■ Comentarios Libres Ley de Amnistía

■ Comentarios Libres Ley de Amnistía

Durante su campaña, el presidente AMLO fijó puntualmente lo esencial de las tareas a implementar durante su gobierno, para atender la problemática del tejido social en su conjunto. Nueve meses después, tenemos evidencias: despacha en Palacio Nacional; abrió las puertas de esa fortaleza mal llamada “Los Pinos”, en donde los presidentes contaban con suntuosas residencias, como si de sultanes se tratara; acabó con el pago de pensiones para ex presidentes; terminó con el Estado Mayor Presidencial, integrando a sus elementos al Ejército Nacional; se activaron las carpetas de investigación, para agilizar procesos judiciales ante autoridades competentes, por conductas presuntamente delictivas, que desde hace años no lograron ningún avance; desterró el derroche que se hacía con dinero público; controló el urgente problema del sector salud, generado por el desabasto de medicamentos; creó la Guardia Nacional y, sin lesionar absolutamente ninguno de sus derechos laborales ni de otro tipo, ha invitado a elementos de la policía federal a integrarse a ella, o bien, quienes no lo deseen, pueden retirarse y recibir el pago de sus prestaciones que les corresponden conforme a derecho; no se han presentado más “gasolinazos”; controló el huachicol; convirtió el CEFERESO de Las Islas Marías, en un Centro Cultural; realizó la venta de bienes muebles e inmuebles adquiridos por gobiernos PRIANISTAS, sin justificación ni beneficio alguno para el pueblo; disminuyó altos sueldos y prestaciones de funcionarios públicos; terminó con los viajes del presidente y funcionarios en aviones de lujo; frenó la corrupción y el derroche del AICM en Texcoco; ha atendido casos de corrupción, por ejemplo en la impresión de los libros de textos gratuito para los escolares.

Los retos son enormes. Tal vez no se logre mucho. Quizá lo que se realice, sea mínimo para lo que México requiere. Pero la valentía de AMLO, es que ya ha iniciado y lo está haciendo bien, como él mismos siempre lo anunció, barriendo las escaleras de arriba para abajo.

Sus detractores y adversarios, no han entendido, o no quieren entender que ya no gobierna el PRI, que tampoco el PAN, ellos tuvieron su oportunidad y quedaron en deuda con el pueblo, y por consecuencia, con la historia del país.

El 15 de septiembre pasado, la ceremonia del Día del Grito de la Independencia, se caracterizó por una austeridad jamás vista por los mexicanos. Era costumbre con otros gobiernos, que en el balcón de Palacio Nacional, se encontraban acompañado al presidente, toda la familia, como si de reyes se tratara, haciendo gala también la presencia de sus colaboradores. Después, terminada la ceremonia, existía la costumbre de que todos ellos, degustaban una suculenta cena a puerta cerrada y a espaldas del pueblo.

Ahora no. Fue diferente y eso es motivo de optimismo para muchos mexicanos.

Continuando con esta novedosa liturgia, presentó la iniciativa de Ley de Amnistía. Pero de inicio, debemos aclarar que no beneficiará a quienes hayan cometido conductas delictivas que indica el artículo 19 CPEUM. Algunas: abuso o violencia sexual contra menores; delincuencia organizada; homicidio doloso; feminicidio; violación; secuestro; trata de personas; robo de casa habitación; uso de programas sociales con fines electorales; corrupción tratándose de delitos de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones; robo al transporte de carga en cualquiera de sus modalidades; delitos en materia de desaparición forzada de personas; delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos etc.

¿Quiénes están contemplados como sujetos de este beneficio? Principalmente: personas humildes que no incurrieron en delitos graves ni violentos, pero sin embargo, durante su proceso legal no tuvieron asesoría jurídica como serían indígenas, mujeres, ancianos. Mujeres detenidas por realizarse un aborto, así como a los médicos o parteras que lo llevaron a cabo y, que hayan sido sentenciados por ello, siempre y cuando lo hayan realizado sin violencia y con el consentimiento de la madre; robo simple y sin violencia con penas no mayores a cuatro años.

Hacemos esa separación, porque La Ley de Amnistía, no debe entenderse como un medio para “dejar salir de la cárcel a todos los criminales” tampoco para “tolerar la impunidad en beneficio de los delincuentes”.

Se trata apenas de una iniciativa, se discutirá, se analizará, se debatirá sobre ella. Pero también se crearán las leyes correspondientes para su aplicación.

Los requisitos que plantea para quienes pudiesen acogerse a ella y ser liberados de la cárcel, son: no ser reincidente, no estar sentenciado por lesiones, homicidio o secuestro y no haber usado armas de fuego en el delito que se imputa. Además pone mayor énfasis en los detenidos en comunidades indígenas.

Amnistía es una forma por la que se extingue la acción penal. Y las sanciones impuestas. Los atenienses dieron este nombre a una ley que ordenaba un recíproco olvido de todas las injurias recibidas durante la guerra para mejor asegurar la paz. Procede del griego que significa olvido y por eso, más que un derecho de gracia, de perdonar, debe ser de olvido. Hace siglos, se aplicó abundantemente en Grecia y Roma.

El Estado que es el único titular del derecho a castigar, renuncia a ello. El delito se tiene por no cometido. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ