Veamos el fondo de estos dos años de la 4T

Veamos el fondo de estos dos años de la 4T

Durante años, los cambios de gobierno solo fueron de forma y no de fondo, podía llegar a Los Pinos uno u otro partido, uno u otro personaje y no pasaba gran cosa, solo llegaban a administrar el mismo sistema político del que solo unos cuantos se beneficiaban, no había nada diferente lo único que cambiaba era la forma de quien ostentaba el poder; es por eso que la alternancia que hubo entre PRI y PAN en el 2000 y en 2012 no representó para los mexicanos ningún cambio y ninguna transformación, el mismo sistema político dominó. Si vemos el fondo de los avances que ha tenido La Cuarta Transformación en estos primeros dos años, podemos decir que han sido cambios en verdad muy importantes y totalmente radicales, pues López Obrador no llegó a administrar el sistema político ya existente, sino llegó a cambiarlo, aunque eso representara una tarea difícil, más no imposible.

Ya se cumplieron dos años de la elección presidencial más importante de la historia moderna de México. El memorable 1 de julio del 2018, el pueblo, y para ser más exactos, más de 30 millones de mexicanas y mexicanos vencieron en las urnas a un gran monstruo que involucraba a varios partidos políticos, pero que su cabeza era el PRI.

Son dos años en los que se ha gobernado a México desde otra óptica, en la cual se ha separado el poder político del económico. Son dos años en los que se han pisado muchos intereses de las élites de nuestro país, solo por el hecho de que el actual gobierno tiene como prioridad terminar con la desigualdad. En estos dos años el Presidente Andrés Manuel López Obrador no ha bajado de popularidad como otros presidentes lo hicieron en sus primeros dos años de gobierno. Han sido dos años en donde la gente que hizo posible el triunfo en 2018 sigue al pie del cañón respaldando al Presidente de la República.

Se podría decir que dos años ya son suficientes para evaluar a un gobierno federal; para medir sus avances y sus logros; para poner en la balanza los aciertos y los errores de quienes dirigen las instituciones en nuestro país; para juzgar a sus funcionarios quizá; son suficientes dos años para poder decir que promesas de campaña se han cumplido y cuáles no.

Algunos pueden hacer un análisis y una evaluación de la 4T de manera superficial y algo “light”, sobre todo si solo se toma en cuenta aspectos administrativos, o el estilo del discurso, o como se dice mucho en política, cuando solo vemos la forma y no el fondo de las decisiones políticas. Si nos basamos solo en los aspectos anteriores, podríamos concluir que, sí, efectivamente, muchas cosas han cambiado con este nuevo gobierno. Habrá quienes estén a favor y quienes estén en contra de los cambios que ha habido (aunque estos últimos representen una minoría muy pequeña).

A muchos les pueden gustar las conferencias matutinas diarias y a otros no. A muchos les puede parecer claro, sencillo y directo el estilo de discurso del Presidente, otros criticarán que no habla fluido. Millones respaldarán la decisión de que por el bien de México primero los pobres, otros pocos desearían que se sigan condonando impuestos a las grandes empresas. En fin, es de lo más normal estar de acuerdo o no en política; pero, cuando se hace un análisis más profundo de lo que representan las políticas del nuevo gobierno; de lo que significa el movimiento Lopez-obradorista; cuando analizamos y comprendemos los diferentes momentos sociales y políticos que ha vivido nuestro México a través de la historia, lo que costaron y los cambios que se obtuvieron de ellos, y los comparamos con lo que estamos viviendo actualmente con La Cuarta Transformación, sin duda, podemos concluir que en estos 2 años de gobierno estamos pasando por una autentica transformación política y social.

Se ha cambiado la forma en que se utiliza el poder; se ha cambiado la forma de gobernar; se ha cambiado la forma en que el Presidente de la República está en contacto con la gente; se ha cambiado las prioridades del gobierno haciendo a un lado los negocios al amparo del poder y sobreponiendo ante todo las prioridades de la gente.

Administrar un país puede decirse fácil, pero reconstruir un país tan deteriorado como lo está México es más difícil; habrá quien se resista al cambio, por lo que hay que enfrentar a la corrupción y a las viejas prácticas; la oposición será minoría pero se defenderán como gatos boca arriba; impulsaran estrategias mediáticas que intentaran manipular a la población para frenar la transformación del país.

La 4T ha retado a los que se sentían dueños del país, muchos pensaron que solo era discurso o estrategia de campaña, pero en estos dos años se han llevado la sorpresa y todos nos podemos dar cuenta que las cosas van enserio. No han sido fáciles estos dos años de gobierno, pero sin duda han valido la pena. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ