¿Homicidio en auge?

¿Homicidio en auge?

Mal andamos en el mundo, una nota de Europa Press, hoy lunes, 08 julio de 2019, además de ser elocuente, ofrece un fuerte, muy fuerte, llamado de atención a Estados y ciudadanos, a nosotros, todos, para convocar a reflexionar sobre los datos y el significado de que en 2017 se hayan registrado, 464 mil víctimas mortales de homicidio en todo el mundo, “superando con creces las 89 mil que murieron en los conflictos armados en el mismo periodo”. Acercarse al medio millón en este rubro, no será ningún record, sino una exhibición de la brutalidad humana que, desatada, airada, ofendida, premeditada, arrojó casi medio millón de seres humanos, muertos. De lo que se sabe, hasta hoy, ¿se puede tener la seguridad de que en los homicidios perpetrados hubo pensamiento, valoración, pasión, ira, error, de por medio o qué se yo, cuántas cosas hasta institucionales se activan para morir, o al final la gente muere sólo por muerte natural? No había de otra, pues.

El “asesinato como una de las bellas artes”, frase o título, por sí sólo, integra, “convoca”a una muy numerosa comunidad de asesinos y personas, quienes con o sin permiso; o licencia para matar, lo hacen cuando así lo requiera la eventualidad y la institución u organización a la que pertenezcan, les da esa “libertad” o la concede y regula, bajo sus reglas. Con todo, hasta por la libre, son una gran cantidad de víctimas mortales las que fallecieron por homicidio en 2017. Premeditación, alevosía, ventaja, lo que usted quiera; algo falla en la cultura del mundo que aún no alcanza a generalizar entre los seres humanos, nosotros, el respeto a los otros seres humanos. Lo institucional no sale bien librado ante semejante cifra de homicidios cometidos por debilidad, descuido, miedo al momento de entrar en acción, “honorabilidad”propia, etc.

La cotidianidad es otro elemento, con resultados positivos o negativos respecto al asesinato, ¿cuántos asesinatos se cometen al día en la TELE? La respuesta sería sencilla, si es entretenimiento, ninguno. Quienes mueren, se supone, son actores, cuya actuación eventualmente puede incluir, el morir, según el libreto o guión, y morirá tantas veces como Usted vea la repetición, sobre todo, si grabó el capítulo, el episodio, mientras el actor disfruta su café o tarde libre.

Tan acostumbrados estamos a las representaciones que se nos olvida, que eso son. Vaya Usted a misa, en su vicaria, su parroquia, templo, las representaciones las lleva en su mente y además están allí, son parte suya, como los ornamentos y un templo arreglado para eso, según la capacidad económica de los fieles, quienes pueden aderezar su prestigio con donaciones, no al espíritu divino, sino al templo y sean efímeras o no; flores o donativos para cambiar la campana, renovarla, etc. En los templos, además, hay misas normales, nupciales o responsos y misas de Requiem, o bien, nupciales. La Iglesia quiere que estar en ti, por eso el nombre de fieles; a quienes se llama y convoca. Ponga atención hasta cómo tocan las campanas y sabrá, si va a oficiar el Obispo Noriega o lo hará un clérigo común; siga con atención todos los rituales, algunos hasta requieren cantos, etc. Con todo, no olvide Usted, la religión y las misas, antes que importadas, llegaron con la conquista para disputar el dominio imaginario espiritual, local, fuera el de los aztecas, el de los tepehuanos, el de los mijes, etc. Los Huicholes que andan en la ciudad son un repertorio de cultura que insisten en divulgar, ¿para vivir mejor en sus tierras? Representan y son una cultura negada a morir y luchan por vivir en estas tierras.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ