■ El Mirador de Heródoto Personajes emblemáticos de trabajo y espíritu institucional, constituyen el orgullo universitario

■ El Mirador de Heródoto Personajes emblemáticos de trabajo y espíritu institucional, constituyen el orgullo universitario

La universidad pública es una de las razones
de ser de la república. Las universidades públicas
son el gran espacio de conocimiento y la crítica que
resiste, persiste y busca nuevas formas de inserción en lo social.
Carlos Monsiváis
Conferencia magistral
en la UNAM, 15 de mayo, 2008

 

La memoria histórica de cualquier institución o entidad es el sustento del presente y los valores representados por los hechos y personajes que han dejado huella de grandeza, son el camino que debemos recorrer, son ejemplo que fortalece el espíritu.

Promover el entendimiento de la metamorfosis que ha sufrido nuestra alma mater a lo largo de 187 años de existencia, es una honrosa obligación que tenemos por el hecho de ser miembros de su comunidad, y lo que sea nuestra institución en el mañana, estará íntimamente relacionado con lo que hagamos en el presente. De ahí la importancia de mantener viva la memoria histórica para los universitarios y la sociedad zacatecana. En la columna de hoy hablaré de hechos y personajes relacionados con las efemérides.

Enero en la vida académica de nuestra institución tiene una historia llena de experiencias que son orgullo para la comunidad, algunas de ellas son: 10 de enero de 1977, fuerzas universitarias de derecha, tomaron por asalto la rectoría de la UAZ, poniendo en riesgo la autonomía, que finalmente se restableció, después de seis meses de lucha, al ganar el movimiento denominado Tendencia Democrática mediante un referéndum arbitrado por la Secretaría de Gobernación federal; el día 23 de enero de 1974, surge el Frente Popular de Zacatecas, organismo de lucha para resolver (entre otros), el problema de la tenencia de la tierra en Zacatecas; el día 25 se conmemora el inicio de actividades de la Unidad Académica de Medicina Humana y Ciencias de la Salud, campus Fresnillo en el 2009.

En torno a los personajes, sintetizo biografías de académicos cuyas vidas llenas de entrega a nuestra universidad dejaron huella convirtiéndose en un factor enriquecedor de la unión y el orgullo universitario.

Roberto F. Almanza. Nació el 22 de enero de 1918 en la ciudad de Zacatecas. Realizó sus estudios de secundaria, preparatoria y obtuvo la licenciatura en Derecho en el Instituto de Ciencias de Zacatecas. Protagonista en el logro de la autonomía del ICZ y a la conversión en universidad se desempeñó como secretario de la escuela preparatoria y como docente en la materia de Metodología. Profesor también en la Facultad de Derecho, en la que impartió Filosofía del Derecho. Hombre culto y amante del arte, a partir de 1968 fue titular del Departamento de Difusión Cultural hasta 1980. Escritor de artículos y autor de obras como: Pensamientos, Los Padres difíciles y La diminuta catedral. Falleció el día 3 de enero del año 2000.

Heriberto Campos Bernal, mejor conocido como el Maestro Campitos, conjugación de humanismo, profesionalismo y pasión por la docencia. A partir de 1937, fungió en nuestra institución como maestro de Química en el entonces Instituto de Ciencias, y a partir de 1963, cuando se fundó la Escuela de Ciencias Químicas contribuyó a la formación de ingenieros químicos y químicos farmacéuticos biólogos impartiendo las asignaturas de Química General, Farmacia Galénica y Farmacognosia, hasta 1980. Aparte del ejemplo de humanismo, dejó como herencia la invención de la bebida espirituosa de los universitarios, “Las Heribertas”, tradición que aún se realiza en las fechas importantes de los diferentes espacios universitarios.

Dr. Eugenio Martínez Bravo, padre de la Microdosis. Su nombre completo fue Jorge Eugenio Agustín Martínez Bravo y nació en Orizaba, Veracruz, el 19 de noviembre de 1922. Su formación básica la realizó en San Luis Potosí y en 1956 culminó su carrera de Medicina en la Universidad Autónoma de México). Se integró a la UAZ en 1977 como docente y en el Instituto de Investigaciones Odontológicas, lugar en el que posteriormente descubrió la forma terapéutica de curación denominada Microdosis, reconocida internacionalmente y constituyéndose en un faro luminoso de nuestra universidad. Falleció el 16 de enero del 2003, dejando la herencia de sus trabajos publicados y el recuerdo de su bonhomía.

Antonio Aguilar Rodríguez, zacatecano nacido el 22 de septiembre de 1898. Estudiante de preparatoria del ICZ hasta 1917, se titula en 1923 en la Facultad de Medicina de la ciudad de México donde trabajó en el departamento de salubridad. Participó en la campaña contra la peste bubónica en San Luis potosí y Veracruz. Regresa a Zacatecas en 1926 como director del Hospital Donato Moreno, antecedente del Hospital Civil. En 1948 ingresa al Centro de Salud José Castro Villagrana. Fue médico de Petróleos Mexicanos y de la compañía minera The Fresnillo Company. Al ingresar al Instituto de Ciencias de Zacatecas como docente, impartió materias como Nociones de Ginecología y Ciencias Biológicas, entre otras. Fue promotor de la fundación de la Escuela de Enfermería de la que posteriormente fue director. Fallece el 24 de enero de 1977.

Nuestra hoy benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas ha formado profesionistas, docentes e investigadores sobresalientes que se han unido al fortalecimiento institucional, que han escrito la historia y son faros luminosos del espíritu universitario. Es deseable difundir estas biografías y hechos históricos como ejemplo de valores para las generaciones, actual y futuras.

Así se observa el mundo desde el Mirador de Heródoto. ■

*Cronista de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ