Se puede vivir en una sociedad sin discriminación: cineastas

Se puede vivir en una sociedad  sin discriminación: cineastas
El crew y los protagonistas ■ foto: cortesía Sandra Aranda

■ Presentan el documental Rojo Paraíso, en la Cineteca, como parte del FCZ

Se puede vivir en una sociedad sin discriminación. Mostrar este hecho es el objetivo que buscan los cuatro jóvenes zacatecanos que este lunes presentaron el documental Rojo Paraíso, en la Cineteca, en el marco del Festival Cultural Zacatecas.

Alberto Amador, Odín Salinas Barrón, Paulina Robles e Ibon Iturriaga son los realizadores de este trabajo en el que se cuentan cuatro historias; las de cuatro generaciones de integrantes de la comunidad LGBTTI que viven en Miguel Auza, Zacatecas.

Las voces de Cheli, Javier, Melisa y Osiel muestran a lo largo de una hora de documental el fenómeno que existe en este municipio zacatecano, que es lugar de residencia de un gran número de personas de la comunidad LGBTTI que sin tapujos, sin miedo, “en plenitud y sin ninguna complicación” conviven en la localidad.

Así lo expresó el creador de la idea original del proyecto, Alberto Amador, quien se percató de esta situación debido a que por su madre, originaria de Miguel Auza, desde pequeño estuvo en contacto con esta realidad y, con los años, decidió plantearla como un tema de documental en el Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Zacatecas (PECDAZ).

Es destacable, señala, que en una comunidad tan pequeña, en la que viven menos de 20 mil personas, “se pueda dar una aceptación a la comunidad gay tan abiertamente; (…) viven en plenitud y sin ninguna complicación”, concluye.

El respeto de los derechos humanos y la inclusión de las minorías son el marco en el que se encuadra la historia de Cheli, de 55 años, y a quien Alberto Amador describe como la persona que “se enfrentó a toda la población” para lograr que se viviera el clima de aceptación del que actualmente gozan.

Javier, de 50 años, fue quien reforzó esta lucha; y 30 años después, Melisa de 20 y Osiel de 16 pueden convivir con todos los habitantes de Miguel Auza sin esconderse.

Este municipio se ha convertido en destino de personas de la comunidad LGBTTI de las localidades cercanas. Alberto Amador comenta que hay residentes que llegan de Cuencame, Durango, y de otros municipios zacatecanos como Juan Aldama; quienes “viven aquí porque a 5 kilómetros los golpean y apedrean”.

El plazo para elaborar este documental con la beca del Programa (PECDAZ) era de un año. Habían  pasado seis meses y todavía no tenían ni una sola entrevista, recuerda el fotógrafo y editor del proyecto, Odín Salinas Barrón.

Al principio fue complicado lograr que los personajes confiaran en los realizadores del documental, ya que “si bien el pueblo los aceptaba, muy distinto era pararse delante de la cámara y contar la experiencia”.

Salinas Barrón reconoció que “fue un trabajo arduo” conseguir que en la comunidad los conocieran. El apoyo que obtuvieron de Javiercito, el coordinador del grupo G en Miguel Auza, fue fundamental para empezar a lograr las historias que finalmente han quedado plasmadas en este trabajo.

La de ayer fue la segunda presentación del documental, siendo la primera que se realizó en la muestra oficial del PECDAZ. Dentro del programa del Festival Cultural, volverá a proyectarse este miércoles a las 6 en la Cafebrería y el jueves a las 6 en la Cineteca y posteriormente a las 9 en el municipio de Miguel Auza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ