Pasar el rato matando el tiempo: la odisea del espacio doméstico

Pasar el rato matando el tiempo: la odisea del espacio doméstico
La imagen, adoptando la forma de una portada de revista, utiliza la parodia ■ FOTO: CORTESÍA

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

Para muchos, el confinamiento a supuesto el advenimiento de un mundo en suspenso, desprovisto de aquello que completaba habitualmente las jornadas en las que el frenesí ritmaba con modernidad. Aquellos para los que la actividad profesional se suspendió, cualesquiera que fuesen la razones, se han visto confrontados a la ausencia de sociabilidad profesional, familiar y amical, de ocio en el exterior, y de suspensión de los viajes.

El principal horizonte ha sido, por lo tanto, el espacio doméstico, en el que era necesario reinventar los usos dentro de una temporalidad dilatada. Es el habitante de esta población el que se beneficia de una repentina holgazanería a la que no está acostumbrado y el que a menudo se encuentra en el foco de la producción humorística Covid.

De la misma manera las variaciones alrededor de actividades diseñadas para pasar el rato matando el tiempo han ocupado un lugar importante en el imaginario humorístico del confinamiento. Estas empezaron por el uso inmoderado de parodias de viaje en las que se recorría la propia vivienda.

Las “Odiseas del espacio doméstico”, por citar el título de una obra de Mona Chollet, libro de cabecera para el bienestar de los franceses en este período, han tomado la forma de itinerarios reconfigurando el hogar como un terreno de aventura, de descubrimiento o de escapadas. Los detalles de esta reconversión del domicilio en territorio para ser explorado han dado lugar a una imaginación sin límites.

La imagen seleccionada, adoptando la forma de una portada de revista, utiliza la parodia. A primera vista, su título, “Viajar”, así como los subtítulos de las rúbricas gráficamente destacadas que atraen nuestra atención, se parecen tanto al original que uno se confundiría con un ejemplar clásico. Aunque, si se observa con detenimiento, en este caso se trata de un número “especial confinamiento”.

El humor procede del desfase entre el programa anunciado en las rúbricas y la trivialidad de las posibilidades ofrecidas en los caracteres de menor tamaño, como el armario de escobas, destino exótico, o la habitación de un adolescente como zona peligrosa.

Mientras que tras la lectura, la mirada se fija sobre la imagen de portada, el contraste estalla a la vista de un interior prosaico, cuya estrechez se acentúa por el uso de un plano cenital. El humor culmina cuando la mirada, en la recta final de la lectura, descubre, en la parte inferior derecha de la imagen, el obsequio ofrecido al lector: un rollo de papel higiénico “¡reutilizable!”… Lo que termina de constatar el carácter humorístico de la composición es la imagen de fondo, de índole kafkiana, de lo que se identifica como un espacio de encierro.

Mañana: pasar el rato matando el tiempo: alimentarse.

* Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona

** Traducción del francés por Jordi Macarro: Tuer le temps: L’odyssée de l’espace domestique

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ