El artista Juan Manuel de la Rosa recibirá un reconocimiento en escuela de Villa de Cos

El artista Juan Manuel de la Rosa recibirá un reconocimiento en escuela de Villa de Cos
Juan Manuel de la Rosa con el director del IZC, Alfonso Vázquez Sosa ■ FOTO: CORTESÍA GODEZAC

■ Es posible que asista como invitada su compañera de vida, la actriz Diana Bracho

 

Irse y volver ofrece la posibilidad de la retroalimentación entre la nostalgia y el impacto del hallazgo de conocimiento. Lo entrañable del hogar, y la búsqueda de la trascendencia de lo personal y doméstico, a lo universal. Juan Manuel de la Rosa habla en su discurso de esos viajes no solamente físicos sino los que ofrecen también otros mundos, visiones y experiencias a través de la lectura.
Esa “Diáspora personal” a la que ha aludido en una de sus exposiciones, se ha patentizado también en Sierra Hermosa, su lugar de nacimiento mediante proyectos culturales de los que ya se han apropiado sus habitantes.

“Esta manera de hacer cultura, no con recursos sino con imaginación y con amor en un pequeña comunidad, haciendo cosas notables”, ha llamado la atención también en la cabecera municipal de la demarcación.

De esta manera, la labor de Juan Manuel de la Rosa no sólo como artista plástico sino como promotor del arte, la ciencia y la cultura será reconocida el próximo 25 de junio otorgándole su nombre a la biblioteca de la Escuela Primaria “Francisco García Salinas”, de Villa de Cos.

El evento fue promovido por Humberto Mayorga Téllez, quien a la par de ser director de la institución es colaborador de La Guadra, suplemento cultural de La Jornada Zacatecas.
“Uno tiene que irse de su tierra por muchas razones, primero por las sequías en mi zona (…) la gente tiene que irse…”. Pero comúnmente vuelve como él tras aprender por ejemplo, hace alrededor de 25 años, el trabajo en proyectos culturales en Colombia.

Juan Manuel de la Rosa narra que fue invitado por el presidente Belisario Betancur a participar en un proyecto de reinserción social que luego constituyó una forma “de dejar atrás una etapa muy oscura” en el país sudamericano, auxiliándose del libro y la recuperación de los oficios, la educación y la ciencia.

Ese modelo y otro de origen noruego, denominado Campesinos ilustrados, que también implicaba la recuperación de oficios, “intentamos hacerlo –en Sierra Hermosa- y ha tenido mucha aceptación porque la gente participa; se hace gracias a ellos”.

En el año 2000 de la mano del extinto poeta y promotor cultural Alejandro Aura, quien otorgó “un pie de cría” de 200 libros, surgió un club de lectura y luego una biblioteca que actualmente suma entre 8 a 10 mil ejemplares.

Sólo su sección infantil refiere los 3 mil, superando a la Biblioteca Ricardo Garibay, de Pachuca, Hidalgo, que cuenta con un acervo de 800 libros para niñas y niños.

De la Rosa recuerda en la conversación, el caso de un niño que se inició en la lectura con un libro infantil de anatomía, que definió finalmente su vocación.

Hay ahora entre 10 y 15 profesionistas en su comunidad quienes quizás en otra circunstancia reflexiona, “hubieran tenido un destino muy triste”, cruzar el rio exponiendo su vida buscando llegar a los Estados Unidos o embarazarse a los 14 o 15 años.

“Yo no digo que por el club de lectura, sino que el libro les ha propiciado la visión de un mundo distinto. Saben que hay otra cosa, saben que hay una universidad, saben que hay cine, teatro, danza; que hay actividades culturales que permiten que la vida sea menos atroz, menos miserable”.

Sí, en esa pequeña comunidad ubicada en el desierto, tras del club de lectura y la biblioteca se fundaron otros medios de saberlo: un taller textil “en el que algunas mujeres han rescatado un lugar digno en el mundo a través del aprendizaje de un oficio”, y el Museo Comunitario de Arte, de Sierra Hermosa, al que han aportado obras Manuel Felguérez, Ismael Guardado, Rafael Coronel y el colombiano Santiago Cárdenas, entre otros destacados artistas plásticos y visuales.

Han desfilado en diferentes eventos organizados en torno a estos proyectos culturales, incluido un festival en el que participa los habitantes, personajes del arte y la cultura nacional, y aun se han llevado al lugar ensambles sinfónicos y otras expresiones musicales diversas.

A la Escuela Primaria “Francisco García Salinas” donde se develará la placa de la Biblioteca “Juan Manuel de la Rosa”, va dice, “no por vanagloria o ego, sino para que pase algo, que se hable de cultura, del libro; que suceda algo en un lugar donde estamos muy aislados (…) me invitan a un acto que tiene que ver con la cultura y por eso acepté, porque seguramente algún grupo de los niños de la escuela prepararon algo”.

Ocurrirá ese día por lo pronto, que de los muros de la biblioteca colgarán obras de la colección del museo de arte de la comunidad que se prestarán para que los niños y niñas “puedan convivir con el arte”.

Y desde la Galería Arroyo de la Plata se facilitarán por un tiempo, obras para patentizar la tradición de los grandes pintores que ha caracterizado a Zacatecas, “y que evoco con mucha gratitud y cariño”, dice aludiendo al recientemente fallecido Rafael Coronel.

Otra vez el tema de los necesarios éxodos vuelve a aparecer en su discurso para apuntar que los grandes de Zacatecas se han hecho en la lejanía; comienza su recuento con los oriundos de Villa de Cos.

El historiador Elías Amador; el pintor fundador de la Escuela de Artes Plásticas de Aguascalientes, Severo Amador; el también pintor Rubén Herrera, quien hizo carrera en Italia por 25 años y que se ha considerado nativo del estado de Coahuila, donde murió.

Con entusiasmo habla de Soledad González “Cholita González”, secretaria de Francisco I. Madero, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, quien “tuvo alrededor de 40 años un enorme poder en la política mexicana”. Se agrega a la lista a Graciela Amador “Gachita Amador”, compañera de vida de David Alfaro Siqueiros, editora de El Machete, cuentista, corridista, actriz y titiritera.

“Hago énfasis, todos han crecido fuera, la gran cultura zacatecana se ha hecho a la distancia y de la añoranza (…) En Zacatecas eso ha pasado con la cultura. Yo no recuerdo una obra de primer nivel, literaria, y con esto no excluyo a nadie, simplemente me gustaría que estos autores fueran publicados fuera y crecieran. Hay que enfrentar la vida, Zacatecas es un espacio, es casi una placenta muy cómoda, pero hay que salir de ese barranca para poder ver que el mundo es de otra manera, que hay horizontes más amplios, que la vida es distinta y que fluye de otro modo…”.

Aquí recuerda a Pedro Coronel, Rafael Coronel, Manuel Felguérez, Julio Ruelas, Amparo Dávila, entre otros. “Y ahora hay muchos jóvenes ya graduados. Al final la cultura es importante para todos, haga uno lo que haga, sea quien sea uno, dedíquese a lo que se dedique, nosotros queremos que nuestros hijos sean mejores y para eso está la educación, la cultura y la ciencia”.

El acto de reconocimiento a Juan Manuel de la Rosa se iniciará a las 11:30 de la mañana del 25 de junio. Es posible, dijo el artista plástico, que le acompañe como invitada su compañera de vida, la actriz Diana Bracho, quien en otras ocasiones ha colaborado en proyectos culturales en Sierra Hermosa.

Se espera asimismo la presencia del presidente municipal de la demarcación, Noé Torres Maldonado; el director del Instituto Zacatecano de Cultura, Alfonso Vázquez Sosa; la secretaria de Educación de Zacatecas, Gema Mercado Sánchez; y el coordinador general de Bibliotecas, Luis Hugo Núñez Maldonado, entre otros funcionarios.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ