curriculares; entonces, podríamos preguntarnos ¿la cuarta transformación avanza? Cierto es que el nuevo gobierno recibe una nación devastada, corrupta, enferma y desigual; repercutiendo sin lugar a dudas en el sistema educativo que se recibió igual o peor que la nación.

Entre política de nación –cuarta transformación- y política educativa –reforma educativa-, no existe divorcio, no hay incongruencia puesto que ambas solo expresan buenas intenciones, se piensa en construir sobre lo construido, en vez de tender hacia la reconstrucción. Lo que a la fecha ha generado controversia a causa de las decisiones que en el ámbito educativo se han tomado como consecuencia de esta emergencia sanitaria, es la implementación de lo que se le llama educación virtual; esta modalidad ha generado muchas desigualdades debido a la condición económica del país, trayendo como consecuencia una gran brecha digital. Sobre este respecto, los remito a consultar la “Primera guía de calidad para la educación a distancia”, misma que elaboró la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación la Ciencia y la Cultura (OEI), estarán así en posibilidad de hacer un análisis crítico sobre lo que esta guía plantea.

¿Cómo hacerle para luchar contra la arbitrariedad de las políticas educativas?; esto sigue siendo un dilema puesto que las autoridades educativas todavía siguen pensando en los iluminados para rescatar al sistema educativo, éstos, no piensan ni con los alumnos ni con los maestros, sino que piensan por ellos, desestiman su habilidad y potencial para formarse, actualizarse y profesionalizarse. De esta manera, la tendencia es la de crear la figura del profesor/tutor, quedando en segundo nivel la del maestro/educador, ¿será que la modalidad virtual no da para más?
Lo cierto es que a la fecha –julio de 2020-, no se ha presentado ninguna propuesta para que, por lo menos, se pueda actualizar a los docentes en el trabajo pedagógico vía virtual, a lo más que se ha llegado es a capacitarlos o intentar capacitarlos para que se familiaricen con la tecnología informática; esto, ya debió de haberse previsto toda vez que, probablemente el próximo ciclo escolar 2020-2021, inicie todavía de manera virtual. El sistema educativo no cuenta con un diagnóstico que se haya realizado desde una perspectiva metodológica para saber sin tanto sesgo qué es lo que se requiere para salir de esta emergencia.

Las empresas dueñas de las tecnologías digitales, se han incorporado a la política educativa oficial, esto deslegitima completamente al sistema educativo puesto que, lo único que pretenden dichas empresas es potenciarse económicamente a costa de un servicio que tiene muy poca utilidad, incrementando el gasto educativo en vez de que se considere como una inversión en educación. Mientras el sistema educativo continúe trabajando bajo la lógica de solo ofertar el servicio de la tecnología digital, solamente se hablará de la educación desde aspectos meramente cuantitativos y, seguirá aumentando el daño a los sectores sociales marginados. No veríamos la cualificación de la educación, no se socializarían resultados tan favorables, por consiguiente, no se tomarían las decisiones adecuadas que hagan saber de un verdadero crecimiento educativo.

Por la tendencia política que en educación se ha manifestado, los futuros proyectos educativos priorizarán el uso de las tecnologías informáticas y, más que fortalecer al sistema educativo, potenciarán económicamente a las empresas privadas que prestan este servicio. Para que esto no suceda así, las organizaciones sociales verdaderamente interesadas en fortalecer al sistema educativo, deberán de manera conjunta con los actores del hecho educativo, revalorizar la labor que realizan estos, solamente así se atenderán las necesidades básica educativas; así también se impulsaría una formación sólida tanto de educadores como de educandos.

En sí, no es lo más agregar el ingrediente virtual a la educación, las políticas educativas deben impulsar la participación de quienes se encuentran inmersos en este proceso y, hacer uso del potencial con el que cuentan, creo, de esta manera, se enfrentarán al reto de superar la tan trillada contingencia. Las instituciones educativas de nivel superior pueden hacer enormes aportes en este rubro, evitando así la mercantilización del sistema educativo. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ