Nobleza obliga

Nobleza  obliga

■ Miscelánea

Bien por el Procurador Francisco Murillo Ruiseco; el viernes de la semana pasada, en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, se llevó a cabo un evento de carácter histórico y más que nada emotivo y de justicia gremial.
La develación de una galería con las fotografías y nombres de quienes ocuparon el cargo de Procurador General de Justicia del Estado de Zacatecas, en el período de 1917- 2017.
Juan Antonio Castañeda Ruiz, Uriel Márquez Valerio, Humberto Ávila Márquez, Jesús Manuel Díaz Casas, Rubén Villegas Gómez, Manuel Ortega Martínez, Pedro de León Sánchez, Francisco Murillo Belmontes, Manuel González Márquez, Benito López Domínguez, Carlos Pinto Núñez, José Luis Velázquez González, Ambrosio Romero Robles, Arturo Nahle García, Leticia Catalina Soto Acosta, Francisco Murillo Ruiseco y el que esto escribe. Presentes, parte de ese gremio de trabajadores de la procuración de justicia quienes, seguramente, al tomar posesión del cargo coincidimos en la obligada pregunta: ¿Y qué diablos estoy haciendo aquí?
La memoria histórica a cargo del Cronista del Estado, Manuel González Ramírez, con la excelencia que sabe hacerlo.
Gracias; nuestra gratitud, Procurador Murillo.
Otro sí. Vale de amigos: Aunque nos echaron montón, pues fueron colocadas en la galería dos fotografías iguales: una original y una clonada de los procuradores Murillo; Francisco Padre y Francisco Hijo, iguales en todo, hasta en gestos y en capacidades.

LIBERACIÓN ANHELADA
Indudablemente que la presentación con vida del ingeniero Roberto Robles Cervantes, fue motivo de alegría y anhelo cumplido para miles de zacatecanos, entre los que me incluyo. La bonhomía, sencillez y espíritu fraterno del Ingeniero Robles es motivo del cariño que los zacatecanos le entregan.
¿Cómo se logró la liberación? Es parte importante que debe ser aclarada para abrir la consecuencia ética y legal: si hubo pago de rescate, entonces el Estado está obligado al resarcimiento ante la ausencia de seguridad que el gobierno debe a los ciudadanos, cual debe ser de parte de cualquier estado solidario. Si fue por la intervención policíaca, vale el reconocimiento social al gobierno de Alejandro Tello.
Finalmente, “aiga sido como aiga sido”, vaya nuestro saludo fraterno para Roberto Robles y la ratificación de la amistad invariable.

REQUISITOS: CASI VIRTUDES EN POLÍTICA
Luis Ponce de León, Rector del Instituto Internacional Del Derecho y del Estado, reconocido humanista y académico, en visita a la entidad expresó que, “En zacatecas tenemos muchos corruptos, inseguridad, pobreza, desempleo”, al tiempo que consideró: “Si llegan a los puestos personas comprometidas con el país resolverían el conflicto por la corrupción, impunidad y delincuencia para que haya seguridad”. Propone “poner candados” a quienes aspiran a cargos de elección popular.
En virtud de que las llamadas fiscalías no están funcionando, propone también transformar el sistema de procuración de justicia, en consejos de procuración de justicia y seguridad, designado este órgano por los mejores juristas de México.
Independientemente de la coincidencia en torno a las propuestas del distinguido académico; lo cierto es que el Sistema Penal importado de los Estados Unidos y llamado adversarial, no está funcionando. En este sistema (no podría ser de otra manera), “poderoso caballero es Don Dinero”. A partir de este poderoso, se evita el juicio oral y se sale por el camino del llamado procedimiento abreviado. De ahí por la ventana de la impunidad.
Vale igualmente la revisión de los requisitos para ser legislador; en el libro de obligada lectura “El México que nos duele (Crónica de un país sin rumbo)” de Alejandro Rosas y Ricardo Cayuela Gally, se hace referencia a los requisitos-casi virtudes- que los constituyentes de la Constitución de Apatzingán plasmaron en el artículo 52 para los ciudadanos que quisieran ser diputados:
“Buena reputación, patriotismo acreditado con servicios positivos, y tener luces no vulgares para desempeñar las augustas funciones de este empleo”. Limitaba además los excesos del poder al considerar delito de Estado la dilapidación de los caudales públicos.
Los autores de “El México que nos duele” hacen crítica de nuestra actual Constitución, que “eliminó cualquier prenda moral para ser diputado, y se limitó tan sólo a las formas”.
“El Congreso, acostumbrado a la Máxima clásica del despotismo ilustrado, <<callar y obedecer>>, cedió de manera voluntaria su responsabilidad política de servicio público, su calidad de <representación nacional>, a cambio de beneficios materiales , concesiones, ascensos políticos y cotos de poder individual garantizados por el sistema político mexicano”. Agregan Rosas y Cayuela.
Y, a falta de “luces no vulgares para desempeñar las augustas funciones de este empleo”, dos muestras son suficientes: un diputado federal, zacatecano para nuestra vergüenza, acaba de afirmar que los hijos de madres solteras son “potencialmente delincuentes”, antes este mismo diputado había llamado ignorantes a diputados de origen indígena. Tan sólo por la etnia.
En el Congreso zacatecano, una diputada gritó a otra: “fuera las marimachas que dicen que representan a las mujeres”. Sí dentro de ese congreso donde los diputados reciben 13 mil pesos diarios. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ