Entre el modernismo y las vanguardias Vallejo total

Entre el modernismo y las vanguardias Vallejo total

La Gualdra 418 / Libros / Op. Cit.

 

 

 

Cuando buena, esclarecedora de los interiores del ser humano, la poesía suele perdurar.

Pasa el tiempo y las voces poéticas se reproducen de boca en boca y estampan la memoria de los colectivos.

Cualquiera, sin importar origen ni sitio en las formaciones sociales, pronunciará las voces de ese otro, el poeta, albacea del espíritu propio.

¡Hay golpes en la vida tan fuertes… Yo no sé! / Golpes como el odio de Dios…

Me moriré en París con aguacero, / un día del cual tengo ya el recuerdo…

Poemas del peruano César Vallejo (1892-1938), de quien cualquiera tendrá siempre a la mano una edición económica, quizás no del todo bien confeccionada, como tampoco explicada desde su surgimiento y para los nuevos tiempos lectores.

Por ello la importancia de Poesía y narrativa completas, de reciente aparición, un libro que corrige toda deuda que se pudiera tener con la obra del bardo, a más de un siglo de su esplendor, entre la preminencia del modernismo y las vanguardias.

Obra de subrayado empeño académico, bajo la dirección de uno de los más reconocidos vallejianos, Antonio Merino, Poesía y narrativa… no deja fuera ninguna de las composiciones de quien transitara por la escritura en un contexto de “crisis universal del espíritu”.

Lugar donde, anota el mismo Merino, “todo tiende a superponerse o fundirse: lo clásico con lo romántico, lo antiguo con lo moderno, lo popular con lo refinado, lo racional con lo mágico, lo tradicional con lo exótico”.

Identificada al paso de los años como la “voz más personal de Hispanoamérica”, la de Vallejo recobra presencia al ofertarse en su totalidad y anotarse con herramientas analíticas y subrayando las singularidades de la vida del peruano.

Otro acierto de la edición de Merino es la incorporación de la narrativa vallejiana, que, si bien no tan profusa como la creación poética del autor, encontró sitios de expresión donde se “descubre” a un poeta en permanente búsqueda de la exactitud.

De ahí que lo incluido en Poesía y narrativa… haya sido rescatado de escritos siempre con correcciones, tachaduras y notas del propio Vallejo.

Aun presente en los nuevos tiempos, la obra del peruano, afirma el editor de este nuevo libro, recuerda aquellas palabras de Julio Cortázar acerca de “la auténtica realidad”, algo más que los contextos social, histórico y político.

“Una literatura que merezca su nombre —escribió El Cronopio—, es aquella que incide en el hombre desde todos los ángulos, que lo exalta, lo incita, lo cambia, lo justifica, lo saca de sus casillas, lo hace más realidad, más hombre”.[1]

Tesis aplicable a la vigente obra de César Vallejo.

 

 

***

César Vallejo, Poesía y narrativa completas, Edición de Antonio Merino, Akal, España, 2019, 762 pp. y Cuaderno Facsimilar, 130 pp.

*@mauflos

 

 

MASA

Al fin de la batalla,

y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre

y le dijo: “¡No mueras, te amo tanto!”

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

 

Se le acercaron dos y repitiéronle:

“¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

 

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

clamando: “Tanto amor y no poder nada contra la muerte”

pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

 

Le rodearon millones de individuos,

con un ruego común: “¡Quédate hermano!”

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo.

 

Entonces, todos los hombres de la tierra

le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;

incorporóse lentamente,

abrazó al primer hombre; echóse a andar.

 

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_418

 

[1] La cita completa es la siguiente: “soy yo y setecientos millones de chinos, un dentista peruano y toda la población de Latinoamérica…; es decir, el hombre y los hombres, cada hombre yo todos los hombres, el hombre agonista, el hombre en la espiral histórica, el homo sapiens, el homo faber y el homo ludens, el erotismo y la responsabilidad del escritor, el trabajo fecundo y el ocio fecundo; y por eso, una literatura que merezca su nombre, es aquella que incide en el hombre desde todos los ángulos […] que lo exalta, que lo incita, lo cambia, lo justifica, lo saca de sus casillas, lo hace más realidad, más hombre, como Homero hizo más reales, es decir, más hombres a los griegos, y como Martí y Vallejo y Borges, hicieron más reales, es decir, más hombres a los latinoamericanos”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ