Este es mi cuerpo (confinado): dilatarse

Este es mi cuerpo (confinado): dilatarse
Una manipulación digital ha dotado a la esbelta italiana, La Gioconda, de un cuerpo al más puro estilo de Botero, como manera jocosa de recodar el aumento de peso durante el confinamiento ■ foto: cortesía

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

Otra de las transformaciones del cuerpo confinado se ha generado como resultado de la coyuntura conjugada entre la reducción de actividades cotidianas y la perturbación de las rutinas alimentarias. Sin olvidar, claro está, la importancia de la cocina como pasatiempo -ya anteriormente abordado- y la del picoteo como respuesta a la ansiedad.

El aspecto dominante de los discursos alrededor del tema alimentario ha sido el aumento de peso. El cuerpo médico ha alertado de los estragos sanitarios y la sociedad, de masiva predisposición hacia la “obesofobia”, ha tratado de solucionarlo por todos los medios.

Sin embargo, los cuerpos se han rendido al dilatamiento. En Francia, por ejemplo, un sondeo post-confinamiento ha revelado un aumento del peso medio de los individuos de 2.5 kilos durante este periodo.

Esta cuestión ha suscitado una infinidad de variaciones humorísticas, en su mayoría provocadoras de júbilo. Los mandatos de probarse regularmente el vaquero (“Las pijamas son traidoras”) han sido no sólo políglotas sino también planetarios. La obsesión por haber ganado peso se ha traducido a menudo en imágenes de cuerpos adiposos que en general han sido percibidos con una indulgente autoburla.

En este sentido, la parodia de imágenes célebres ha conocido un éxito franco. El término “meme” inventado por Richard Dawkins (The selfish Gene, 1976) que designa hoy en día las parodias humorísticas en internet, deriva su inspiración del griego antiguo “mímesis”: imitación.

La Gioconda, como otros iconos fácilmente reconocibles, es la imagen de base por excelencia de “memes” instantáneamente descifrables. El confinamiento ha generado el uso paródico de la Madonna, adaptada a las nuevas circunstancias: con papel higiénico, con una mascarilla, despeinada, u ociosa, acompañando desde el Louvre, en soledad, a las miserias del confinamiento.

Nuestra imagen del día destaca por una simplicidad jocosa. Una manipulación digital ha dotado a la esbelta italiana de un cuerpo al más puro estilo de Botero, en una transformación burlesca. El humor surge así de la comparación con el referente pictórico, universalmente identificable. La protagonista del cuadro de Leonardo da Vinci ostenta su sobrepeso serena y desacomplejada al tiempo que manifiesta una tranquilidad reconfortante, trasmitida a través de su sonrisa indicándonos que todo va bien…

Mañana: Este es mi cuerpo (confinado): mantenerse en forma.

*Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona

** Traducción del francés por Jordi Macarro: ceci est mon corps (confiné) : s’épaissir

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ