El gatopardismo de las candidaturas comunes

El gatopardismo de las candidaturas comunes

En el ámbito legislativo y parlamentario hay iniciativas de ley muy buenas, otras malas y otras regulares; todo depende de la preparación, compromiso y enfoque del o los legisladores que la presenten. Existen excelentes iniciativas que representan una verdadera solución a alguna problemática y hay otras, que pretenden ser solución a algún problema, pero en realidad, solo representan cambios de algunas palabras en los textos normativos y nada más, no hay un cambio de fondo en la norma, por lo que no solucionan ni cambian nada.

La semana pasada se presentó una iniciativa para reformar diversos artículos de la Constitución Política del Estado de Zacatecas en materia electoral y con ello poder introducir el término de “candidaturas comunes” a nuestra legislación. El tema pasó casi desapercibido porque fue opacado por el tema en el Senado respecto a la legalización de la mariguana y porque en realidad, la propuesta de las candidaturas comunes es una propuesta irrelevante para la ciudadanía que nada o muy poco cambia la participación política de las y los zacatecanos.

En la iniciativa de ley que se menciona, de todo el apartado denominado “exposición de motivos” que presentaron los diputados locales que apoyaron la iniciativa, sólo dedicaron 9 renglones en tratar el concepto de “candidaturas comunes” el resto del texto se enfocó en aludir preceptos legales que justificarían la facultad de los Congresos locales de legislar en torno al tema de las candidaturas comunes. Es por eso que queda muy claro que sí pueden legislar respecto al tema, pero no queda claro el ¿Por qué quieren introducir la figura de las candidaturas comunes a la legislación zacatecana?

Cualquier fiel partidario de la democracia podría defender la introducción de la figura de las candidaturas comunes a la normatividad electoral de nuestro Estado; se argumentaría que es una opción más de participación política para los partidos y para la ciudadanía; esto sería cierto si la figura de las candidaturas comunes fuera una figura nueva y novedosa, o si el ciudadano de “a pie” se viera beneficiado por esta figura, pero no es así; el término de candidaturas comunes es muy parecido a la figura de la “coalición” sólo tiene algunos matices que representan una bondad para las cúpulas de los partidos políticos y no para la ciudadanía.

En otros Estados de la República ya existe el multicitado termino de las candidaturas comunes; de sus leyes electorales se desprende una enorme similitud entre la coalición y la candidatura común. En ambas figuras se realiza un convenio donde se reparten territorio electoral con el fin de definir la procedencia partidaria del abanderado de la candidatura (por coalición o común); en ambas figuras se fija un tope de gastos de campaña y el porcentaje que aportará cada partido político; en ambas figuras la lista de diputados y regidores por representación proporcional depende de cada partido integrante de la coalición o de la candidatura en común; entonces si las figuras son tan parecidas ¿Cuáles son las diferencias? ¿Qué es lo nuevo? ¿en dónde está el beneficio para la ciudadanía? ¿Por qué quieren introducir ese término y estrenarlo en el 2021?

Se ha argumentado que la candidatura común permite que los partidos políticos que tienen un mismo candidato aparezcan en la boleta electoral de manera individual, es decir, que el emblema de cada partido político que integran la candidatura en común aparece en la boleta individualmente; esto se traduce en que el computo de los votos de cada partico contará para asignar el próximo presupuesto. Dígame usted ¿eso es una novedad? En 2018 ni siquiera estaba en discusión el término de las candidaturas independientes y ¿Qué no venían de manera individual los emblemas de los partidos políticos coaligados? ¿Qué no se contaron los votos de cada partido manera individual para asignar presupuesto?

Otra cosa que argumentan quienes defienden que las candidaturas comunes sean una realidad para las próximas elecciones en Zacatecas, es que en la figura de la coalición los partidos que la integran trabajan bajo una misma plataforma electoral y que en la nueva figura de las candidaturas comunes cada partido puede conservar su propia plataforma y su propia ideología… como si eso importara a la hora de hacer coaliciones. La mayoría de los partidos políticos que hacen una alianza electoral llámese coalición o candidatura en común lo hacen después de un análisis cuantitativo, es decir, después de analizar resultados de pasados procesos electorales, encuestas y sondeos, la plataforma y los ideales poco importan, vea usted la alianza PAN-PRD.
La iniciativa zacatecana en materia electoral a la que nos hemos referido representa el gatopardismo político que consiste en cambiar las cosas de forma, para que en el fondo siga siendo igual. Las candidaturas comunes solo facilitan la negociación entre cúpulas partidarias no representan para nada un beneficio para el electorado.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ