La “Nueva Normalidad” en el trabajo

La “Nueva Normalidad” en el trabajo

De todas las medidas, prevenciones y normas que aborda el Gobierno y las instituciones para el regreso al trabajo, falta la más importante para los trabajadores: formar una Comisión Mixta de Seguridad e Higiene en cada centro de trabajo, obligatoria en la Ley Federal del Trabajo (LFT), artículo 509 y otros. Pero no sabemos a qué se deba que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) no haya impulsado en todos los centros de trabajo del país, que se integre una Comisión Mixta por cada centro de trabajo.

Los programas de TV a cargo de las secretarías de Salud, Educación y del IMSS resultan contundentes en señalar los cuidados que se deben tener en los centros de trabajo de todo el país, en esta emergencia sanitaria que no acaba, y reclama como nunca la participación activa de las y los trabadores, no pasividad ni agachar la cabeza al mando patronal, sino el civilizado diálogo social propuesto por la OIT, la bilateralidad o acuerdo entre las partes obrero-patronal, de la LFT.

Nunca como hoy pueden ser más importantes las comisiones mixtas de seguridad y salud, en la emergencia tan grave en la que debemos regresar al trabajo, incluso para los que no han suspendido sus labores esenciales. Porque formarían un equipo bilateral obrero-patronal ante la adversidad, siendo su principal función la preventiva, para evitar daños a la salud y a la vida de los mismos trabajadores, sean de base o de confianza, juntos aplicarían mejor los protocolos o nuevas reglas en el trabajo, enfrentar la “nueva normalidad”.

Las comisiones mixtas complementarían la función de supervisión de las secretarías de Salud, Economía y Trabajo y del IMSS, ya que se calculan más de un millón las empresas del país. Se requiere de mayor responsabilidad y de una labor en equipo, ya que están expuestas a riesgos graves la salud y la vida las y los trabajadores, pues queda claro que sigue la pandemia y contagio, no bastará la sola supervisión oficial esporádica, se requiere de la vigilancia diaria obrera. Porque también es indispensable impulsar la economía y el desarrollo de la nación.

Nadie conoce mejor un centro de trabajo y sus riesgos que quienes ahí laboran, cuando menos están 8 horas diarias. Y siendo la Comisión Mixta un derecho obligatorio opera todos los días, pues además debe formar parte del contrato colectivo de trabajo (CCT), ver artículo 391 de la LFT, siendo un factor esencial para el cumplimiento de las normas de salud, las mismas que se aplicarán en la “nueva normalidad”.

No obstante, debemos reconocer la realidad: que pocos sindicatos y empresas tienen una Comisión Mixta de Seguridad e Higiene, en la mayoría de empresas y sindicatos no existen o solo en el papel sin funcionar. Es triste reconocerlo, pero eso lo sabe bien la STPS.

Igual que los contratos colectivos -degradados y convertidos en los de protección patronal, por empresarios, líderes y autoridades cómplices-, a las comisiones mixtas las desaparecieron los mismos irresponsables. Durante 36 años se destrozaron los derechos humanos del trabajo: los salarios bajaron como nunca, el empleo estable o de planta se sustituyó por el precario, al patrón responsable se sustituyó por outsourcing, al IMSS e ISSSTE se les bajó el presupuesto, a educación igual y se le aplicó la mentira y farsa de la reforma educativa, que en realidad fue laboral y punitiva.

Hoy, solo unos cuantos sindicatos cuentan con comisiones mixtas, por lo que se vuelve una terea legal urgente, para proteger la salud y la vida de las y los trabajadores de base y confianza. La mayoría del país.

En el país vivimos 400 años de una relación de trabajo de “mando y obediencia” de tipo medieval, que analizó Silvio Zavala en la Colonia y, en la dictadura de Porfirio Díaz, lo describió Ricardo Flores Magón. Consistente en la sumisión del trabajador y autoritarismo del patrón. Que sólo acabó con la lucha obrera cardenista de 1934 a 1940 a través de la firma de miles contratos colectivos con bilateralidad (acuerdo entre las partes). Entonces el trabajo entró al mundo civilizado.

De 1946 en adelante, se liquidó la independencia y democracia sindical en las centrales y sindicatos del PRI, pero hasta 1988 no se vendían los CCT, tuvo que llegar el neoliberalismo depredador del trabajo a partir de Salinas de Gortari, un modelo que siguió hasta 2018. Y quedaron devastadas las comisiones mixtas, como los sindicatos y CCT.

Hoy es tan importante la Comisión Mixta como el voto secreto en los sindicatos y las negociaciones colectivas, que son derechos indivisibles, para proteger la salud y la vida en el trabajo, de modo preventivo, que reclama el acuerdo armonioso entre las partes. La STPS sabe que no basta la supervisión, es indispensable la vigilancia diaria de la Comisión Mixta, la nueva normalidad de plano lo reclama.

Urge que todos –autoridades, empresarios y, sobre todo, las y los trabajadores, de base y confianza- integren una Comisión Mixta de Seguridad e Higiene por cada centro de trabajo. Recordemos que la principal terea de la máxima autoridad, la Secretaría del Trabajo, es cumplir y hacer cumplir la Ley Laboral, aplicable en todas las empresas industriales, de servicios y comercio, así como en los centros de trabajo de los gobiernos: federal, estatal y municipal. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ