José Guadalupe Posada, a 107 años de su fallecimiento

José Guadalupe Posada, a 107 años de su fallecimiento
José Guadalupe Posada. Colección de cartas amorosas, Cuaderno No. 6, grabado en relieve en línea blanca. Cuadernillo, imprenta de Antonio Vanegas Arroyo, sin fecha, reimpresión de 1907. Tomada del libro José Guadalupe Posada. A 100 años de su partida.

Editorial Gualdreño 416

 

 

Un 20 de enero como hoy, pero de 1913 falleció en la Ciudad de México el artista del grabado José Guadalupe Posada a quien se le conoce principalmente por su creación de La Calvera Garbancera, también llamada y mejor conocida como La Catrina, ese grabado en metal realizado en 1910. El término “garbancera” se refiere a aquella persona de carácter ordinario y descortés, sin ningún atributo en particular con respecto a las demás; ser una persona garbancera en el contexto de la fecha de creación del grabado significaba entonces ser un habitante común, pero con pretensiones de ser diferente, “mejor” que los demás. Al observar su vestimenta podemos entonces entender que esta calaca deseaba ser y tener más, padecía de bovarismo en el sentido de añorar y soñar constantemente ser alguien diferente de lo que se es y desear, hasta el grado de obsesión crónica, tener lo que no se tiene. Hay quienes dicen que La Calvera Garbancera es la representación de la gente que negaba sus orígenes indígenas al disfrazarse y actuar como si su sangre fuera solamente española. Posada identificó en la sociedad este tipo de comportamiento y creó una imagen que a la postre se convertiría en ícono de nuestra cultura en su relación con el tributo a la muerte, a la actitud que mostramos ante ella, a la ironía y sarcasmo característicos del mexicano en general.

La fama de este grabado, además, se debe en mucho a la intervención de Diego Rivera, quien retomaría la imagen y la vestiría de cuerpo entero para incluirla en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947). Ahí comienza a ser llamada La Catrina, y en esta obra aparecen a su izquierda la representación del mismo Diego Rivera (de niño) y Frida Kahlo, mientras que a la derecha -y a manera de tributo- aparece también el artista José Guadalupe Posada, nacido en Aguascalientes en el año de 1852, el mismo año que nació en Zacatecas Genaro Codina.

Posada pasó su infancia en Aguascalientes y ahí, siendo apenas un niño, su hermano Cirilo lo inscribió en la Academia Municipal de Dibujo de Aguascalientes “fundada en 1836-1837 por Francisco Semería. En ella también se impartían clases de escultura y pintura, y aunque durante un tiempo se estableció una cátedra para ‘gente de buena posición social’, en 1849 el gobernador Jesús Terán […] la abrió a los artesanos”.[i] Su talento e inteligencia lo llevaron a incursionar primero como aprendiz en talleres de grabado, pretendiendo adquirir el oficio que lo ayudara a contribuir al sostenimiento de la familia; pero desde los 15 años era ya considerado un “pintor”, de acuerdo a las investigaciones de Bonilla Reyna. De Aguascalientes se muda a León en donde ejerció labores de litógrafo, ilustrador, impresor y profesor de litografía y en donde llegó a tener su primer taller propio. Para 1888 Posada vivía ya en la Ciudad de México y había colaborado como dibujante, caricaturista e ilustrador en varias publicaciones mexicanas -como El Jicote, sólo por mencionar una de ellas-.

Fue ahí, en la capital del país, en donde colaboró como ilustrador y caricaturista de diferentes periódicos y revistas de la época; pero también el lugar en donde aprendió en diversos talleres otras técnicas de grabado en metal e innovó, incluso, al proponer nuevas técnicas de impresión. La producción de José Guadalupe Posada fue vasta y con los años se ha ido registrando de manera más ordenada. Hoy podemos decir que, aunque fue considerado en su época también como “pintor” no se conoce ninguna obra al óleo de su autoría; sin embargo, su trabajo como grabador, caricaturista político e ilustrador son encomiables por la aportación realizada a la revalorización del arte popular mexicano. La imagen de portada de este número gualdreño es de su autoría y se la dedicamos para recordarlo como un artista que influiría decisivamente en las nuevas generaciones de grabadores de la región.

Orgullosamente nacido en Aguascalientes, hoy José Guadalupe Posada es reconocido y respetado como uno de los artistas hidrocálidos más talentosos del siglo XIX. Así lo homenajeamos nosotros también, en el 107 aniversario de su fallecimiento.

Que disfrute su lectura.

 

 

Jánea Estrada Lazarín

[email protected]

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_416

[i] Bonilla Reyna, Helia Emma, José Guadalupe Posada. A 100 años de su partida, Banamex-Gobierno del Estado de Aguascalientes-Índice Editores, México, 2012, pp. 22-23.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ