■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Fondo minero

■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Fondo minero

Lo que no se ha dicho.

Mucho se ha hablado de la CONTROVERSIA CONSTITUCIONAL ejercida por el gobierno de Zacatecas ante la Suprema Corte de Justicia en protesta por la suspensión – que no es del todo real – del FONDO MINERO.

Y es que Alejandro Tello, Gobernador del estado, se creció con el reciente dictamen de la Suprema Corte, donde se le da luz verde sobre el cobro del otro GRAN IMPUESTO el IMPUESTO ECOLOGICO, y ahora piensa que es fácil volver a ganar la jugada para que el FONDO MINERO – otro impuesto – siga, como – endenantes como diría el paisano – utilizándose en forma total y absolutamente discrecional por el Gobierno Local bajo la supervisión de las propias compañías mineras que en muchos de los casos son las que aplicaban los recursos siguiendo – claro – sus propios intereses y dejándole las migajas a los municipios severamente afectados por la minería antiecológica como es la que se realiza en nuestro país con la venia de las autoridades – DE TODAS, LAS LOCALES Y LAS FEDERALES –

Después de un debate intenso en los medios de comunicación tanto locales como nacionales, existen algunas cosas que bien vale la pena recordar y que no se han dicho, o no lo suficiente.

No nos olvidemos para comenzar – a recordar – que fue Salinas de Gortari quien abrió las puertas de par en par a las empresas mineras tanto nacionales como internacionales para que hicieran y deshicieran a su antojo en este país que según el chaparrito pelón pero sin lentes, de esa manera entraría al primer mundo, y por lo tanto se realizaron las modificaciones a los códigos legales y a la constitución – que al fin eran tiempos del PRI con carro completo en ambas cámaras – y se permitió que los particulares tanto nacionales como extranjeros concesionaran las tierras donde podrían extraer minerales hasta por 5 pesos por año por hectárea y hasta por 20 años con posibilidades de renovación – previa mochada por supuesto –

En estas condiciones se concesiono hasta el 25% la cuarta parte del territorio nacional para que hicieran como lo hemos mencionado lo que les viniera en gana sin pensar en la ecología porque según nuestras autoridades neoliberales ello traería empleo – mal remunerado – pero empleo al fin de cuentas.

Y claro que cuando se trata de dar, hay que dar a manos llenas por lo que además se les ofreció extensiones fiscales por – según ellos – traer inversión, y prácticamente se les exento de contribuir a los de por si magros recursos de nuestra maltratada nación.

Así las cosas en los seis sexenios neoliberales que toleramos los sufridos mexicanos, estas compañías extrajeron el doble de lo que los españoles se llevaron durante la colonia – 3 siglos – a la madre patria solo en oro y en plata sin dejar a las arcas recaudatorias prácticamente nada.

Esas fueron las reglas que les obsequio el siempre dadivoso Salinas de Gortari.

Para entender bien a bien la magnitud del atraco en despoblado, recordemos que una persona física o moral, un empleado, usted o yo pagamos religiosamente alrededor del 35% de nuestros ingresos en forma de impuestos o contribuciones y otro 16% en cuanto al IVA es decir el impuesto para el consumo, lo cual en términos prácticos implica que la mitad de nuestros ingresos se va a parar a las arcas de la nación que tendría que regresarlo en bienes y servicios y en obra pública.

Pero no los magnates, ellos tienen deducciones y créditos fiscales, recuperación del IVA y otras trácalas que les general enormes beneficios en la forma de evasión fiscal, pues así las mineras que extrajeron y lo siguen haciendo riquezas enormes sin contribuir al fisco.

Es obvio que muchas voces se lanzaron en contra del abuso de las compañías que con grandes ganancias no podían ni siquiera invertir en las mínimas medidas de seguridad – como sucedió en Pasta de Conchos – porque simple y sencillamente no tienen llenadero – diría el clásico.

Cuando se discutió que hacer al respecto se trabajó en ambas cámaras decidiendo que se les cobrara el 7.5% de sus ingresos para conformar un impuesto que en teoría tendría que beneficiar a las comunidades dañadas, a los municipios y a los estados donde ejercían el saqueo – no puede llamársele de otra forma –

Cuando una persona física o moral, o una empresa tiene ganancias, en teoría el 35% de esas ganancias tendría que ser recuperado por el GOBIERNO FEDERAL – que es el que cobra los impuestos en la mayoría de las ocasiones – PARA QUE SEA EL GOBIERNO FEDERAL QUIEN REDISTRIBUYA ESOS INGRESOS CONFORME LO CONSIDERE PERTINENTE – PARA BIEN O PARA MAL – ese es otro asunto.

Pero en un inicio se sintieron soñados con la posibilidad de obtener un magro 7.5% que conformo el dichoso FONDO MINERO, ahora bien lo que no dicen en la discusión actual es como realmente se utilizó en FONDO MINERO en el pasado, y existe una clara evidencia QUE FUERON LAS PROPIAS COMPAÑIAS MINERAS LAS QUE definían en que se utilizaba, que una casa de salud, que una carretera de acceso a una mina etc. Lo que solo convenía a sus intereses, y cuando estaban de buenas le dejaban algo del recurso a los gobiernos municipales y estatales para que lo utilizaran, es decir LAS MIGAJAS.

Siempre sucede algo así cuando se da la posibilidad de UTILIZAR EN FORMA DISCRESIONAL UN RECURSO, el gobierno federal lo sabe y por eso decidió que simplemente ese magro recurso entrara a formar parte – como cualquier otro impuesto –DE LOS RECURSOS QUE MANEJA – mal o bien – LA SECRETARIA DE HACIENDA y no permitir el uso – pero sobre todo el abuso – que se daba insisto en forma discrecional y sin rendir cuentas a nadie.

El gobierno federal tendría que mandar al diablo cualquier reclamo y no solo quedar ahí sino incrementar el porcentaje a uno más cercano a lo que pagamos todos – o todos coludos o todos rabones – y claro ser transparente en cuanto al uso del recurso y estar abierto a los daños que la minería causa en los lugares donde devasta nuestras entrañas.

Tello ha tenido y tiene que recordarlo, actitudes ambivalentes con respecto a la minería y a las empresas mineras, cuando paso por el senado él fue parte de quienes impulsaron el que se les cobrara impuestos pero ya como gobernador las defendió – me refiero a las empresas mineras – de los reclamos legales a todas luces de los trabajadores mineros – o es que se le ha olvidado Salaverna – como un buen gobernante priista siempre está del lado de las empresas, de eso se trata el proyecto milpillas de hundir a los ejidatarios y darles una salida fácil a la cervecera y las mineras que utilizan el 80% del agua del subsuelo, por eso es la escases.

El impuesto ecológico tendrá que integrarse a los recursos que ingresen a las arcas del estado y utilizarse para lo que sea necesario en la ley de egresos que cada año se dictamina desde la legislatura, porque – seamos serios – ni con todo el dinero del mundo pagarían las mineras el desastre ecológico que ocasionan, así el fondo minero tendrá que llegar a las arcas de la nación y ser utilizado por ellas en consecuencia.

La polémica de Saúl no es más que la indicación que recibió de su hermano Ricardo y se hiso a un lado, ningún mérito de su parte, y DE LOS LIDERES SINDICALES CHARROS COMO PAVON SIEMPRE AL SERVICIO DE LOS DUEÑOS MEJOR NI HABLAR ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ