La absoluta importancia de YA legalizar la Mariguana

La absoluta importancia de YA legalizar la Mariguana

El alcohol era una droga penalizada y pasó a ser perfectamente legal. ¿Y por qué estaba penalizada la producción y el comercio de los licores y destilados? Se argumentaban datos que son clínicamente ciertos: puede generar adicción, su consumo en alta cantidad mata neuronas y hace infuncional el páncreas y una decena de males más. Una vez que se despenalizó, las bandas que se dedicaban a su producción y comercio pasaron a regular su actividad por medio del Estado, y por ello mismo dejaron de necesitar la violencia para garantizar sus pagos o para regular la competencia. Ahora se vende alcohol en cada esquina y, efectivamente, hay algunas personas con problemas de adicción, pero es un mal menor frente a la violencia que había en las calles cuando su comercio era ilegal en los años 20’s. Por el contrario, la sociedad ha aprendido a tener un consumo moderado de los destilados y al Estado le representa una entrada muy importante en impuestos. Todo mundo ve con total normalidad que se exhiban whiskies, rones, tequilas o brandis en las tiendas de expendio de abarrotes. Aunque al inicio de su legalización fuera un poco escandaloso.

Pues hay otras drogas que pueden tener exactamente el mismo comportamiento. En el caso de la Cannabis, tiene uso medicinal, recreativo e industrial. Se han perdido enormes oportunidades medicinales e industriales del cáñamo de marihuana por la prohibición y por el temor de los efectos recreativos de ésta. Fantasmas que cobran muy caro. Los efectos de la prohibición son miles de veces más nefastos que los efectos del consumo, y se continúa manteniendo dicha prohibición. Esta última nos llena de sangre las calles, y si se despenaliza sólo tendremos que poner más atención en que no provoque procesos adictivos. Como es obvio, preferiríamos un mundo donde no hubiera que lidiar con sustancias que dañan la salud, pero eso no es posible. Si se prohibieran todas las sustancias que generan adicción y dañan la salud, tendríamos que penalizar los azúcares y harinas refinadas.

El enorme cambio que puede haber en el área de la seguridad como efecto de la despenalización de las drogas, vale la pena hacerlo; sin duda, tendríamos que hacer un programa de salud pública para que el libre mercado de las mismas no dañe a los jóvenes que tendrían contacto con ellas. Pero no es lo mismo hacer un programa de salud pública que un programa para las fuerzas armadas para que enfrenten a los empresarios de dichas sustancias. Si midiéramos los riesgos el mal de cada opción (un malómetro): tendríamos un índice de mal .2 de la despenalización de las drogas, contra un índice de más .98 de los efectos de la prohibición. La sociedad civil debe exigir a las fuerzas políticas y al Gobierno Federal que se atrevan a dar el paso a la despenalización de las drogas, y abandonen el discurso de la solución militar a ese problema. Continuar con el espejismo de la ‘solución policiaca’ de un problema de salud pública, implica seguir sufriendo los sangrientos efectos del mismo. En suma: despenalización YA.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ