Pragmatismo, el olvido de los principios

Pragmatismo, el olvido de los principios

Pragmatismo: No es, ciertamente, la filosofía del sentido común, sino el olvido de los principios y el fetichismo de los resultados prácticos de las acciones políticas. Es, para decirlo con palabras de William James, “volver la espalda a los principios y el rostro a los fines”, en una moderna versión de la vieja fórmula maquiavélica de que el fin justifica los medios. Con frecuencia los políticos “pragmáticos” incurren en el oportunismo, por su desmedido afán de alcanzar resultados prácticos”. Enciclopedia de la Política. Rodrigo Borja.
“Político pragmático es el que atiende principalmente a los resultados de sus actos, con despreocupación de lo que dice su ideología”. Op. cit.
El pragmatismo llamado en el argot popular “chapulineo”, en clara alusión al salto permanente de esa plaga campestre y comparativamente con los políticos pragmáticos brincadores de partido en partido.
Hoy, tiempos vacíos en que las ideologías parecen desvanecerse, los chapulines de la política se han convertido en una plaga, impactando para mal en los partidos políticos a los que convierten en agencias para desocupados, en auténticas franquicias donde todo se negocia.
Tal carencia de principios la ridiculizaban los hermanos Marx, actores cómicos, quienes, después de leer algún documento programático decían en son de sátira: “Estos son nuestros principios, pero si no les gustan tenemos otros”.
Apenas hace dos o tres días un político zacatecano ofertaba su “imagen” y disposición para ser candidato de Morena a la Presidencia municipal de Zacatecas. Hoy aparece en redes sociales solicitando su reincorporación al Partido Verde.
Tal vez la época de mayor pragmatismo en la historia de Zacatecas, se dio al momento del triunfo de Ricardo Monreal. Los políticos, acostumbrados al padre protector de empleos y canonjías familiares, su Instituto Político: El Partido Revolucionario Institucional (PRI), una vez que fue caído en desgracia, brincaron en buen tumulto al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Había previsores: Recuerdo que en los momentos del conteo final en 1998, cuando el triunfo del PRI o del PRD estaba en duda, un político precavido llevaba dentro de su automóvil las banderas de ambos partidos. Anunciado que fue el triunfo del PRD, sin inmutarse sacó la bandera de este instituto político y la colocó en la antena del vehículo, procediendo a lucir su “compromiso político” por las calles de la ciudad, para finalmente estacionarse afuera de la casa de campaña de Monreal y asegurarse así ser visto.
Con el tiempo, al recuperar el PRI la gubernatura con Miguel Alonso, quien venía de las filas del PRD, los hijos ausentes regresaron a casa y otros que nunca habían sido priistas, pero que buscaron la protección del nuevo amo, hicieron el cambio pragmático, ante la mirada incómoda pero aguantadora de quienes habían permanecido fieles, que con estoicismo soportaron los doce años de ostracismo y que hoy han sido desplazados por los nuevos inquilinos.
Sin lugar a duda, el grado superior de la política pragmática, lo constituye la alianza PRD-PAN, de “principios” e “ideología” no sólo diferentes, sino antagónicos en muchos aspectos.
Ni siquiera el candidato por el que votaré, Andrés Manuel López Obrador, se escapa de rasguñar principios diferentes, en aras de alcanzar la Presidencia de la República. La integración de Partido Encuentro Social que causó disgustos y deslindes, busca para sus dirigentes la cobertura de Morena, que permita, a los cristianos, algunos cargos de elección popular.

Es indudable que más sorpresas nos dará la vida y en lo particular este proceso electoral y el que inmediatamente viene.
MARIGUANA SÓLO PARA USO LÚDICO: la reiteración del error.
“De la Madrid, por legalizar en BCS y QR la mariguana”. Destaca a ocho columnas este diario en la sección Nacional, del viernes 26 de enero del actual.
El titular de la Secretaria de Salud, propone la legalización del cannabis para uso lúdico o recreativo en zonas turísticas de Baja California y de Quintana Roo.
Independientemente de la imposibilidad de legalizar la mariguana selectiva y exclusivamente en zonas turísticas y no en todo lo ancho del territorio nacional, las declaraciones del Secretario de Turismo, no hacen más que ratificar el error respecto a los alcances benéficos del arbusto.
En general, porque así fuimos educados respecto del arbusto de marihuana, tenemos los mexicanos la idea de que el uso, el único de la planta es el consumo a través del fumadero. Nada más erróneo.
Ya en 1940 el Secretario de Salud del General Cárdenas, el doctor Salazar Viniegra, señalaba en el Senado de los Estados Unidos los diferentes beneficios del arbusto, decía: Para uso industrial las fibras de los tallos, que producen el hilo de cáñamo de alta resistencia, telas y papel bond; para uso médico el elemento activo tetrahidrocannabinol en uso médico y lúdico que se obtiene de las hojas y floración y; uso cosmético para cremas de calidad que se obtiene de las semillas, sin faltar el uso forrajero para alimento de ganado.

Lo cierto es que seguimos perdiendo con la política errónea sobre las drogas, especialmente de la Marihuana. ¿Hasta que los gringos nos permitan la siembra, cultivo y cosecha?
Hoy México compra a los Estados Unidos el extracto tetrahidrocannabinol, a más de 30 mil pesos el frasco. Trabajado en México no tendría un costo mayor de 100 pesos dicen los profesionales de la química.
Pero se necesita el cultivo legal del arbusto. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ