Denuncia jubilado de la BUAZ cobro indebido de impuestos por la Rectoría

Denuncia jubilado de la BUAZ cobro indebido de impuestos por la Rectoría
Instalaciones de la Rectoría de la BUAZ ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Se le descuenta más de la mitad del aguinaldo por un gravamen que no existe en alguna ley

■ Asegura que buscó llegar a un acuerdo con la parte patronal, con convenio fuera de juicio

 

Miguel Ángel de Ávila González, trabajador jubilado de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), denunció que, durante varios años, la Rectoría le ha aplicado un cobro indebido por concepto de impuestos, y a pesar de que la autoridad jurisdiccional resolvió a su favor, la institución ha recurrido a mecanismos dilatorios.

Refirió que, al momento de su jubilación en febrero de 2005, se retiró con una pensión mensual de 14 mil 353 pesos, de los cuales, dos terceras partes corresponde a la pensión de la BUAZ, y el resto al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Denunció que, 10 años después, durante la administración rectoral de Armando Silva Cháirez, “se me despojó impunemente de la cantidad de 2 mil pesos quincenales de mi complemento de pensión, lo cual constituye un atraco a mis derechos humanos y dignidad como jubilado”.

El argumento de las autoridades universitarias, a través de sus abogados, que el descuento obedeció a que se trató de una compensación por su trabajo como corrector de estilo en el Programa Editorial de la BUAZ, por lo que era una percepción esporádica y, al concluir la administración de Francisco Javier Domínguez Garay, el pago ya no se dispersaría.

Sin embargo, De Ávila González manifestó que esa cantidad de 2 mil pesos no estaba integrado a su complemento de pensión, sino que se le pagaba por separado a través de un cheque expedido por la Tesorería de la institución.

El problema reside en que nunca se le notificó formalmente de que sería rescindido de su función en el Programa Editorial, por lo que la exigencia es el pago de salarios caídos desde el año 2012.

Asimismo, denunció que se le descuenta más de la mitad del aguinaldo por concepto de un gravamen denominado “Perciste”, que si bien aparece marcado en su talón de pago, aseguró que no existe en ninguna ley ni en ninguna disposición hacendaria.

Por otra parte, entre 2011 y 2016, dijo que no recibió prestaciones como Treinteyunavos días y retroactivo salarial, y a pesar de ello vienen gravados en su totalidad con el impuesto mencionado.

Tras concluir una serie de litigios laborales, De Ávila González expuso que en mayo de 2017 la autoridad laboral absolvió a la BUAZ, por lo que promovió un amparo directo ante el Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito, el cual ordenó a la autoridad estatal modificar el laudo con base en la sentencia de los jueces federales.

Sin embargo, la Junta Especial 1 de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje incurrió en desacato, pues emitió un nuevo laudo en contra del resolutivo del Tribunal Colegiado, de manera que el afectado recurrió por segunda ocasión a la autoridad jurisdiccional federal.

EL RECLAMO ES EL PAGO DE CASI UN MILLÓN 250 MIL PESOS POR SALARIOS CAÍDOS E IMPUESTOS

Después de siete años de litigio, comentó que pretendió llegar a un acuerdo con la parte patronal, mediante un convenio fuera de juicio, pero “el secretario general y el coordinador de Personal ignoraron la demanda y me dieron un trato descortés, vulgar y grosero”, bajo el criterio de que la Universidad no le debe nada.

Por último, reiteró que el reclamo es el pago de aproximadamente un millón 250 mil pesos por concepto de salarios caídos y devolución de impuestos que le han descontado en los últimos años.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ