INDYCE y la evaluación de las políticas: sin objetividad no hay efectividad.

INDYCE y la evaluación de las políticas: sin objetividad no hay efectividad.

Todos tenemos muy claro que las instituciones no han dado los resultados que los mexicanos deseamos. Y eso es especialmente importante porque son justamente las instituciones las que se asumen como sujetos para provocar los cambios sociales necesarios para hacer de la vida de los habitantes de este país una experiencia de justicia y desarrollo integral. En otras palabras, sin cambio institucional no hay cambio social. Así las cosas, la pregunta es, ¿cómo provocar la auto-transformación de las instituciones para que estas puedan, a su vez, cambiar lo social? Esa es la cuestión.

Pues bien, una de las hipótesis más plausibles para responder la pregunta angular arriba expuesta, es “la evaluación”. Es decir, con la práctica de la evaluación se orienta a las instituciones en la persecución de metas, y con ello, en el análisis permanente de sus capacidades para lograrlas. El ejercicio de reflexionar-al-actuar, se hace evaluación: que no sólo mide o valora, sino explica por qué tal o cual estrategia no está funcionando. Y hecho esto, se emiten las recomendaciones que, se cree, van a re-elaborar un diseño o una forma de implementación que efectivamente consiga la meta deseada. Es decir, es la gestión de la estrategia. Y si los procesos de evaluación se hacen dentro de una vidriera, permite que los actores sociales conozcan tanto los comportamientos institucionales que se quieren modificar, como las evaluaciones que se elaboran. Esa mirada pública eleva la exigencia de objetividad, la cual es la clave para la efectividad: sin objetividad no hay efectividad.
Un intento para hacer lo que aquí decimos es el proyecto que salió de la Coordinación de Planeación (COEPLA), con su doble proyecto de la instauración de un Consejo de Evaluación y la puesta en marcha de la plataforma para evidenciar el monitoreo de los efectos de la acción gubernamental llamada “INDYCE”. Debemos decirlo: es una apuesta interesante. Ayer la arrancaron con la presencia del capitán de Coneval. Si la hipótesis prospera, y este sistema permite cambiar el comportamiento institucional, y lo cual se refleja en mejores resultados de la acción gubernamental, entonces todos estaremos ganando. Tendremos que monitorear el monitoreo, como un juego de espejos. Sólo hay algo que en su hipótesis no está clara: cómo darán el salto de las mediciones y los resultados de evaluación a los cambios en las estrategias y los programas. La interface entre evaluación y corrección de los programas, aun se ve verde. Es algo muy importante y aun esperamos que lo resuelvan. Ahí está un reto. Por lo pronto, debemos reconocer que ese equipito de ‘Coeplos’ se están poniendo las pilas, y sólo esperamos que le pasen pila al resto de la administración pública estatal. Estaremos al pendiente de la trayectoria de su experimento, porque hacer-que-otros-hagan no es cosa sencilla. La clave lo dijo Licona: es la objetividad en su trabajo. No hacerse los aplaudidores. Eso deben déjenselo a las focas. Repetimos: sin objetividad no hay efectividad.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ