Zacatecas rinde homenaje al artista plástico Rafael Coronel Arroyo

Zacatecas rinde homenaje al artista plástico Rafael Coronel Arroyo
El cortejo fúnebre recorrió el Centro Histórico ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Sus restos fueron trasladados a la entidad y depositados en el museo que lleva su nombre

■ Sus cenizas se sumaron a sus colecciones de arte popular, prehispánico, mexicano, y obra propia que se encuentran en el ex Convento de San Francisco

 

Juan Rafael Coronel Rivera agradeció al gobierno y pueblo de Zacatecas por “el cariño que le tienen a Rafael”, su padre. El artista visual murió en su lugar de residencia, Cuernavaca, Morelos, el pasado 7 de mayo pero sus restos fueron trasladados ayer a la entidad y depositados en el museo que lleva su nombre y que fuera inaugurado por él en 1990, donde permanecerán.

El hijo de Rafael Coronel Arroyo y Ruth Rivera Marín, hija de Diego Rivera, dijo a la salida del homenaje que se le rindió al pintor, dibujante, grabador y escultor en el Antiguo Templo de San Francisco, que para el artista “este era el lugar más importante en su vida, por eso todo su legado lo dejó a su museo”.

Subrayó este caso y los demás museos con que cuenta la capital de estado como importantes para el Gobierno de Zacatecas, de quien dijo, “entiende muy bien que la cultura es el pilar más importante del estado”.

Sobre los proyectos inconclusos que dejó Rafael Coronel para este espacio, agregó que “poco a poco el gobierno los irá desarrollando y los irán sabiendo a su debido tiempo”.

Crónica de retorno
Los restos mortales del artista Rafael Coronel Arroyo se sumaron así, a sus colecciones de arte popular, prehispánico, mexicano, y obra propia que se encuentran en el museo que tiene como sede al ex Convento de San Francisco, creado para honrar su trabajo y nombre.

El homenaje colectivo al pintor nacido en la ciudad de Zacatecas el 24 de octubre de 1931 tuvo como punto de partida la que fuera su casa paterna, el número 109 de la calle Ignacio Allende en el Centro Histórico, donde fue leída a voz del cronista del estado, una semblanza titulada justo, “Regreso a la casa natal”.

Al lugar arribó el gobernador Alejandro Tello Cristerna, su esposa y autoridades culturales y militares, para recibir a los familiares del maestro, encabezados por su único hijo, Juan Coronel.

Desde allí las cenizas de Rafael Coronel, depositadas en una urna de mármol recorrieron las calles sinuosas de Zacatecas en un contingente que abrió la Banda Sinfónica del Estado.

La carroza, y detrás de ella los deudos directos y autoridades, fue flanqueada en las banquetas, por escolares y pobladores.

A su llegada al Museo Rafael Coronel, luego de una escala en la Catedral Basílica para recibir bendiciones del obispo Raúl Sigifredo Noriega Barceló, y tras su ingreso a la nave principal del ex Convento de San Francisco, los restos fueron recibidos entre aplausos por integrantes de la comunidad artística, cultural, académica, y funcionarios de los diferentes órdenes y niveles de gobierno, quienes encabezados por Tello Cristerna y Juan Coronel realizaron guardias de honor a la urna.

Talentoso y generoso
A nombre de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, el subsecretario de Desarrollo Cultural, Edgar San Juan, dijo que Coronel Arroyo “aun siendo familiar de Diego Rivera decidió alejarse del muralismo y dotar de significado místico a la figura humana”.

Habló de su inspiración en las culturas originarias de México mediante la que propuso “una nueva forma de entender el mundo (…) retratando a los marginados, a los pobres y los desposeídos”, mostrando a la humanidad tal como es.

Lo destacó como uno de los más grandes creadores mexicanos del siglo 20 y celebró su contribución al patrimonio histórico y cultural del país aludiendo otra vez al museo mediante el que rindió un tributo dijo, a cientos de artistas y artesanos del mundo.

El funcionario habló de honrar su memoria mediante el compromiso de “trabajar por asegurarle a cada mexicano sus derechos culturales” y la responsabilidad de acercarle las oportunidades para que encuentre en el arte una forma de inspiración.

Dijo que Rafael Coronel deja ejemplo a las próximas generaciones de artistas de que el talento y el trabajo incansable es la ruta para inmortalizarse en obras que vivirán eternamente recorriendo el mundo para mostrar la capacidad de los mexicanos de crear belleza y significado.

En su intervención, Alejandro Tello Cristerna habló del fin de una era marcada por la muerte del artista al que se refirió como un hombre sencillo y generoso; ilustre exponente del nuevo expresionismo mexicano.

Se refirió a los múltiples premios nacionales e internacionales recibidos por el pintor desde 1974, y a su condición de único artista vivo que expuso cuatro veces en Palacio de Bellas Artes.

Sobre su sello, la obsesión por las máscaras, tanto en su obra como en su colección, dijo que formaban parte de su búsqueda “por comprender la relación entre la esencia y la apariencia”, un tema universal compartido con otros creadores.

El mandatario volvió a referirse como hizo también el director del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), Alfonso Vázquez Sosa, y el director del Museo Rafael Coronel, al acervo de este recinto, y la generosidad para depositarlo en Zacatecas destacando la labor del también escultor como coleccionista y promotor cultural, para luego ratificar “nuestro compromiso por continuar con dicha tarea a favor de su legado”; un acervo que dijo, fue convenido con él en vida a través del IZC.

Cerró su discurso dirigiéndose a la familia de Coronel Arroyo con un mensaje de agradecimiento.

Alfonso Vázquez Sosa añadió al tema del museo que con el acto de homenaje luctuoso realizado ayer se iniciarán una serie de actividades para dar seguimiento a los proyectos del maestro y concretar los acuerdos establecidos con él para garantizar la difusión y acceso a su obra y colecciones.

La parte anecdótica del homenaje fue expuesta a través de un diálogo entre “Don Fede” y “Rafail”, como se llamaban entre sí, Rafael Coronel y Federico Sescosse Lejeune, por el director del museo, Miguel Ángel Castorena.

Trajo a la memoria una historia de coincidencias afortunadas protagonizada por los dos personajes que definieron desde 1987 que la casa para la colección del artista sería el antiguo Convento de San Francisco y no el Ex Templo San Agustín.

“El maestro llegó, vio esto todavía prácticamente una ruina, pero le gustó mucho…además mencionó que el espíritu franciscano iba más con su razón de ser”.

Así luego de muchos trabajos dijo, y del acuerdo también con su hijo Juan, quien lo selló donando una colección de dibujos de su abuelo Diego que ahora constituyen la sala Ruth Rivera, el Museo Rafael Coronel fue abierto en 1990.

En su voz, otra vez sonaron bajo la bóveda del recinto dos palabras asociadas a la descripción del artista, “talento y generosidad”, antes las había pronunciado el subsecretario de Cultura, Esteban San Juan.

Sobre esta última característica, Miguel Ángel Castorena dijo que fue poco conocida debido a que Coronel Arroyo ponía siempre como condición para apoyar alguna causa que no se supiera y palabras mágicas para que así se cumpliera: “le cae al que diga”.

“Gracias a eso el maestro pudo pasar inadvertido en muchos momentos, tal era su humildad en ese sentido”.

El director del Museo Rafael Coronel reiteró que el mejor medio para rendirle homenaje es darle continuidad a sus proyectos; su último mensaje para él fue, “¡Maestro, está en su casa!”.

Proyectos inconclusos
En entrevista posterior el gobernador dijo que entre otros proyectos para el Museo Rafael Coronel que se hablaron con el artista antes de su muerte está la modernización de su museografía, y adelantó que probablemente se iniciará una segunda etapa para albergar más piezas.

Precisó que logró concretarse hace dos años un convenio con Coronel sobre el acervo, luego de realizarse un avaluó que dijo puede precisarse con las autoridades de Cultura, pero recordó en el orden de los 180 millones de pesos, una cantidad que le informó el mandatario, era difícil de cubrir por el gobierno y sobre la que aún no se entera algún pago.

No obstante la actitud de Rafael Coronel fue dejar la colección en comodato. “Ahí es donde yo hablo de la generosidad de Rafael Coronel”.
El pintor quería asimismo que un grupo de alrededor de 500 máscaras que le mostró al mandatario se trasladaran a Sombrerete para allí mostrarse.

Tello Cristerna mencionó que estos temas se trataran con Juan Coronel en el momento oportuno, pero observó, “no podemos permitir ni ustedes ni yo que esto que es referente de Zacatecas en México y el mundo se vaya de aquí”.

“Es un comodato en donde sí hay un contrato firmado, en donde yo estoy seguro que se honrará por parte de la familia, y de nuestra parte, hacer el intento rápidamente de empezar a hacer pagos paulatinamente”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ