Morena ante la 4T

Morena ante la 4T

El movimiento de regeneración nacional surge en octubre del 2011 como un movimiento político y social encabezado por el actual Presidente Andrés Manuel López Obrador, constituyéndose como asociación civil el 20 de noviembre de 2012 y finalmente constituyéndose como partido político registrado el primero de agosto del 2014, en cuestión de 3 años logró conformarse como un partido político fuerte y de oposición, 4 años después de su creación logró un triunfo histórico, nunca un partido político ni ningún actor político había logrado una votación tan elevada en tan poco tiempo.

Actualmente morena debe enfrentarse a un gran reto, a la transición de un movimiento político-social a constituirse como un partido político en todos los sentidos, si bien ya ha atravesado diversos procesos electorales en el tema de acciones ya como un partido político no se había constituido, centró sus esfuerzos en la organización de los ciudadanos para hacer frente y señalar todas las posibles irregularidades que pudiesen darse durante los procesos electorales.

A casi un año del triunfo de dicho movimiento surgen disputas internas por un sin fin de cuestiones, al haberse creado gracias a un movimiento social, se conformó por diversas corrientes de pensamiento como aquellas que respaldan el matrimonio igualitario y las que no, las que se inclinan a favor del aborto y la legalización de ciertas drogas y los que no y así podemos enumerar una gran cantidad de discusiones que se generan al interior del partido pero podemos señalar que en su gran mayoría, al menos en el discurso, están a favor del combate a la corrupción, el cese a la impunidad y otras acciones inmorales que han llevado a nuestro país a la crisis que hoy atravesamos y que requiere de redoblar esfuerzos para salir de la misma.

La ruptura de la alianza de respeto y colaboración al menos en lo mediático entre los senadores Martí Batres y el zacatecano Ricardo Monreal ha generado un fuerte debate entre la militancia y entre los principales actores políticos de dicho instituto político, algunos a favor del primer presidente del partido identificándose con el por su actuar y otros en contra respaldando al coordinador de la bancada, la ruptura fue originada por la votación de la mesa directiva, misma en la que fue emitida una convocatoria únicamente para los miembros de la bancada de morena y en la que de último momento se permitió la participación de miembros de otra bancada.

A esta acción el senador Martí Batres respondió de forma reaccionaria, señalando y acusando una traición y mala jugada, hace unos días la Comisión de Honestidad y Justicia requirió al senador Monreal reponer el procedimiento, con esto se expone que no todos los miembros que se dicen en la 4T actúan con los principios de no mentir, no robar y no traicionar, ahora se entabla un debate público en el que miembros y militantes del partido en todo el país expresan el rechazo a este conflicto y piden a todos los demás militantes no caer en un debate que para ellos perjudicaría al partido.

Morena se encuentra sumido en un gran reto, la construcción de un partido y de una militancia pensante y vigilante de las acciones de nuestros gobernantes y representantes populares, sobre todo de aquellos emanados de sus mismas filas, para ello se requiere un debate sano, en el que se expongan puntos de vista y se pueda discernir de un pensamiento distinto al propio sin caer en lo personal, siempre señalando el actuar público y realizando crítica constructiva, sin embargo, hay quienes navegan con doble bandera y doble discurso, por un lado hablan de justicia, equidad y unidad, pero sus acciones terminan por demostrar que buscan todo lo contrario.

La unidad, el respeto, la justicia, la equidad deben siempre respaldarse con las acciones entre los militantes, este partido político está obligado a formar ciudadanos, cuadros políticos con principios y lealtad a los mismos, si este debate no logra que se expulse a quienes se empeñan en mantener las prácticas inmorales, terminará convirtiéndose en un partido tradicional que busca mantenerse en el sistema. La construcción de un verdadero partido no es una tarea que corresponda solamente a los dirigentes, es también obligación de los militantes involucrarse en los procesos internos, participar y elegir a sus dirigentes y exigirles que estos cumplan con su parte, la transparencia de los procesos internos, una representación digna y la finalización de las prácticas que destruyeron a otros partidos, como vemos la responsabilidad de morena ante la 4T no es la de solamente respaldar el proyecto de nación, es el de construir un proyecto que termine por representar a ese mismo proyecto.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ