Noviembre, mes de Francisco García Salinas, fundador de la UAZ en 1832 (1/5)

Noviembre, mes de Francisco García Salinas, fundador de la UAZ en 1832 (1/5)

El Mirador de Heródoto

“Las universidades públicas son instituciones que han acompañado el desarrollo de México y han contribuido a las transformaciones y cambios que se han dado en la sociedad, cumpliendo tres funciones fundamentales: la docencia, la investigación y la extensión. (…) Son poderosísimos instrumentos para combatir la desigualdad, delincuencia y pobreza, y para fortalecer sociedades que de esta forma son más justas y equitativas.”
Ex rector UNAM, José Narro Robles, 2016.

En términos generales las universidades representan uno de los recursos más valiosos en la sociedad contemporánea, para abordar con inteligencia y direccionalidad los desafíos del futuro. Ellas responden con buena parte del capital humano, los conocimientos científicos y tecnológicos, así como las innovaciones que se puedan generar para el desarrollo nacional. Ninguna nación ha podido avanzar en alcanzar sus metas económicas y de desarrollo humano, sin universidades, sin invertir en la formación en el nivel superior, y sin realizar investigación, extensión y servicios universitarios para la población.

Específicamente, la Universidad Autónoma de Zacatecas, es la más importante  institución generadora de formación académica, investigación científica, cultura y arte en la entidad, razón por la cual es un eje vertebral para el desarrollo de la misma.  No obstante lo anterior, en la actualidad, en un contexto en el que privan las políticas neoliberales implementadas por el gobierno en el poder, las cuales implican  la reducción al gasto social y la privatización de los bienes públicos, la UAZ está padeciendo una falta de financiamiento que complica el cumplimiento de sus tareas sustantivas.

Con respecto al financiamiento de la educación, Fernando Savater señala que “la educación no es un gasto, es una inversión; la buena educación es cara, pero siempre va a producir más de lo que se invierte en ella. La educación reclama inversión; la ignorancia exige el pago de la hipoteca nacional y del futuro”, porque eso es lo que pasa.

En ese mismo sentido, en abril 2017, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, durante su participación en el Foro Internacional Impacto y trascendencia de la Universidad Pública en América Latina, señaló que “El Estado debe entender que la educación pública de calidad debe ser gratuita mientras las desigualdades sociales persistan”. En relación al financiamiento señaló: “Es muy difícil alcanzar calidad en educación cuando el financiamiento no es el adecuado. Y este debe ser público.”  Y continuó diciendo, “Si cada año hay que negociar el presupuesto de las universidades públicas es muy difícil planificar el desarrollo de las instituciones a mediano plazo, lo que debilita las posibilidades de mantener altos estándares de calidad.”

La UAZ necesita recursos económicos para continuar mejorando su excelencia y mantenerse a un nivel competitivo en medio de esta realidad global. Cabe hacer notar que el financiamiento de la UAZ y de las universidades públicas, no es un fin en sí mismo, es el medio para alcanzar las metas de México, así como metas locales.

En otro orden de ideas, cabe hacer notar que la historia se escribe entre otros motivos, para fortalecer la conciencia colectiva de los hombres. Las colectividades sin historia, son como personas sin memoria, sin conciencia de sí mismas. El conocimiento del pasado es una herramienta para optimizar las medidas que se tomen en el presente.

Gracias a la memoria histórica sabemos que la universidad como institución es tan importante que, por ejemplo, la Universidad de Bolonia en 2088 va cumplir un milenio de estar funcionando, y la Universidad de Oxford celebrará su cumpleaños número mil en 2096, en tanto que la Universidad de Salamanca en 2018 cumplirá 800 años.

En comparación de las mencionadas, nuestra Institución es un bebé, pues el próximo 5 de noviembre cumplirá 185 años de su fundación y el 6 de septiembre de 2018, cumplirá 50 años de llamarse Universidad Autónoma de Zacatecas.

Dentro del programa para tal celebración, planteo que en el momento oportuno se envíe un documento a las autoridades gubernamentales para solicitar la designación del año 2018, y del mes de septiembre, como de la UAZ, con la finalidad de hacer del dominio público este significativo hecho que tanto honor y dignidad proyecta sobre la Máxima Casa de Estudios de los zacatecanos.

En ese mismo tenor, desde esta columna propongo que al interior de nuestra alma máter se denomine  a noviembre como “Mes de Francisco García Salinas” (FGS), en función de que en este mes hay varias efemérides que tienen como protagonista a FGS, mismas que al ser difundidas propician la identificación con la institución y el consecuente orgullo de pertenencia.

Las efemérides UAZ de noviembre a recordar en las siguientes ediciones son: día 5, 1832, inició actividades “La Casa de Estudios de Jerez”; este año el día 7, la “Cátedra Francisco García Salinas, Padre del Federalismo”, actividad que desarrolla el Cuerpo Académico 135, liderado por la historiadora Mariana Terán Fuentes; día 20, natalicio de FGS; día 28, publicación del documento “Reflexiones sobre el Acta Constitutiva”, cuya autoría corresponde a FGS. Los anteriores eventos a evocar, convierten a noviembre en el mes emblemático de los valores universitarios relacionados con el insigne  fundador de la UAZ.

Estudiar o trabajar en la UAZ significa honor, orgullo y compromiso,

Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto ■

 

*Cronista de la UAZ

[email protected]

[email protected]

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ