Hacer más con menos, la tarea

Hacer más con menos, la tarea

Reducir la pobreza es y ha sido, desde el comienzo de su administración, uno de los principales objetivos del gobernador Alejandro Tello Cristerna, tal como lo dicta el Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 que, enfocado primeramente a atender los rezagos en el estado, persigue también objetivos de la Agenda Mundial 2030, cuyos lineamientos buscan establecer políticas públicas orientadas a un crecimiento económico inclusivo, sustentable y equitativo, capaz de disminuir desigualdades y aumentar la productividad.
En este contexto, el Gobierno de Zacatecas se planteó la meta de reducir a 4% el indicador de pobreza extrema, que ya se ubica en 3.4%, de acuerdo con recientes mediciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
Esta reducción significa que 25 mil zacatecanos han mejorado su nivel de vida. El índice de pobreza, que en 2016 era de 49%, bajó en 2018 a 46.8%.
Siguiendo al Coneval, 61.1 millones en México viven bajo la línea de pobreza por nivel de ingresos, o sea 48.8% de la población total y 21 millones de personas están por debajo del nivel de pobreza extrema por ingresos, lo que equivale a 16.8% de la población.
Las personas que viven en pobreza es el 41.9% de la poblacion, equivalente a 51.2 millones. El nivel de pobreza extrema afecta a 7.4%, es decir, 9.3 millones de personas.
Vale la pena recordar que las mediciones del Coneval se realizan conforme a un sistema que abarca seis criterios: Acceso a la seguridad social; acceso a los servicios básicos en la vivienda; acceso a la alimentación, calidad y espacios de la vivienda; rezago educativo y acceso a los servicios de salud.
Con estos criterios los porcentajes de personas que en el país no alcanzaban en 2018 el mínimo estándar son estos: Sin acceso a la seguridad social, 57.3%; acceso a los servicios básicos en la vivienda, 19.8%; sin acceso a la alimentación, 20.4%; calidad y espacios de la vivienda, 11.1%; rezago educativo, 16.9% y sin acceso a los servicios de salud, 16.2%.
Bajo las actuales circunstancias, con grandes sectores en pobreza y marginación, los efectos se evidencian negativamente en aspectos sociales, económicos y políticos. Por ejemplo, la carencia de acceso a la educación y la pobreza extrema se evidencian en el alto nivel de empleo infantil ilegal.
Otro efecto grave es la desigualdad de género y la creciente violencia contra las mujeres, que son más vulnerables cuanto mayores son desempleo y pobreza, factores que empeoran el machismo, así como el desempleo dispara la delincuencia. Algo similar ocurre cuando no existen condiciones dignas en la vivienda y falta acceso a la sanidad: la salud se deteriora y algunas enfermedades se propagan y hacen crónicas.
En su Tercer Informe de Gobierno, Alejandro Tello expuso que al bajar el índice de pobreza de 49% en 2016 a 46.8% en 2018, las condiciones de vida de 25 mil zacatecanos mejoraron. Es un logro quizá modesto, pero digno de reconocerse porque demuestra que Zacatecas está en la ruta correcta.
Así, la estrategia UNE, que deja atrás el asistencialismo y alienta la construcción de ciudadanía y empoderamiento social, valida su conveniencia y pertinencia.
En el objetivo de generar empoderamiento a través de la educación, se distribuyeron 2 mil 375 tabletas electrónicas a alumnos de educación media superior de los municipios más marginados. Los beneficiados ahora tienen mayores posibilidades para continuar sus estudios, reducir una carga a la economía familiar y ser mejores estudiantes. Algo semejante representan los paquetes escolares que beneficiaron a 80 mil niños de escuelas primarias.
Otro rubro de fuerte incidencia en el combate a la pobreza es el Programa Créditos para el Desarrollo Social, que al abrir opciones de autoempleo elevó la calidad de vida de mil 721 beneficiarios.
Estos pocos ejemplos de lo que hace Zacatecas para disminuir la pobreza prueban que las estrategias del Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 son correctas y que si los avances no son mayores se debe a limitaciones de recursos. 2020 se avizora como un año con más complejidades presupuestarias, lo cual no debe asustarnos, sino al contrario estimularnos para ser más eficientes y eficaces.
Todos quienes participamos en el diseño, aprobación y ejercicio de los presupuestos debemos cerrar filas y potenciar al máximo la aplicación de los recursos públicos. Honestidad, transparencia y corresponsable participación ciudadana son clave y factores que deberemos conjugar para no dar ni un solo paso atrás. ■

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ