Lavadero en Jiapaz: el escándalo como estrategia publicitaria

Lavadero en Jiapaz: el escándalo como estrategia publicitaria

Un lugar para deliberar la orientación de los gobiernos son los propios partidos de donde provienen los políticos gobernantes. Pero cuando los partidos son entelequias, ese espacio está anulado. Por ello, los conflictos internos para definir los procesos sucesorios se dirimen en el foco mediático. En el caso del roce entre los presidentes municipales de la zona conurbada se dejó ver la urgencia de hacer estallar un escándalo donde no lo hay, y aprovechar un tema ajeno al tema electoral para convertirlo en tal. Muchos medios, algunos con malicia y otros con cándida ingenuidad, hicieron sobre-exposición del escándalo que, claro está, es parte de estrategias políticas que tejen en el escándalo y hacen de sus motivos, chismes rosas y amarillos. Políticos y medios han mostrado su nivel.

La formación política en los institutos partidarios podía mejorar un poco ese nivel de acción pública: con perspectiva y visión se fijarían los conflictos en torno a evaluaciones de programas y propuestas de política pública, y los debates estarían en torno al problema público mismo, no sobre gritos en el lavadero del vecindario. ¿Un actor político puede ubicarse en el gusto del electorado porque apareció en la telenovela ‘gritos en la Jiapaz’? Es extraño, pero así lo piensan dichos ‘estrategas’. Mafias no-ilustradas hacen montajes que ingenuos jilgueros repinten en sus portales. Pues bien, lo que denuncia este tipo de eventos, es tanto la ausencia de vida interna en los partidos que permita deliberar contradicciones y dirimir conflictos, como la nula formación política de sus militantes. Esto último es evidente cuando no se ve ningún programa de formación; ni en Morena, ni en ningún otro partido. La formación política marca la diferencia entre la reunión de estadistas y una asamblea de trogloditas.

Además, todo escándalo distrae la posibilidad de abordar el problema (como el caso del agua) con seriedad: elementos objetivos, evaluación de capacidades, estrategias compartidas y formas de implementación monitoreadas. Nada de eso ocurre, porque la acción se agotó en los efectos histriónicos de actores políticos que se tiran al piso para llamar la atención del electorado, pero no ofrecen ninguna solución. ¿Y por qué se incurre en dicho comportamiento? Porque lo que está en el dato de la conciencia de estos actores, no es la solución del problema en cuestión (como el agua) sino aparecer en medios para posicionarse en las carteras de candidateables en el próximo proceso electoral. ¿Y se puede posicionar usando eventos de escándalo? Pues en la cultura de una parte numerosa de la clase política, sí lo puede. Por ello, es tan importante que los partidos recuperen su vida interna en los espacios deliberativos y la formación de los actores que pretenden ser los funcionarios que estén al frente de los gobiernos locales. Mientras eso ocurre, presenciaremos el siguiente capítulo de ‘los gritos en la Jiapaz’.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ