Regular el mercado de capitales e impuesto a las grandes fortunas: la tarea

Regular el mercado de capitales e impuesto a las grandes fortunas: la tarea

En las crisis se ven arrasados los derechos económicos de miles de personas en pocas semanas. Las desigualdades extremas impiden que las naciones puedan enfrentar con éxito las crisis, porque ante la disminución de las capacidades económicas la única manera de evitar que miles de personas queden sin ingresos para adquirir sus alimentos y otros medios de vida, es contando con mecanismos efectivos de redistribución de los medios de vida. El centro de preocupación en las situaciones de extrema vulnerabilidad es la necesidad de las personas.

El mecanismo que está haciendo crecer la desigualdad extrema es que, mientras el conjunto de la economía nacional crece poco, hay algunas empresas que adquieren ganancias que en poco tiempo hasta duplican sus capitales. Y como se ha creado una economía separada de las necesidades de la población, los capitales que se reproducen como espuma son producto, sobre todo, de procesos de especulación financiera. Las empresas tienen inversiones directas y también adquieren inversiones por vía del mercado de valores. Estos mecanismos de economía de casino han provocado varias crisis horrendas en la historia reciente: el brutal crack de 1930 y la depresión de 2008. Así las cosas, los gobiernos deben pensar en medidas de regular mucho más los mercados financieros o, incluso, de llevar al mínimo la inversión especulativa de las empresas. Debemos pensar en una reforma que haga alianzas internacionales y uso de organismos multilaterales, para regular fuertemente los mercados de capital.

Sin embargo, también se debe pensar en medidas de más corto alcance y rápido efecto. Para eso, se debe incidir en el efecto de la acumulación extrema: el gravamen del capital y la propiedad. Una generación produce una cierta acumulación de propiedades y, luego, las pasa a otra generación que no le costó nada su acumulación. El paso de patrimonios de una generación a otra, puede gravarse de tal manera que un porcentaje alto de los mismos regrese a la sociedad de la cual fueron producto. Esto se hace recortando esas propiedades por medio de un gravamen a las herencias en porcentajes que ronden el 50 por ciento para los patrimonios excesivos. Las herencias de patrimonio medio se tasan en cero, y el porcentaje sube de acuerdo con los montos. El impuesto a las herencias es algo que ocurre una vez en la vida de una generación.

También está el impuesto anual al Capital: una vez por año se extrae un porcentaje pequeño de los caudales de las grandes fortunas. El cálculo para Europa generó la propuesta donde caudales menores a un millón de Euros la tasa es cero, pero más de un millón pasa a 1 por ciento, y entre 2 y 5 millones, el 2 por ciento. Se calcula que algo así, puede juntar una bolsa equivalente al 2 por ciento del PIB europeo. Esta cantidad es posible porque los patrimonios privados del tipo representan más de 5 años del PIB. En México debe haber una realidad similar, pero es esencial que se puedan hacer las mediciones con la mayor precisión posible para, de esta manera, hacer el cálculo específico para el país. Porque los gravámenes dependen también de los rendimientos del capital, no sólo de su caudal actual. Si el capital tiene rendimientos de 7 por ciento y se le grava con el 2, está todo bien. Para los cálculos se requiere información bancaria y hacendaria confiable. Ojalá y en México se transite a reformas en esta orientación.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ