Mal servicio de meseros, principal queja de los turistas en Zacatecas

Mal servicio de meseros, principal queja de los turistas en Zacatecas
Señalan que el empleo de mesero en Zacatecas es mal pagado ■ FOTO: LA JORNADA

■ “El zacatecano es amable pero le falta capacitación en el medio”: Secturz

■ La mayoría de quienes toman las vacantes en este ramo están de paso mientras consiguen un mejor trabajo, reconoce Eduardo Yarto

■ La mejora en este servicio es el único paso que le falta al estado para convertirse en uno de los mejores destinos turísticos: Muñoz del Cojo

 

Activé la grabadora en la mesa de un céntrico café. Mientras lanzaba la primera pregunta de la entrevista pensé que un Americano caería bien para el momento. A veces, las entrevistas con café le restan amargor a los temas que agrian la vida cotidiana, pero el cronómetro de la grabadora del corría con rapidez y ninguna de las meseras se acercaba para tomar el pedido.

30 minutos. 44 minutos. 55 minutos. Stop. La entrevista había terminado y cuando comencé a guardar la libreta y la grabadora se hizo presente, por fin, una de las chicas que atendía el lugar con dos cartas para mi entrevistado y para mí. Lo siento, no había tiempo para café, no había tiempo para más palabras. Todo estaba dicho y el mal servicio que lacera a Zacatecas estaba confirmado.

Eduardo Yarto Aponte, secretario de Turismo del estado, refirió en días pasados, que la prestación de servicios, sobre todo en restaurantes, fue la queja más recurrente de los turistas en la pasada temporada decembrina, incluso por encima de los horarios de apertura y cierre de los comercios en el centro, que quizá junto con el mal servicio sea la más recurrente.

La experiencia en el café me lo confirmó y me impulsó a realizar un sondeo en redes sociales para saber si alguien más había tenido y quería compartir algo semejante. El primero de ellos contestó: “en La Acrópolis unos turistas pedían entrar porque hacía mucho frío, pero faltaban 15 minutos para las 8 am. Pasaba por ahí, y me sumé a la petición. Pedían pasar y esperar ahí las 8 am. No quisieron abrir. Se fueron furiosos”.

Luego vino el siguiente de un usuario originario de la Ciudad de México, pero con residencia en Zacatecas: “Lo que puedo decir es que no hay una cultura de servicio, de procurar dar un buen servicio y sentirte bien por ese hecho. Aquí y en otros lugares del país es algo recurrente el mal servicio. Creo que la carencia en Zacatecas está en que no hay una capacitación por parte del dueño del lugar para sus empleados en ese sentido”.

A estos comentarios se les sumaron otros: “Hace poco me tocó escuchar a una pareja con acento sudamericano o centroamericano (no sabría determinar de qué país) preguntar en el Gloria Jeans qué era el chocolate. -Pues chocolate. – Decía la empleada. – Pero ¿es como cocoa caliente o… ?

– ¡No, es chocolate! La empleada se desesperó y me imagino que los turistas terminaron pidiendo otra cosa. Después entendí que ellos preguntaban si “chocolate” era una barra. Tenemos diferencias culturales sutiles que deberíamos estar preparados para enfrentar”.

“Creo que el peor servicio que me ha tocado es en la Acrópolis y en Gorditas doña Julia: malhumorados, lentos, casi groseros” comentó otro usuario, al que se le sumó alguien más que generalizó el mal servicio no sólo en la industria restaurantera: “Zacatecas siempre tiene un servicio malo, en todos los rubros, restaurantes, bares, hospitales, dependencias, profesionales.

Carecemos de la cultura del servicio. Lo confundimos con lucha de poder”.

“El zacatecano es amable pero le falta capacitación en el medio. No son atentos los meseros. No tenemos todavía los meseros que queremos tener, porque nuestros meseros no lo quieren ser. No han entendido, están de paso mientras consiguen un mejor trabajo”, reconoció el encargado del turismo en el estado, Yarto Aponte, quien destacó que el mismo problema se tiene con los comercios y los estacionamientos, por los horarios. La Acrópolis, dijo, tiene fila antes de que abra porque no hay otros restaurantes abiertos temprano.

Edgar, gerente restaurantero originario de la Ciudad México, pero afincado en Zacatecas, explica que no es lo mismo ser mesero aquí que en la capital del país. Allá, asegura, ser mesero es un trabajo bien ganado, incluso “suele ganar más que un profesionista”, pero acá en Zacatecas, dice, la paga “es un chiste”.

Además, continúa, allá hay quien maneja a ese tipo de personal, mientras acá tratan directamente los dueños con los empleados y por ende, no saben gestionar al personal, además de que mal pagan, los maltratan y si trabajan horas extras no se las pagan, sumándole a esto que la gente de Zacatecas no da propinas, lo que resulta pues en que no se puede tener a un profesional especializado bajo esas condiciones.

También platico con Romeo, un estudiante que por las tardes noches trabaja en un restaurante familiar al norte de la ciudad. Para salir de dudas, le pregunto por qué trabaja de mesero. Me dice que lo hace por ganar su propio dinero y no depender tanto de sus padres. Lleva un año en el lugar y dice que sí le gusta, pero si por él fuera no trabajaría. “Pero sí me gusta porque me tratan muy bien y no me parece tan complicado”.

Dice Romeo refiriéndose a sus patrones, quienes, dice, le dan de comer y le pagan 200 pesos al día, más propinas, por lo que en temporada alta puede ganar hasta por encima de 500 pesos. Reconoce que hay días en que se enfrenta a unos clientes más prepotentes y que también, por la presión, olvida algo de la orden, lo que le genera reclamos y “no queda más que pedir disculpas”.

Le pregunto que si en el año que lleva ahí ha recibido alguna capacitación por parte de una dependencia, cámara o asociación, me dice que no, que únicamente ha recibido consejos de los propios dueños del lugar. Al final Romeo me comenta que no sabe cuánto tiempo seguirá ahí, que quizá mientras le saca algún provecho a sus estudios puede seguir ahí, pues reitera que también a sus compañeros, estudiantes como él, los tratan muy bien y sienten un compromiso.

Raúl Muñoz del Cojo, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Zacatecas, dijo que la mejora en este servicio es el único paso que le falta a Zacatecas para convertirse en uno de los mejores destinos turísticos, pues los prestadores de servicios y los comercios “no han entendido” que se puede ganar más. “Somos una potencia turística en desarrollo”, exclamó, lo que hace falta es que todas las partes de amalgamen y entiendan que el trabajo turístico es serio y que “todos debemos tener vocación turística”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ