El trabajo es salud: la escuela a domicilio

El trabajo es salud: la escuela a domicilio
Se usa la imagen de un cuadro en el que se representa una escena de tipo familiar en el seno de un hogar burgués, en que la madre quiere pasarle el testigo al padre para que este gestione la escuela en casa ■ FOTO: CORTESÍA

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

Si en un primer momento el anuncio del confinamiento había alegrado a los alumnos frente a la ganga de las nuevas vacaciones fortuitas, pronto tuvieron que rendirse ante la razón. Los representantes del sistema escolar han llamado rápidamente al orden a los interesados y han aplicado la “continuidad pedagógica”, sumergiendo a las comunidades familiares y docentes en el infierno compartido de la enseñanza a distancia.

Los profesores tuvieron que formarse sobre la marcha en nuevas prácticas educativas y los padres, convertidos, muy a su pesar, en pedagogos, descubrieron con asombro las duras realidades de la profesión docente. Los domicilios se transformaron en escuelas, diversamente favorables según las desigualdades sociales, que además se incrementaron.

Lo que al principio podía parecer un nuevo juego se complicó rápidamente. Dificultades pedagógicas y tecnológicas, descuelgue de los estudiantes, estrés por los exámenes, ansiedad y sobresaturación de los padres que se sumaba ocasionalmente a los problemas del teletrabajo, el cóctel ha sido a veces explosivo.

Este último aspecto figuró en cabeza de la taquilla de la producción humorística consagrada al tema. Alejadas de las familias modélicas entrevistadas en los telediarios, las imágenes desternillantes de los padres abrumados por la situación inundaron las redes sociales: “Si las escuelas siguen cerradas mucho tiempo, serán los padres los que encuentren la vacuna, antes que los científicos”, comentaba una de ellas.

La imagen del día utiliza un cuadro en el que se representa una escena de tipo familiar en el seno de un hogar burgués. En la parte izquierda puede observarse a una mujer sentada rodeada por sus tres hijos, de edades tempranas. En la parte derecha del cuadro, se ha representado a su esposo en actitud de atención hacia el grupo familiar, tendiéndole la mano a su consorte. El sentido interpretativo inicial de la escena se ha desviado por medio de un diálogo contemporáneo mantenido por los esposos, transcrito y sobre-impresionado. La madre quiere pasarle el testigo al padre para que este gestione la escuela en casa.

El humor aparece con la respuesta del marido, declinada en nueve réplicas. Su aquiescencia viene acompañada de una serie de preguntas que ponen de manifiesto una creciente ignorancia que alcanza incluso el nombre de sus hijos. La acumulación resulta un proceso cómico, como lo es también la gradación desembocando en su incomprensión a propósito de las consignas de la maestra, un tema muy presente en las imágenes humorísticas. Puede así vaticinarse cuál será el final: él terminará renunciando.

En este sentido, el tema del desbordamiento de los padres se ha completado a menudo con una visión crítica de la desigualdad de géneros en cuanto a la escolaridad de los hijos, fundamentada ésta en la representación de la (más o menos) buena voluntad de las figuras paternas frente al abatimiento de las madres invariablemente multitareas (en misa y repicando). El uso en este caso de una imagen del pasado para un tema de actualidad deja entender irónicamente que, en este aspecto, nada ha cambiado.

Mañana: Este es mi cuerpo (confinado): los atuendos de interior.

*Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona

** Traducción del francés por Jordi Macarro: Le travail c’est la santé: L’école à domicile

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ