Migración, desplazamiento y educación en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Migración, desplazamiento y educación en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ha emitido un interesante informe de seguimiento a la Educación en el Mundo denominado: Migración, desplazamiento y educación, construyendo puentes, no muros, que de acuerdo con la Declaración de Incheon y el Marco de Acción para la Educación 2030, tiene como propósito constituirse como un mecanismo de seguimiento y presentación de informes sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en específico con el principio número 4, referido a la educación de calidad. En esta tesitura, se reconoce que la migración es una expresión de la aspiración humana a la seguridad, la dignidad y un futuro mejor, pero también, constituye una fuente de divisiones dentro de los estados y sociedades y, entre ellos. De igual forma, se establece que tanto la migración como el desplazamiento, pueden incidir en la educación, según la UNESCO, al necesitar sistemas adaptados a las necesidades de quienes migran y de quienes se quedan y, también de los educandos de familias migrantes que no hablan el idioma de enseñanza en su hogar. La UNESCO sentencia que la educación puede influir de igual manera, en las migraciones y desplazamientos y que constituye uno de los principales motivos para que una persona decida migrar, por lo que la educación es fundamental para que los ciudadanos adquieran un entendimiento crítico, para promover la cohesión social y combatir los prejuicios, los estereotipos y la discriminación. En la edición 2019 del citado informe, se establece que una de cada ocho personas es un migrante interno, que vive fuera del lugar donde nació y que una de cada treinta personas son migrantes internacionales. En el mismo sentido, la UNESCO señala que una de cada 80 personas se ha visto desplazada por conflictos o catástrofes naturales y de ellas, nueve de cada diez, viven en países de ingresos bajos y medios. Tristemente hay relatos que conmueven tratándose de la migración, como la reciente postal de un padre de familia y su hija de casi dos años, muertos al tratar de cruzar el Río Bravo para entregarse a las autoridades migratorias de Estados Unidos, ambos de El Salvador y que anhelaban en principio, una vida mejor que nunca lograron; así, la UNESCO afirma que las personas dicen adiós a sus familias en estaciones de tren, parten a trabajar en fábricas o minas en ciudades y países remotos, y prometen regresar; se habla de caravanas de personas que huyen de las persecuciones, dejando atrás sus casas incendiadas o de aquellos que ofertan su poco patrimonio para poder abordar un barco y llegar a un lugar nuevo. Sin duda, la migración duele y de muchas formas, sobre todo ahora que hay ausencia de solidaridad, de apoyo, de humanidad y fraternidad. El multicitado organismo internacional, reconoce que aunque existe una responsabilidad compartida respecto a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la migración y el desplazamiento representan reacciones contrarias en la sociedad actual, explotada a su vez, por oportunistas que consideran benéfico construir muros y no puentes. Lo anterior, es donde la UNESCO considera que la educación juega un papel fundamental tomando como punto de partida la Declaración Universal de los Derechos Humanos pues se puede favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos y religiosos. En conclusión, el Informe en comento, ve a la migración y al desplazamiento como una oportunidad que enfrentan los maestros y los administradores de la educación debido a la diversidad en las aulas, patios de recreo, comunidades, mercados laborales y sociedades. Así las cosas, en el concierto internacional se opina que los sistemas educativos en el ámbito global, deben estar unidos para lograr el objetivo 4 que ya mencionamos y, lograr una educación inclusiva, equitativa y de calidad, que promueva oportunidades de aprendizaje durante toda la vida, para todos y sin dejar a nadie atrás, para lo cual, todos los sistemas educativos deben adaptarse a las distintas necesidades con independencia del origen y procedencia de las personas y, responder a la necesidad de resiliencia, de migración y de desplazamiento. Sin duda, existe un amplio trecho en la materia y, al igual que los demás objetivos de desarrollo sostenible, el 2030 se ve muy corto para su cumplimiento sobre todo cuando los tomadores de decisiones no están enterados o capacitados para adoptarlos, medirlos y operarlos. Siendo Zacatecas un estado migrante, ¿Estará capacitado para adoptar los criterios emanados de la UNESCO? Usted, ya tiene la respuesta. ■

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ