La paranoia de la oposición

La paranoia de la oposición

Al término de la Revolución Mexicana nuestro país inició un proceso de democratización de la vida pública y política, desde aquellos tiempos fuimos gobernados por gobiernos emanados del Revolucionario Institucional, la alternancia a un gobierno de derecha la vimos con el triunfo de Vicente Fox Quezada, emanado del Acción Nacional y cuyo poder sostuvo durante un periodo más en manos de Felipe Calderón Hinojosa. Lo que los mexicanos vivimos fue una simulación en la alternancia del poder, pues estos gobiernos panistas solamente dieron continuidad al proyecto de implementar políticas neoliberales que surgieron en el Gobierno de la Madrid, lo público comenzó a desgastarse, los servicios de salud cada vez con más carencias y necesidades, las instituciones energéticas cada vez más obsoletas, la intención de privatizar todo se fortaleció con estos dos gobiernos emanados del PAN.

Durante esos años surgía con mayor fuerza la figura de la oposición (pensamiento de izquierda) representado por Andrés Manuel López Obrador, quien en aquellos tiempos fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal, una de las figuras políticas más importantes después del Presidente de la República. El discurso mediante el cual sostenía que nuestro país era gobernado por una banda de corruptos, a quienes llamó la mafia del poder, y cuyas intenciones era entregar los recursos naturales, destrozar las instituciones hasta dejarlas obsoletas e inservibles para abrir el paso a la privatización de todas las empresas paraestatales para obtener jugosos negocios y por ende grandes riquezas, lo llevó a ser el centro de ataques mediáticos y políticos con el objetivo de destruir su imagen pública y deslegitimarlo ante la ciudadanía, frenar su crecimiento y acabarlo políticamente, el resultado fue lo contrario.

Durante esta campaña los adjetivos no faltaron: “loco”, “enfermo de poder”, “paranoico”, “chairo” y otra cantidad de calificativos que arrojaban cada vez que denunciaba algún acto de corrupción o alguna incongruencia de los presidentes en turno, la estrategia falló debido a la falta de pruebas en su contra, ni el intento de desafuero durante su mandato como Jefe de Gobierno pudo demostrar que cometiera algún acto de corrupción, terminaron fortaleciendo su imagen ante la falta de pruebas y años después, en el 2018, les arrebató el poder en las urnas de forma histórica, dejó a los partidos más fuertes, organizados y poderosos del país (PRI-PAN) en la lona electoral, con nula credibilidad y con el respaldo únicamente de sus militantes.

Todos esperaban que esto sirviera de experiencia y estos partidos políticos buscaran reestructurarse, organizarse e incluso mantener una postura como oposición basada en el análisis y por ende arrojando como resultado una propuesta paralela de gobierno ante las políticas propuestas del ahora presidente del proyecto que representa la cuarta transformación. Sin embargo, la oposición representada por estas fuerzas políticas optó por convertirse en todo aquello de lo que señalaban y acusaban al ahora Presidente cuando fue oposición.

La paranoia se ha convertido en la bandera de militantes, seguidores, periodistas y medios de comunicación afines, así como de actores políticos de la ahora oposición que ante los ojos de los ciudadanos se han convertido en una voraz oposición, cuyo único objetivo es el de deslegitimar y manchar al presidente con cualquier acusación por más incoherente que pudiera ser el señalamiento. Acusan al presidente de destruir las instituciones que durante años sirvieron para enriquecer a unos cuantos, lo señalan de querer destruir al país, de entregar los recursos energéticos al sector privado cuando fueron ellos los que propusieron sin discutir y aprobaron una reforma energética que pone en charola de plata nuestros recursos; lo acusan de querer manipular la mente de los ciudadanos por buscar difundir una cartilla cuyo contenido es la moral que se ha ido perdiendo en nuestra sociedad y que tanto necesitamos; advierten sin argumentos una recesión económica sin señalar que para toda administración federal existen pero que los bancos desmienten y respaldan un proyecto económico; señalan aumentos en los precios de la gasolina, el gas y la luz cuando estos se han mantenido y al mismo tiempo se reportan ganancias después de años en PEMEX y CFE.

El país fue saqueado por los gobiernos priístas y panistas, la crisis se vive desde lo municipal hasta lo federal, poco a poco se van sentando las bases de un cambio y quienes no compaginan con el proyecto de nación no han logrado convertirse en una oposición seria, la paranoia no se los ha permitido, de continuar así deberán acostumbrarse a las derrotas electorales.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ