Hacen negocio con alumnos de la UAZ que “truenan” materias en Medicina

Hacen negocio con alumnos de la UAZ que “truenan” materias en Medicina
Unidad Académica de Medicina Humana ■ foto: miguel ángel núñez

■ Docentes denuncian prácticas corruptas en esta Unidad Académica; dirección lo niega

■ Jóvenes que reprueban, obligados a pagar mil 400 pesos por cursos de regularización, principalmente en Anatomía; acusan que no les entregan un recibo

■ Dirección de la Unidad asegura que esta práctica es legal y que el recurso se somete a la Ley de Contabilidad Gubernamental

 

Docentes de la Unidad Académica de Medicina Humana de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) denunciaron que la reprobación de alumnos, especialmente en la asignatura de Anatomía, se ha convertido en un negocio para los directivos, pues los jóvenes deben pagar mil 400 pesos para asistir a un curso de regularización.

Sin embargo, la dirección de la Unidad Académica aseguró que los cursos están legalmente constituidos por el Consejo de Unidad, máximo órgano de gobierno, por lo que las acusaciones son infundadas. Incluso puntualizó que el recurso que pagan los alumnos se somete a la Ley de Contabilidad Gubernamental. Es decir, se entera a Tesorería de la UAZ y ésta dispersa el recurso a los docentes que impartieron el curso.

La docente Patricia Aguilar Fuentes explicó que en los periodos vacacionales se realizan cursos intersemestrales a través de los cuales los alumnos pueden aprobar la materia reprobada y así continuar el programa académico sin algún adeudo de materias.

Sin embargo, “el problema es que estos cursos no están reglamentados y permite que los maestros que reprueban a sus alumnos pongan un costo para estos cursos y en cierta forma se les obliga a llevarlos para acreditar la materia”.

Refirió que la asignatura de Anatomía tiene un alto nivel de reprobación, pero “no se llevan a cabo actividades durante el semestre que permitan abatir el índice de reprobados. Esto pareciera una especie de negocio en el que se reprueba a los alumnos para después cobrarles cierta cantidad”.

También manifestó que hay evidencias de que ese recurso que se recauda no pasa por la institución, sino que es un maestro el que recibe el dinero y no se entrega a los alumnos un recibo oficial de la Universidad.

Aguilar Fuentes cuestionó además que los docentes que participan en los cursos “son los mismos que están dentro de la administración, en este caso el responsable del programa, William Ortiz, y el director Vicente Ortega. Entonces lo que pedimos es que reglamenten, entreguen un documento oficial a los estudiantes y que los costos sean acordes al tabulador que existe en la UAZ”.

La cantidad de alumnos que reprobaron, expuso Aguilar Fuentes, son casi 160, por lo que hay una recaudación de 224 mil pesos, motivo por el que exigió que la dirección demuestre que ese proceso sea transparente y que la comunidad conozca el destino de los recursos que ingresan a la institución.

Consideró que los cursos intersemestrales son una medida adecuada, porque permite mejorar los indicadores de eficiencia terminal, pero “es necesario que se reglamente cuánto van a cobrar, que sea acorde al tabulador universitario y no a discreción de los mismos maestros que hacen el curso”.

#Si yo estoy en un error, aceptaré públicamente que me equivoqué, pero se debe transparentar a dónde se va el dinero que entra con estos cursos y que el costo es adecuado. Solamente se trata que demuestren que es correcto lo que están haciendo de acuerdo a los lineamientos”, dijo Aguilar Fuentes.

Por su parte, Ernesto Alvarado Flores, delegado sindical en la Unidad Académica de Medicina extensión Fresnillo, informó que la práctica en que se incurre es de conflicto de intereses, porque los docentes que imparten una materia con alto grado de reprobación, de 85 por ciento, son quienes ofrecen e imparten el curso mencionado.

En el caso de Fresnillo, dijo que muchos de los alumnos de ese plantel se tienen que trasladar a Zacatecas, a pesar de que en ese municipio hay docentes para impartir los cursos, lo que muestra que se les está afectando en ese sentido.

Un estudiante que solicitó anonimato se pronunció al respecto y coincidió en que el problema reside en que el dinero que pagan los estudiantes no lo hacen a la Universidad, sino a los propios docentes.

Dijo que el índice de reprobación es muy alto y se están aprovechando para hacer ese cobro cuyo depósito no se hace a la Universidad, sino directamente a los maestros, en un cubículo, quienes anotan el pago en una lista.

Vicente Ortega Cisneros, director de la Unidad Académica de Medicina Humana, reiteró que los recursos que se recaudan por concepto de esos cursos, se someten a la Ley de Contabilidad Gubernamental, por lo que no hay nada discrecional en su cobro, además de que su implementación ha sido avalada por el Consejo de Unidad.

“Sometimos al Consejo de Unidad, nuestra máxima autoridad, la reglamentación de estos cursos. Lo que se reglamentó fue precisamente que fueran un elemento que permitiera bajar el índice de reprobación de materias que tradicionalmente se convierten en obstáculos para los alumnos”, comentó.

En ese sentido, refirió que los cursos no se limitan a la asignatura de Anatomía, sino también de otras materias en las que los alumnos tienen dificultades y que incluso pueden ser de octavo semestre.

La legalidad de los cursos, explicó, radica en el aval del Consejo de Unidad, el cual determinó que el curso supliría la evaluación a título de suficiencia. Recordó que los alumnos tienen derecho a examen ordinario y extraordinario, a lo que le sigue la evaluación de título de suficiencia, lo cual es un albur por el rigor y la profundidad de conocimientos que se evalúan. Por tal motivo, esta etapa prácticamente no existe en Medicina y el curso es su equivalente.

Según Ortega Cisneros, “hay mucha diferencia en que el alumno esté frente a un jurado de tres o cuatro docentes a que, en un curso de cuatro semanas, de cuatro o cinco horas diarias, sea más fácil que apruebe esa materia en la que está atorado. Eso quedó plasmado como acuerdo del Consejo de Unidad”.

Respecto al cobro del curso, explicó que el Consejo analizó la manera más lógica para implementar este curso y, dado que se llevan a cabo en el periodo vacacional, había qué remunerar a los docentes.

“Desde el principio quedó asentado que, cobrando a los alumnos, se pudiera pagar a los maestros involucrados, dado que estaban sacrificando el periodo vacacional. La otra condición importante fue que estuviera prácticamente todo el contenido del curso, entre el 80 y 90 por ciento”, agregó.

En ese sentido, cuestionó que la denunciante “era parte de estos cursos y por eso veo con sorpresa estas declaraciones que hace porque ella misma fue parte de esto. Además, con la implementación de la Contabilidad Gubernamental, el dinero que se cobre irá a Tesorería y de ahí harán los pagos correspondientes”.

Ortega Cisneros admitió que los recibos que se entregan a los alumnos son muy simples, pero aún así existe la referencia del dinero que se recauda por concepto de los cursos que se implementan para estudiantes reprobados en diversas asignaturas.

Por otra parte, Alvarado Flores informó que los docentes de tiempo determinado no han recibido la carga de trabajo que le corresponde, por lo que no tienen certeza si este lunes comenzarán a trabajar o no.

“No tenemos ninguna condición de garantía, lo que nos predispone a abusos por parte de la administración central. No hay condiciones y ni siquiera hay horarios para presentarnos el lunes”, expresó.

Aseguró que en la asignación de cargas de trabajo hay intereses políticos, pues “es evidente que los que hemos sido oposición a esta administración aprovechan cualquier resquicio. En lo personal he sido desplazado de una materia y el sindicato ha demostrado que tenía más derecho. Entonces es evidente que lo que quieren es reforzar grupos”.

Informó que no se ha definido un posible paro laboral este lunes, ello con el propósito de esperar a que haya una respuesta de las autoridades. “Lo que queremos es que esto camine y que la universidad trabaje”.

Al respecto, Ortega Cisneros firmó que las cargas de trabajo se entregaron desde noviembre del año pasado, por lo que tampoco hay irregularidades en ese sentido y se espera que no haya inconvenientes para iniciar clases este lunes.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ