Ex minero de Peñasquito radicaliza su protesta; se encadena a puerta del Palacio de Gobierno

Ex minero de Peñasquito radicaliza su protesta; se encadena a puerta del Palacio de Gobierno
Raúl Cardona Castillo, de 62 años, protestaba en Plaza de Armas desde hace 27 días ■ foto: andrés sánchez

■ Exige a la empresa extractiva una indemnización justa; le ofrecen 500 mil y pide 2 mdp

 

Una imagen por demás simbólica fue con la que inició la semana en Plaza de Armas cuando un hombre de 62 años vestido de minero se encadenó a las puertas de un Palacio de Gobierno cerrado.

Raúl Cardona Castillo, quien se apostara a las afueras del inmueble desde hace 27 días en reclamo a lo que supuestamente la Mina Peñasquito le debe por sus 8 años de servicio, decidió continuar con una acción más para seguir en la lucha de su reclamo, pues luego la última negociación hace 15 días con personal de la mina, su situación aún no se resuelve.

Encadenado por la cintura, el originario de Noria de Ángeles detalla que en la última negociación el personal de la mina le ofreció 500 mil pesos, mismos que él junto con su abogado rechazaron porque a eso asciende apenas lo que le deben de bonos. “El licenciado les dijo que le dieran 2 millones de pesos y ahí muere, pero no quisieron” debido a que no es la cantidad que se le adeuda y además de que están incapacitados para pagar sueldos caídos, ya que por este rubro, la cantidad, a decir del quejoso, es de un millón 100 mil pesos.

Según relató el minero su salud continúa deteriorándose y los días de lluvia ha pasado frío, por lo que se vio obligado a encadenarse a ver si así prestan atención a su conflicto. “Aquí me van a pagar todo”, dice quien fuera despedido hace dos años por cuestiones de enfermedad, misma que le creó estar trabajando sobre las pipas en el tajo de la mina.

“Primero se fregó el nervio y dijo el doctor que ese ya no servía, que me acostumbrara a vivir así”, dice señalando su oído derecho. Y de los pulmones ya no le hicieron estudios, asegura, por lo que mejor lo despidieron. “No me hacen caso, por eso me obligan a esto”.

Encadenado dice que esperará a que le hablen a la minera Peñasquito para que vengan y le paguen y que le den “su papel ese” para irse a pensionar, ya que en la misma empresa cumplió los 60 años de vida y ahora ya no puede trabajar ni de carpintero que es su oficio principal.

El ex trabajador de la mina en Mazapil asegura que a él junto con otras 15 personas las despidieron al mismo tiempo, pero él es el único que sigue en la lucha por lo que le corresponde, ya que cuando se le rescindió el contrato le querían ofrecer solamente 40 mil pesos por los 8 años de servicio. Incluso dice que hasta el mismo sindicato al que pertenecía no le ayudó, pues eran lo que querían convencerlo de que tomara el dinero que le ofrecían como liquidación. “Se venden”, señala.

“Ya no me dejaron de otra –dice acomodándose el casco-. Yo sé lo que estoy haciendo, no estoy fuera de ley”. No ha habido más acercamientos, ni con el personal de la mina ni con el secretario de Gobierno, “a ese ni lo conozco”, dice. “El gobernador nomás cuando andaba en la política sí andaba allá con nosotros y le ayudamos. Nomás cuando uno necesita ayuda ni caso le hacen”, lamenta.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ