Dos Bocas: la gran obra del sexenio, con rezagos neoliberales

Dos Bocas: la gran obra del sexenio, con rezagos neoliberales

La refinería Dos Bocas de Pemex en Tabasco es el proyecto en marcha más ambicioso del gobierno de López Obrador. Después de que en los seis sexenios previos se negaron a construir una sola refinería y de que dejaron caer las existentes y lo peor: privatizaron las dos empresas más importantes de la nación: Pemex y CFE, bajo la idea neoliberal de subordinar al pueblo nacional a las oligarquías de México, Canadá y, sobre todo, de Estados Unidos, con el TLCAN, entre otros proyectos.

La leve diferencia de México con los otros países “aliados”, es de un país subdesarrollado y dependiente del imperialismo yanqui y de las trasnacionales de otras naciones fuertes. Así, de ser exportador de gasolina y otros productos, los neoliberales nos hicieron importadores; de ser autosuficientes en las dos energías básicas del desarrollo, nos hicieron más dependientes y atrasados, al entregar territorio a la minería; el subsuelo a las petroleras privadas; fronteras al comercio, etc.

Pemex fue la preferida para la corrupción, por ser la empresa más poderosa, le encubaron dentro y fuera mafias y bandas nacionales e internacionales, con personajes de fama pública: Lozoya y familia, Alonso Ancira, Romero Deschamps y muchos más, que aún no salen.

¿Qué hacen hoy Pemex y el gobierno para cambiar el viejo modelo neoliberal que duró y proliferó durante 36 años, para llevar a cabo el rescate de Pemex, propuesto por AMLO?
¿Cuántos outcourcing se formaron en Pemex y a cuántos investigan la Secretaría del Trabajo, IMSS, Hacienda, Pemex y la Fiscalía?

Más grave aún resulta el caso de Dos Bocas que inicia, contratando a más de 20 mil trabajadores, de los cuales 15 mil son de contratistas (Reforma, 15-III-20) de la CTM, sin supervisión alguna y con brutales actos de corrupción, discriminación y exclusión y el control de mafias.

Si el propio AMLO lanzó a un equipo de gobierno para atacar lo ilegal y la corrupción de los outsourcing ¿Por qué no lanzar otro aún mejor para la nueva refinería de Pemex? ¿Qué hacen la Secretaría del Trabajo, IMSS, Hacienda, Pemex y la Fiscalía para que sea a fondo el rescate?

A la vista de todos, el sindicato petrolero no ha tenido ningún cambio, sigue operando como antes, cuando tenía al frente a Romero Deschamps y era dependiente del PRI y los gobiernos neoliberales, se resiste al cambio de la 4T. Igual que la CTM, opera más por acuerdos con las cúpulas de los gobiernos, que legal y democráticamente. Ambas organizaciones y otras se oponen al cambio.

La reforma Laboral del 1 de mayo de 2019 no avanzará con la vieja estructura de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, para lograr que la justicia laboral sea una realidad. La Junta federal es el tribunal de Justicia laboral más importante del país, pero hoy opera igual que antes, porque no tenido cambio alguno, al igual que la Inspección de Trabajo.

La Secretaría de Trabajo se encuentra entrampada entre la vieja Junta y el nuevo tribunal judicial: ambos sin fechas para terminar una y el otro para iniciar. La primera para concluir los viejos expedientes que siguen en aumento y, el segundo, para emprender el cambio de fondo, si acaso para después del presente sexenio.

En tal situación, ¿Cómo podrán la Secretaría del Trabajo y la Junta Federal realizar con las otras dependencias del gobierno, la inspección de miles de outsourcing en todo el país, para erradicar ilegalidades y abusos ya detectados?

Y ¿Cómo se intentará el rescate de las empresas energéticas, siendo estratégicas y prioritarias para el crecimiento soberano y nacional, sin cambiar el mundo laboral?

La historia nacional demuestra que las grandes transformaciones de la nación, no solo se hacen desde arriba por los gobiernos, sino también desde abajo, para que sean a fondo. ¿Quién puede concebir la gesta de independencia sin la participación del pueblo trabajador; o la lucha de reforma liberal y la expulsión del ejército francés sin la participación del pueblo trabajador; la Revolución del 10 y la Constitución del 17 sin el pueblo trabajador; o los profundos cambios cardenistas sin las luchas decisivas de trabajadores, campesinos, maestros y cooperativistas?

La 4T sería imposible si se pretende lograr sin la participación de los trabajadores de hoy, mujeres y hombres, sin la organización de ellos y sin la independencia y libertad sindical indispensables. El reto es grande pero no imposible si se aceitan los engranes de arriba y abajo, sin los obstáculos y trampas de aquellos que desde arriba protegen a los empresarios, como si hubieran sido las víctimas del neoliberalismo y no al revés: sus promotores y beneficiarios, con posturas como la de Ricardo Monreal o sus aliados.

AMLO llegó al poder con mucha ventaja sobre sus competidores, gracias a las amplias alianzas que forjó con sectores de la burguesía y las clases medias, con seguidores del PRI, PAN y PRD que renegaron de su pasado. De otro modo, el fraude electoral se hubiera repetido por cuarta ocasión: 1988, 2006, 2012, de hecho la alianza y acuerdo PRI-PAN se preparaba, en ambos antes de la votación se compraron votos.

Esas alianzas se valen, siempre y cuando la dirección no se comparta con los “aliados” de última hora, siempre y cuando se mantenga el rumbo y la fuerza basada en la mayoría del pueblo: los trabajadores del campo y las ciudades y sus familiares. Esa base que hizo triunfar a AMLO, indudablemente.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ