Historiar la prensa ¡Todos contra el Presidente!

Historiar la prensa ¡Todos contra el Presidente!

La Gualdra 422 / Libros / Op. Cit.

 

Una andanada publicitaria, en apariencia un capricho, una casualidad, puede tener corolarios mayores.

Así se observa la emprendida en contra del Presidente Francisco I. Madero (1873-1913), “parteaguas en la historia” de nuestro país, según consideración documentada por Rafael Barajas Durán (el Fisgón) en El linchamiento gráfico de Francisco I. Madero, recientemente publicado por el FCE.

Un “rapapolvo mediático” que habría tenido resultados al menos en dos vertientes: la disminución de la popularidad del Presidente, que “exhibió su debilidad y estableció el clima propicio para la Decena Trágica”, y “los efectos negativos” para el gremio de los periodistas, la prensa nacional y la libertad de expresión.

Campaña que “culminaría” de manera trágica con las muertes del mismo Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez, en el contexto de los funestos días para la ciudad de México y “la fase más violenta de la Revolución mexicana”.

En El linchamiento…, Fisgón resume la relación entre las acciones políticas y el ejercicio periodístico, fusión que sellaría una relación.

“Antes de la embestida antimaderista, la prensa era una institución venerada y la libertad de imprenta era vista como una causa democrática fundamental; después de esa embestida, muchos periódicos y periodistas cayeron en el descredito y un vasto sector de la opinión pública dejó de creer en el principio de la libre prensa”.

El linchamiento… hace énfasis en esa parte del periodismo, de suyo crítico, y que a lo largo de los años ha sido puntal del ejercicio: la caricatura (la gráfica). De subrayada importancia para la coyuntura, al grado de “construir en la opinión pública un imaginario en que el golpe de Estado y el magnicidio eran deseables”.

Acompañado de alrededor de 200 ejemplos gráficos de la época, el libro de Fisgón se divide en nueve sólidos que recorren la trayectoria personal y política de Madero y su ilustración de parte de la prensa.

Madero loco, tarugo, triunfante, mártir…

“Al igual que en la Pasión de Cristo, Francisco Ignacio fue traicionado por un hombre que creía leal, befado por la multitud, maltratado por la soldadesca y ejecutado de vil manera. Sin lugar a dudas, el episodio más logrado de su viacrucis fue el escarnio público al que lo sometieron el grueso de los que se burlaron de él, le levantaron falsos y lo vilipendiaron de manera inclemente y sistemática”.

 

Presagiado fin

Una vez logrado el “consenso contrarrevolucionario” el fin de Madero era inminente y, el crédito a la prensa (gráfica) de aquellos días, obligatorio.

“La campaña antimaderista fue una operación psicológica de miedo. Se nutrió de los prejuicios de la clase de la oligarquía y del pánico que despertó en las élites la movilización de las masas descontentas. El motor de esta campaña fue el odio, pero en su ejecución hubo cálculo y frialdad”.

“Tomó forma gracias al discurso de ciertos políticos e intelectuales; se divulgó masivamente a través de los medios impresos —sobre todo de las revistas con caricaturas— y fue el antecedente de diversos operativos que tenían la intención de acabar con el gobierno revolucionario y restablecer el antiguo régimen”.

Ya al final (del final) Fisgón asevera:

“… al igual que Madero, Cuauhtémoc Cárdenas, el subcomandante Marcos y Andrés Manuel López Obrador fueron acusados de no tener tamaños para gobernar, de ser tontos, ineptos, (impreparados) y locos (o mesiánicos), de alborotar irresponsablemente al populacho (de ser populistas o demagogos, de despertar al México bronco), de llevar al país a la ruina (de ser un peligro para México), de incitar a la violencia, de llevar a la nación hacia el caos, de obedecer a intereses extranjeros, de ser ambiciosos, autoritarios y también de ser dictadores en potencia”.

“Entender las lógicas internas de la campaña de descrédito contra Madero puede aportar elementos importantes para el análisis y la acción de hoy y mañana”.

RECUADRO

Perfil de Madero (según la prensa de la época)

  1. Madero no tiene tamaños para ser presidente.
  2. Madero no tiene claro lo que tiene.
  3. Madero degrada al país y lo lleva a la ruina.
  4. Madero ha desatado fuerzas que no puede contener; es la violencia.
  5. Madero está llevando al país al caos.
  6. Madero obedece a intereses extranjeros.
  7. Madero es ambicioso y es un dictador.

 

 

 

Rafael Barajas Durán (el Fisgón), El linchamiento gráfico de Francisco I. Madero, FCE, México, 2020, 430 pp.

* @mauflos

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_422

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ