Colectivos locales

Colectivos locales
La Flaka Gráfica

La Gualdra 318 / Nunca fuimos contemporáneos / XIII Bienal FEMSA

 

Con el propósito de hacer una revisión de la escena artística en Zacatecas, desde el programa público de la XIII Bienal FEMSA se ha propuesto llevar a cabo mesas sobre el trabajo que se hace desde los colectivos locales y los espacios de formación. En la primera sesión participaron los colectivos Rayón 554, presentado por Pedro López Recendez; El Tren, por Alejandro Espinoza; Oasis Urbano, por Carlos Olin; y El Taller José Gabriel Ovalle, también conocido como el taller de La Condesa, presentado por Claudia y Citlali Córdova.

Las charlas con colectivos zacatecanos son un espacio para hablar sobre el lugar que ocupan en el contexto local; particularmente acerca de los intereses, necesidades o urgencias a los que responde su conformación, así como la de los espacios independientes, cuál es el rol que los creadores asumen frente a las comunidades con las que trabajan y de qué manera se relacionan con ellas.

 

Rayón 554

Rayón 554 fue una iniciativa de Pedro López Recendez, que comenzó como un proyecto enfocado en ampliar la oferta artística al público antes que seguir las tendencias del mercado y las instituciones locales, a las que no percibían como propositivas. Este espacio sirvió como medio para explorar nuevas formas de producción y exhibición de artistas emergentes nacionales y extranjeros, con un enfoque en la profesionalización y la discusión de las propuestas presentadas.

En distintos momentos agrupó proyectos de otros artistas, por lo que también operaron dentro del espacio productores de distintas disciplinas, particularmente aquéllos dedicados a las artes gráficas. Dado que la producción de gráfica era la principal fuente de financiamiento, el espacio se convirtió en Gráfica Pentágono, que continúa su producción basada en colaboraciones con artistas y talleres de todo el país mediante la edición de colecciones de gráfica.

 

El Tren

El Colectivo el Tren es un grupo multidisciplinario que realiza talleres de fotografía, video, pintura, música y artes plásticas para niños. Trabajan en diversas sedes ya que una parte importante de su labor consiste en ofrecer actividades artísticas a niños en situación de vulnerabilidad, lo cual llevan a cabo con el apoyo de instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales. El colectivo desarrolla estrategias para ofrecer alternativas de expresión con materiales de uso cotidiano que permitan a los niños replicar lo que aprenden en los talleres. Su intención es que el arte funja como un medio de sanación a la manera de la arteterapia.

El Tren

 

Oasis Urbano

Oasis Urbano es un proyecto de Carlos Olin –Carlos Badillo Herrera- que inició como el taller de serigrafía Flaka Gráfica en la ciudad de San Luis Potosí. Para asegurar que tuviera un lugar de operación, Carlos estableció colaboraciones con distintos espacios como Rayón 554 o la Bodega de Arte Multidisciplinario (BAM). A la par de la colaboración con otros espacios, Flaka Gráfica operó como un taller abierto para la capacitación y auto-producción de impresión serigráfica al mismo tiempo que mantuvo abiertas las colaboraciones con artistas de otras disciplinas provenientes del arte urbano, el circo, y la vinculación con iniciativas enfocadas en el trabajo comunitario. La BAM operó principalmente como un centro comunitario que permitía acercar distintas formas de arte urbano al público, autogestionó talleres de producción, la creación de un huerto urbano y un comedor comunitario.

En el ir y venir de Flaka Gráfica surgió Oasis Urbano, en un principio enfocado a programas de prevención del delito. El trabajo de Carlos desde el arte se ha convertido en un medio para crear lazos de comunicación con grupos que han sido excluidos socialmente. Esto ha permitido tener acercamientos que no sólo ofrecen herramientas de expresión a estos grupos, sino también valiosas experiencias en la búsqueda de estrategias de colaboración e intervención que tengan la posibilidad de lograr un impacto efectivo en las comunidades con las que colabora bajo el principio de tomar la calle como una forma de amplificar los efectos de su trabajo.

Oasis Urbano

 

Taller José Gabriel Ovalle

Este taller fue creado por iniciativa del artista Emilio Carrasco y el sacerdote Alejandro Rodríguez en 2012, como un espacio encaminando a la formación en grabado y serigrafía. Su objetivo se transformó en la medida en que decidieron que era mejor idea aprovechar los recursos materiales y humanos que tenían disponibles. Este cambio se debió en parte a la diversidad de participantes; más que guiar el trabajo a partir de un programa enfocado en el conocimiento técnico y establecer formatos o temáticas de producción, se optó por dar oportunidad a los participantes de plantear sus propias preguntas e intereses como principio. La intención era promover que los asistentes habituales del taller trabajaran a partir de un proceso de investigación y exploración creativa conducido por sus necesidades emotivas y de expresión, antes que a cumplir con los requerimientos formales de una obra de arte o pensar en la exposición del trabajo. El taller se mantuvo activo hasta 2015 en las instalaciones de la casa parroquial de La Condesa, en Guadalupe, dirigida por Claudia y Citlali Córdova, cuyo rol consistía en acompañar este proceso con información sobre obras, artistas y textos que contribuyeran al trabajo de cada participante y profundizaran en sus propios intereses dando libertad para que este proceso encontrara las salidas más apropiadas. Esto dio como resultado un espacio de trabajo libre y flexible, tanto en sus modelos de operación, como en las propuestas de discusión grupal, que abarcó temas que iban del anarco-budisimo a los derechos humanos y el activismo político. El arte se concebía como una herramienta que permitía construir espacios de encuentro y formas de convivencia, antes que objetos para exposición.

Ante el cambio de las condiciones que le dieron origen, el taller José Gabriel Ovalle se transformó para dar lugar a otras iniciativas basadas en la concepción de una comunidad desplazada no limitada por el espacio, una comunidad en red cuyos nodos se crean y se transforman a partir de afinidades cambiantes que integra nuevas relaciones que los miembros iniciales van sumando a la red, y cuya plataforma más visible es Campaña Negra.

Taller José Gabriel Ovalle

 

Como puede verse, las razones que han dado lugar a estos colectivos son diversas, pero la búsqueda de autonomía es una constante. Para todos estos grupos, mantener el control sobre las temáticas, estrategias de trabajo y las comunidades con las que se relacionan es primordial. Cada uno ha desarrollado alternativas de gestión para asegurar su viabilidad operativa y mecanismos para negociar con las fuentes de financiamiento propias y externas que tienen disponibles. De esta manera, las relaciones establecidas con instituciones públicas y privadas, aun cuando implican cumplir con ciertos objetivos en común, no comprometen la capacidad de los colectivos para responder a las necesidades expresivas y de creación de las comunidades con las que trabajan.

Por otro lado, debe notarse que, aunque podría parecer que estos espacios aparecen y desaparecen de la escena local, en realidad se trata de un largo proceso de transformaciones que no sólo es una estrategia de supervivencia, sino el reflejo de la propia evolución de los proyectos y las necesidades e intereses de sus impulsores.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_318

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ