Necesario, actualizar el municipio

Necesario, actualizar el municipio

A500 años de que en la Villa Rica de la Vera Cruz, hoy Veracruz de Ignacio de la Llave, se instaurara en la Nueva España el primer ayuntamiento, órgano de gobierno y administración del municipio, este enfrenta fuertes desafíos, principalmente por el crecimiento desmedido de las ciudades.

Esto ha traído graves problemas como la proliferación de barrios pobres, condiciones de vida insalubres, zonas de riesgo, hacinamientos, inseguridad, problemas de tenencia de vivienda o de la tierra, delincuencia y mayor desigualdad económica y social, todo esto resultado del crecimiento desordenado, vicio existente desde la época de la Colonia pero agravado durante el pasado y actual siglo por la elevada densidad demográfica.

El Estado mexicano se divide de manera territorial mediante la distribución de competencias en las administraciones federal, estatal y municipal, siendo el municipio la célula de organización política más cercana a la población y ámbito en el que se establecen las relaciones sociales y se fijan obligaciones y responsabilidades para la convivencia armónica y la satisfacción de las necesidades humanas más inmediatas e imprescindibles de la población.

Así, el municipio es la base de nuestro federalismo, por lo que es necesario darle mayor énfasis al fortalecimiento y desarrollo jurídico, político y democrático, con el propósito de buscar mejoras sustanciales no solo para la gobernanza, sino para el bienestar de los habitantes
Transcurridos cinco siglos de historia del ayuntamiento es impostergable reflexionar sobre la necesidad de optimizarlo, especialmente porque en los últimos años los problemas se han acrecentado en algunos municipios del país hasta el punto de la ingobernabilidad.

Aun en el análisis más somero, la historia nos señala retrasos y omisiones. Por ejemplo, poco se ha hecho para formar ciudadanos críticos y propositivos, capaces de promover el desarrollo de sus municipios, cuya dependencia económica de los gobiernos estatal y federal es cada vez mayor.

Comúnmente la gestión de los ayuntamientos se asocia a los intereses de grupos de poder económico y político. Entre otros vicios, esto genera burocracias excesivas que se renuevan cada tres años, lo que impide el desarrollo de servidores públicos capaces, con experiencia y formación técnica necesaria para eficientar la administración.

La escasa recaudación fiscal no favorece las finanzas públicas, lo cual impide la realización de proyectos de mediano y largo plazo para impulsar el desarrollo local y regional. Aunado a este déficit, la elaboración de ordenamientos municipales es pobre e inadecuada, lo que limita la gobernabilidad y propicia vulnerabilidad en términos económicos, sociales y políticos.

En años recientes el control territorial se ha complicado en extremo en algunas demarcaciones y consecuentemente se han menoscabado la seguridad humana, la preservación de los derechos humanos y la seguridad pública, hechos que por sí solos quebrantan la vida pacífica en las comunidades, trastornando al mismo tiempo actividades sociales, económicas y políticas.

En términos generales, esta situación prevalece, en mayor o menor grado, en muchos municipios mexicanos, incluso en algunos de Zacatecas. No obstante, y a pesar de dificultades económicas, el Gobierno del Estado dialoga permanentemente con esas demarcaciones para enfrentar conjuntamente la diversa y compleja problemática, mediante propuestas, cooperación mutua y la concurrencia y mezcla de recursos económicos.

A pesar de todo, el municipio mexicano es la base de nuestro federalismo; es la célula de organización política y administrativa más cercana a la población, pero no por su antigüedad es intocable o incorregible; todo lo contrario. El federalismo, como opera hoy, está mal entendido, y por tanto debe ser corregible y mejorable.

Hoy la tarea de los municipios es superar el déficit democrático y recuperar la confianza ciudadana en las instituciones, porque solo así podremos elevar las capacidades institucionales y transitar hacia esquemas de desarrollo regional y territorial colaborativo y en corresponsabilidad con la ciudadanía.

La actual coyuntura nacional, en la que el Gobierno de México exacerba el centralismo presupuestario y reduce apoyos económicos, exige que desde toda la República los ciudadanos unan sus voces y pugnen, junto con sus gobiernos y representantes en el Poder Legislativo, por un sistema que, en vez de restar dinamismo a los estados, lo favorezca.

El federalismo debe ser unidad y fortaleza, camino para impulsar la transformación y avance de la nación, y el Gobierno de la República tiene que respetar la soberanía de todas las entidades federativas y privilegiar una coordinación que impulse el desarrollo económico en todas las entidades y municipios del país, según sus vocaciones, necesidades y tradiciones. ■

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ