Los niños deberían dejar los videojuegos y salir a jugar con su bicicleta, dice Metztli

Los niños deberían dejar los videojuegos y salir a jugar con su bicicleta, dice Metztli
Metztli Elizabeth González comenzó a utilizar su bicicleta a los 3 años, el gusto viene de familia pues sus tíos también son ciclistas ■ FOTOS: MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ Y RAFAEL DE SANTIAGO

■ A sus 9 años es campeona nacional de bicicrós; el gusto lo heredó desde pequeña, señala

■ Ha recibido críticas de otros niños por participar en un deporte común entre varones

Los niños deberían de dejar de lado los videojuegos, los teléfonos celulares y las computadoras y salir a jugar con su bicicleta para que se ejerciten. Además de que es recomendable que consuman verduras y frutas, dice Metztli Elizabeth González Méndez, quien a sus 9 años es campeona nacional de bicicrós en su categoría.

Dice que su padre le heredó este gusto, y ella espera heredar también esta pasión a sus hijos. Recuerda que desde los 3 años comenzó a utilizar la bicicleta, gusto que viene de familia, pues sus tíos también son ciclistas.

La niña se enseñó a andar sobre ruedas con un triciclo que se apoyaba con un par de ruedas chicas en las llantas traseras. Sus padres vieron que a su hija le gustaba andar en bicicleta por lo que buscaron que tuviera una acorde a su tamaño.

“El niño dios me trajo una bici más grande, que también tenía rueditas, pero cuando mi papá vio que casi no las utilizaba y que comenzaba a manejar bien, las quitamos de la bicicleta y luego me compré una más grande”, dice Metztli.

Sus primeras salidas en la bicicleta eran a la pista de bicicrós, que anteriormente se encontraba a un costado de la Unidad Deportiva Benito Juárez. Además su padre había acondicionado unas rampas cerca de su casa.

Cuenta que en su primera competencia, en la anterior pista de bicicrós, obtuvo su primer lugar. En esa ocasión, la acompañaron tíos, primos y familiares. “Me sentía muy ‘nerviosionada’ pero me puse contenta cuando gané, y todos me felicitaron y me decían que le echara ganas”, recuerda.

Metztli Elizabeth González comenzó a utilizar su bicicleta a los 3 años, el gusto viene de familia pues sus tíos también son ciclistas ■ FOTOS: MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ Y RAFAEL DE SANTIAGO

Esto la motivó a seguir participando y le dio confianza para seguir en competencias y sobre todo iba con la idea de seguir ganando y sentir esa satisfacción de llegar en primer sitio.

Sin embargo, su padre le enseñó que no es fácil obtener estos triunfos, pues se requiere una buena condición física, lo que se gana con horas de entrenamiento, disciplina, dedicación y amor a lo que se hace.

“Me sentí bien, segura y preparada para las caídas. Hay que estar concentrados y algo que he aprendido cuando entreno con mi papá, es que aquí no tenemos que apapacharnos porque en la carrera se da el resultado”, menciona la pequeña ciclista.

Al ser una niña, practicando un deporte que es más común en los varones, ha recibido algunas críticas de sus compañeros. Lo cual le extraña, pues se ha encontrado con otras niñas en diferentes competencias.

Opina que este deporte no puede ser exclusivo de los varones, ya que las mujeres tienen el mismo derecho de poder practicar el deporte o la disciplina que más les guste e incluso destacar en ella.

En una ocasión, un compañero de clases le dijo que parecía una niña actuando como niño, pero opina que una niña puede hacer lo mismo que un varón, pues en su categoría ha observado que participan muchas mujeres. “Siento extraño que me digan eso, porque sigo siendo niña”, dice.

También le gusta practicar basquetbol, gusto que heredó de su madre, a quien acompaña a sus juegos para que comience a conocer este deporte.

Su padre, el experto en bicicrós, José Abraham González Ibarra, lamenta que no exista apoyo institucional, a los niños que practican y sobresalen en este deporte ya que para viajar a otros estados para competir en eventos nacionales, deben hacerse cargo de todos los gastos sin recibir algún recurso.

Afortunadamente, su familia se une en estas causas y entre sus parientes se ayudan con alguna cooperación para que la menor acuda a competir, y no se decepcione de este deporte por falta de recursos.

Explica que algunas de las competencias en las que ha participado Metztli, ha sido a nivel municipal, estatal y nacional y recientemente obtuvo el primer lugar nacional en su categoría, en el año 2015, y sigue en la competencia.

Entre sus anécdotas, platica que en una ocasión la niña tuvo una caída antes de iniciar una competencia y lamentablemente se le quebró un diente, pero cuando se le propuso dejar la carrera para que se atendiera, se negó.

Aunque como todo menor, Metztli en ocasiones inicia sus entrenamientos con mucho entusiasmo, pero también se ha sentido cansada, sobre todo por la acumulación de tareas y otras actividades que tiene realizar en su vida cotidiana.

Reconoce, que este estrés también se genera en los padres, pues no es sencillo tener que correr con los gastos para competencias, además de que se le debe invertir tiempo a las horas de entrenamientos.

“Casi llorando decía que no quería quedarse sin competir y así se metió. Llora si se le castiga con la bici, pero tenemos que impulsarla para que salga adelante. Lo ideal sería apoyar a los niños que destacan en un deporte, y así motivarlos, y nosotros seguir motivados para apoyarla”, dice José.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ