Joselito Adame, triunfador de la Corrida de Independencia en la Fenaza 2019

Joselito Adame, triunfador de la Corrida de Independencia en la Fenaza 2019
Joselito Adame, originario de Aguascalientes, tuvo en suerte al primero de la tarde “Vikingo” y al cuarto, “Ochentón” n FOTO: facebook joselito adame

■ También alternaron en la Monumental Plaza de Toros, Diego Silveti y Sergio Flores

■ Se lidiaron a muerte 6 toros de la ganadería de Pozo Hondo con una plaza casi llena

 

Buena tarde la del 16 de septiembre en la Monumental Plaza de Toros de Zacatecas. Alternaron Joselito Adame, Diego Silveti y Sergio Flores -en sustitución de Arturo Macías, quien se recupera de la cornada recibida en España-.

Se lidiaron a muerte 6 toros de la ganadería de Pozo Hondo con una plaza casi llena. Buen ganado el de la tarde de este lunes, al que si acaso le faltó un punto de fuerza para que tuviera más transmisión.

Joselito Adame (de coral y oro), originario de Aguascalientes, tuvo en suerte al primero de la tarde “Vikingo”, No. 9, de 556 Kg., un toro negro, bragado corrido, calcetero posterior, acucharado, que fue toreado a la verónica y rematado con una media. En los caballos, el toro embistió con bravura; buena puya de César Morales. Un hermoso quite por navarras, tafalleras y manguerazo de Joselito que empezó a gustarse con la embestida del de Pozo Hondo. Brindis al respetable. Inicio de faena con pases por alto; el toro tuvo transmisión durante la lidia y se empleó bien por ambos lados, sobre todo por naturales, lo que aprovechó Adame. Perdió la oreja al fallar con el estoque. Palmas. Arrastre lento para “Vikingo”.

El cuarto toro de la tarde fue también para Adame, se trató de “Ochentón”, No. 29, de 481 Kg., un toro cárdeno, nevado, acucharado, que fue recibido con tres largas cambiadas de hinojos y toreado después a la verónica. En los caballos, el burel recargó con defecto y recibió buena puya. El quite de Joselito fue por zapopinas, espectacular. El toro parecía claudicar de la pata derecha. Adame inició su labor muleteril rodillas en tierra y muleta en la mano derecha. A “Ochentón” le faltó un puntito de fuerza, pero humillaba con presteza. Joselito estructuró con inteligencia una buena faena dadas las condiciones de ese toro que además tuvo nobleza. Estocada entera y en buen sitio. Dos orejas a petición del respetable.

El segundo de la tarde fue para Diego Silveti (de blanco y plata), “Abuelo”, No. 20, de 487 Kg., un cárdeno, bragado corrido, enmorrillado, astifino, que fue toreado con el capote brevemente, recargó con defecto en los caballos y recibió poco castigo. Con la muleta, Silveti lo toreó con voluntad, “Abuelo” metió bien la cabeza sólo por momentos y fue tardo en embestir a diferencia del anterior. Mató con media estocada. Silencio.

Después, tuvo en suerte al quinto de la tarde, “Ojostristes”, No. 37, de 475 Kg., un toro berrendo en cárdeno al que Silveti toreó con suavidad con el capote; el de Pozo Hondo apenar fue señalado en los caballos; luego un quite por gaoneras que caló en los tendidos. Brindis al respetable. Con la muleta, Silveti se vio voluntarioso, aunque por momentos le cortaba el viaje a este toro que pudo tener mejor recorrido. Falló con el estoque y despachó al primer golpe de descabello.

Sergio Flores (de caña y azabache) recibió al tercero de la tarde “Arquitecto”, No. 58, de 482 Kg., un astado cárdeno, chinchado, acucharado, calcetero posterior. Tersamente toreado con el capote; dio un tumbo a caballo y picador por la fuerza de la embestida. El toro tuvo transmisión y fijeza, lo que aprovechó también Flores, que conectó con el respetable y realizó buena faena al de Pozo Hondo, pisándole los terrenos. “Arquitecto” metió bien la cabeza y tuvo recorrido por ambos lados. Otra muy buena estocada de Flores, certera y letal. Una oreja.

Flores cerró plaza al torear a “Parreño”, No. 36, de 531 Kg., un toro negro, enmorrillado, rabicano, bragado corrido, cornidelantero, con el que El matador hizo un breve saludo capotero; en los caballos apenas fue señalado. Con la muleta, Flores fue valiente, pero el toro daba arreones, calamocheaba y tendía a escupirse de la suerte. Sergio le aguantó mucho, pisándole los terrenos, pero no se pudo hacer más. Falló con el estoque y despachó al primer golpe de descabello.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ