La importancia del magisterio en la campaña presidencial

La importancia del magisterio en la campaña presidencial

Los profesores son muy importantes en una campaña política. Los maestros viven de la comunicación: un docente es un comunicador; por tanto, tiene facilidad para promover una figura o una idea en su entorno. La red de maestros es enorme: llega a todos los rincones de la patria. Es uno de los gremios con la vida sindical más intensa, por lo mismo una parte importante de ellos está politizado. No por nada el régimen autoritario los corporativizó en su partido igual que a los campesinos y obreros, formaron el SNTE para controlar este importante sector.
En el nacimiento del México después de la revolución, desde Vasconcelos, los profesores eran los ‘misioneros culturales’ que llevaban las primeras letras a un país hundido en el analfabetismo y la injusticia de caciques y hacendados. Recordamos la película de “Río Escondido” donde se muestra cómo los maestros hacen sinónimos el saber y la justicia. Los primeros sindicatos campesinos que darán origen a la afectación de las haciendas y, con ello, al nacimiento de los ejidos, fueron posibles gracias a los esforzados maestros. Es decir, los profesores están ligados a las mejores causas sociales que hemos tenido. En el cardenismo su presencia y crecimiento fueron claves para todos los proyectos sociales del mejor gobierno que ha tenido México. Así las cosas, vemos a los maestros en el sector de las izquierdas más radicales promoviendo la igualdad, pero también los vemos apuntalando el oficialismo. Todas las expresiones políticas requieren tener a maestros de su lado si quieren tener efectividad electoral.
La presente campaña presidencial está marcada por un tema candente y de interés (especialmente) para los docentes: la llamada reforma educativa, donde los maestros son señalados como culpables del atraso académico en la educación básica mexicana. Y las muy cuestionables medidas para intentar resolverlo. Ese tema se volvió a poner en el ojo del huracán político. El candidato de Morena se comprometió de eliminar dicha reforma, lo cual significa derogar la Ley del Servicio Profesional Docente. Los maestros llamados ‘institucionales’ se habían mantenido neutrales y obedientes ante dicha reforma, mientras los miembros de la CNTE se rebelaron abiertamente ante la misma. Sin embargo, una vez aplicadas las leyes y medidas de esta reforma, un sector muy importante de los docentes institucionales decidió apoyar la oportunidad de derogarla. Vieron que no resolvía los problemas educativos y sí vulneraba la condición laboral de los maestros, donde ellos mismos estaban implicados. Por ello, es notorio que profesores adscritos al oficialismo anuncien que apoyarán la candidatura que ha prometido derogar dicha reforma. Por el otro lado, el (ex)Secretario de Educación que metió la reforma a fuerza de palos y fuerza, conduce la campaña del candidato oficial a la Presidencia que enarbola la consigna de mantenerla hasta el absurdo (Ad nauseam) y que los aplasta electoralmente. Los maestros empiezan a ser importantes en las precampañas: serán determinantes en la campaña formal. Por su parte el partido en el poder sostiene la reforma con falacias ad baculum (desde la autoridad) pero lo convierten en argumentum ad terrorem. Pero parece que ya no les está funcionando: los profesores reconquistan sus derechos y su libertad. Empiezan a hacer política ad libertatem, por sobre el cruel rostro de sus
caciques.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ