La Utopía en el Hogar (11) ¿Y la cultura?

La Utopía en el Hogar (11) ¿Y la cultura?

Once semanas han transcurrido desde que el bicho y su proliferación mundial ha alejado a las personas de sus actividades formales e informales en la cotidianidad. Contra viento y marea, la gente se ha ido acostumbrando a convivir consigo misma, y con el invisible huésped, en circunstancias diferentes a las que se había estado acostumbrado antes de que se decretaran los cuidados necesarios para sobrevivir a la pandemia. Durante este período se ha tenido que estar al alba, además de lo referente a los asuntos relacionados con la salud, con todo lo que ocurre con la economía en sus niveles macro y micro. Casi todos los sectores y actores económicos han sido afectados en una forma u otra, pero en medio de la zozobra surgió la voz de los artistas y creadores de arte y cultura en el país, no hay datos duros que informen sobre lo que está pasando en el resto del mundo, pero en México, se inició un movimiento abierto a todo tipo de personas dedicadas a los menesteres anteriores, es decir, trabajadores del arte que solicitaban apoyos urgentes e incondicionados para sobrevivir este período.

Como si fuera efecto dominó, en Zacatecas se fueron integrando en una versión local, personas y personajes que han engrosado y le han dado genuinidad al movimiento. Desde el 23 de mayo se empezaron a consolidar formalmente las demandas de los artistas, cuando además de lo urgente se empezó a analizar lo permanente y se decidió hacer un pliego petitorio a las autoridades culturales, para empezar. Ha habido una considerable respuesta de los artistas y el grupo parece haberse integrado con solidez. Dentro de un esquema organizativo donde ha permeado el diálogo y los acuerdos, el movimiento va, y a la fecha ha tenido entrevistas formales con las autoridades del Instituto Zacatecano de Cultura y de la Casa de la Cultura. Hay muchas potencialidades en este movimiento, por donde se quiera observar, siempre y cuando permeen, el respeto y la coherencia.

Los representantes de las políticas públicas han dado fechas para dar respuesta al pliego petitorio y todo lleva los visos de los tiempos de la formalidad. No le han dado respuesta al movimiento, pero dan a conocer programas de emergencia tanto federales como estatales y las cosas se van dando con cadencias novedosas en estos tiempos de virus. Tanto los artistas como los responsables tienen la tarea histórica de este reclamo hasta sus últimas consecuencias, y qué mejor que, en este caso, como no ha pasado desde hace muchísimos años, la cultura se vuelva un derecho y una forma de vida colectiva, para beneplácito de todos.

El colectivo “No vivimos del aplauso en Zacatecas” Trabajadoras y trabajadores del arte en Zacatecas presentaron, el 3 de junio de 2020, el siguiente pliego petitorio.

Solicitamos que tomen en cuenta a la comunidad artística para realizar un plan de acción conjunto y así afrontar las consecuencias que la crisis sanitaria ha ocasionado en el ámbito cultural.

Pedimos que se nos informe, por escrito y de manera puntual, cómo se han ejercido los presupuestos estatales y federales para la cultura en lo que va del año, y si se tiene proyectado cómo se va ejercer el presupuesto que aún no se recibe.

Que se nos informe, por escrito y de manera puntual, acerca del recurso de un millón de pesos que se destinó por parte de la Secretaría de Cultura para no parar la actividad artística en el estado por la contingencia: ¿dónde está?, ¿cómo se ejerció? Tenemos conocimiento que hubo una reunión el 23 de marzo con los directores y directoras de cultura del país para hacer frente a la contingencia sanitaria y no detener la actividad cultural con mencionado recurso.

Solicitamos apoyos económicos de emergencia para los compañeros/as artistas que no tienen otros medios de supervivencia. Pedimos que estos apoyos sean a fondo perdido, se ejerzan de inmediato, sean inclusivos y que para su asignación se tome en cuenta a los trabajadores/as “informales” del sector, es decir, no sólo los que están dado de alta ante el SAT. Esto viendo como ejemplo el programa “Contigo en la Distancia” de la Secretaría de Cultura Federal al simplificar el papeleo y eliminación de algunos trámites burocráticos.

Pedimos saber cuáles son los planes, acciones y programas que se habrán de implementar a propósito de la llamada “nueva normalidad”, una vez terminada la cuarentena.

Solicitamos un trato justo y digno a los artistas locales en sus derechos humanos, laborales y culturales.

Atentamente: Trabajadores y Trabajadoras del Arte y la Cultura de Zacatecas

No Vivimos del Aplauso Zacatecas. Voceros: Martín Letechipia Alvarado, Myrna Landeros y César Rincón. Correo-e [email protected]

El momento es más que oportuno para lograr muchas posibilidades. También en este oficio se requiere una visión de futuro. Qué mejor que ahora para forzar este milagro, que consiste en unir en el viaje del rescate cultural a aquellos que deciden explorar el infinito de la creación artística y los que ha designado el pueblo para facilitar el movimiento que ejerzan los creadores, y si se da desde perspectivas de comunicación horizontal, el destino no tendrá límites, para todos.

La Cultura en general, en el mundo entero, debe rescatarse de las cenizas. Se siguen construyendo castillos en el aire y todo mundo termina ejecutando su propio son, pero por desgracia, como dice el dicho, sin ton ni son.

La responsabilidad es enorme. Así que habrá que darle con todo en estos tiempos de construcción de Utopías.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ