Identifiquemos la politiquería barata

Identifiquemos la politiquería barata

La semana pasada a David Monreal quien es militante del PT y quien es empleado de Víctor Villalobos (Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural), se le acusó de que en el programa que él es responsable (crédito ganadero a la palabra) había corrupción; la acusación se debe a que en Oaxaca, las novillonas tan presumidas por David, resultaron ser vaquillas de deshecho; cabe mencionar que la acusación de ganaderos en aquel Estado es la que recientemente tuvo eco, pero no es la primera vez que ganaderos se quejan de la ineficacia del programa que maneja el hermano de Monreal y dudo mucho que sea la última vez que haya algo de que quejarse. En fin, podemos escribir estas líneas abundando sobre esas quejas que se mencionan, o de como David intenta evadir los cuestionamientos que hace la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados respecto al funcionamiento del programa; pero lo que vamos a tratar es sobre la reacción que tuvo el petista David Monreal respecto a esas acusaciones; y es que calificó tales acusaciones como producto de una “politiquería barata”; eso ya es una técnica vieja para evadir cuestionamientos en medios de comunicación, para denostar estrategias de los adversarios, para restarle importancia a las acusaciones contrarias, en fin, aun así, es necesario decir que hay distintas interpretaciones sobre lo que es la “politiquería barata”, todo depende del lado en que se vea el asunto y aquí va mi humilde e incómoda opinión sobre lo que es politiquería barata.

Entendemos que es politiquería barata aquellas acciones de la política que carecen de legitimidad, que están motivadas por sentimientos de ambición, odio y de rencor; politiquería barata son aquellas decisiones en la política que se hacen pensando en el beneficio personal, de grupo o de familia; politiquería barata es la que se hace atropellando los principios de libertad y democracia; politiquería barata es la que somete a las bases de los partidos o al pueblo, a las decisiones de caciques; politiquería barata es pensar que por llevar determinado apellido (quemado en la política) los convierte en buenos políticos.

La politiquería barata solo engaña a tontos, aunque algunos se hacen los tontos solo para ver que provecho sacan; es muy fácil de identificar ese tipo de política, es la política que apesta a más de lo mismo, es la política que se hace entorno a la dadiva. La politiquería barata es mucho más notoria cuando en quien la practica existen abismales diferencias entre lo que dice y entre lo que hace, quedando expuesto la falta de principios, de ideología y de valores.

La politiquería barata, aunque usted no lo crea, tiene seguidores, no tantos como los seguidores de las verdaderas causas justas, pero, aun así, la politiquería barata tiene buen número de seguidores; son esos que reclutan con la promesa de un empleo dentro de gobierno, con la promesa de una candidatura o con la promesa de impunidad; la mayoría de las veces no se le cumple nada de lo prometido a los reclutados, pero no hay de que asombrarse, estamos hablando de “politiquería barata”.

La politiquería barata carece totalmente de principios, es una política donde el fin justifica los medios, no hay espacio para la vergüenza dentro de la politiquería barata. En este tipo de política, no existe la lealtad, por mucho que diga un político barato (aquel que practica la politiquería barata) que pertenece a un movimiento o a un partido, a la primera que no se le cumpla con lo que pide (candidaturas, recurso, cargos públicos etc.) amenaza con irse.

Imagínese usted, a alguien que diga que forma parte de un movimiento social y político, de principios democráticos, el cual busca terminar con los malos vicios de la política, pero que, en lugar de hacer honor a los principios del movimiento al que dice pertenecer y buscar una verdadera transformación, lo que impulsa es una búsqueda del poder para hacer del gobierno un departamento de recursos humanos para la familia y amigos, y así garantizar varias generaciones de familiares “pseudopolíticos”; eso, estimado lector, es politiquería barata. Demos otro ejemplo: supongamos que alguien peca de egocéntrico, esta cegado de ambición y se dice el mero mero de la 4T en el Estado, ese alguien dice ser interlocutor del Presidente de la República, pero solo utiliza esa mascara para pasársela haciendo campaña adelantada y peor aún, con recursos públicos; se valen del disfraz y la percepción para engañar a quien se deje engañar, eso también, amable lector, es indicativo de una politiquería barata, es más que digo barata, más bien es politiquería corriente y baratísima. ¿Quiere otro ejemplo de politiquería barata?

¿Por qué es importante identificar lo que es la politiquería barata? Simplemente para no caer en más de lo mismo. La politiquería barata es la culpable de que la política en general sea mal vista por la ciudadanía; esa política es la que nos ha llevado al bache en el que aún nos encontramos; es la politiquería barata de la que se alimenta el “elefante reumático” que recibimos como país en el 2018.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ