Sumas que restan: ecuación de una ideología perdida

Sumas que restan: ecuación de una ideología perdida

Para mí la Política no es más que la búsqueda del poder privado por parte de determinados individuos, puede disfrazarlo con cualquier ideología, ponerlo en el término de las estupideces románticas o filosóficas que quieran, pero en esencia es una búsqueda privada del poder

Jim Morrison

Las ideologías partidarias tienen siempre una entonación de amargura por las frustraciones, desilusión y desengaño de ciertos políticos que no se les hace justicia militante en sus partidos políticos, y esto ha hecho que con frecuencia dichos personajes se les impute un “resentimiento social”. Los utopistas ponían mucho énfasis en los valores éticos y concluían que las fallas del pasado se debían a transgresiones morales. Los pensadores católicos analizaban estas rupturas ideológicas en función de categorías religiosas. Los marxistas y los representantes de otras tendencias socialistas debían este resentimiento a los argumentos económicos del individuo.

Lo que muchos políticos actuales no saben, es que las ideologías están indisolublemente ligadas a la teoría y práctica del gobierno de los pueblos y que sin ellas, la tarea de gobernar no pasaría de ser una ordinaria labor sin trascendencia, y sin un significado histórico.

Una de las grandes mentiras que nos han hecho creer actualmente, es que han muerto las ideologías políticas, lo cierto es que la muerte de las ideologías, es solo promovida por quienes hacen política hablando mal de la política. La falta de la buena interpretación del fenómeno político y la autocrítica, usualmente recae en quiebres y rupturas partidarias a quienes dicen representar una ideología de cambio social.

Esta pequeña reseña, obedece a que días recientes y con la adyacente elección del próximo 5 de junio en Zacatecas, se han venido presentando  acciones y estrategias de campaña que para muchos representa cierta cantidad de votos, acciones de proyectos ciudadanos de personajes notables de la vida política y social en Zacatecas, que pretenden dar un peso determinante en el balance al proceso electoral con su reconocida imagen pública.

Lo que sí es evidente, es que estas notables figuras hoy en día, solo representan el rechazo, la deslealtad, el resentimiento, el anticuado y arcaico uso de las ideologías políticas inocuas que han entrado en crisis y están en trance de una inevitable desaparición.

La crisis que enfrentan estos personajes actualmente son rasgos que remiten a un planteamiento propio de lo que ahora denominamos en la política lo: “viejo, caduco y obsoleto”, y que solo refiere a ver una campaña política inmersa en propuestas demagogas para el elector. Un claro ejemplo de lo que digo es que se prometa en una propuesta de campaña, derogar una reforma educativa, donde se comprometen con la instauración de un programa de transformación social y educativa mediante el cual se promulgará en Zacatecas una nueva ley de educación, lo cual se debe dejar muy en claro que es: ilógico e improcedente.

En todos los ámbitos sociales, no solo en lo político, hay personas que nos aportan y otras que nos quitan, personas positivas y negativas, buenas o malas influencias, que a veces, no sabemos distinguir nos está restando o sumando, personas que se mimetizan y pretenden hacerse ver como el cambio dinámico y positivo que la política necesita, lo que es cierto es que solo evoca a una propuesta estática, fría y poco confiable, que solo  representan y reproducen, la deficiente cultura política que existe en Zacatecas.

Lo cierto es que en la política, las etiquetas son importantes. La ideología no sólo ayuda a los votantes a ordenar su escala de valores y prioridades, también les sirve como un coste entre aquello que le conviene o no en una realidad política y social cada vez más compleja.

Detrás de toda realidad política, los quiebres y rupturas de estos personajes “notables”, son solamente expresiones que surgen de estados frustrados, donde se impone solo una estrategia de campaña que solo pretende una construcción de proyecto sólido, con frentes ciudadanos consolidados socialmente y que obedecen a un supuesto volumen político. Lo que es verdadero y lamentable, es que solo el color de sus campañas proselitistas pobres y su enorme necesidad de poder, es lo único que los distingue.

Para finalizar, no nos dejemos confundir por los cantos de sirena de ninguna pretendida aritmética electoral, aprendimos hace mucho tiempo que hay “Sumas que Restan” y que construir un frente sólido y ganador lleva tiempo y el esfuerzo exige mucho más, que un puñado de individuos inconformes con hambre de poder público.

Sumas como las de: Antonio Mejía Haro, Cuauhtémoc Calderón, Geovanna Bañuelos y otro puñado más de personajes de la vida social y política de Zacatecas, al proyecto político del “frijol con gorgojo”, solo representan “Sumas que Restan”, que solo atiende y abona a la falta de valores ideológicos, a la devaluación política en la que se encuentran inmersos, y a la obsesión encarnizada por el poder público para beneficio propio. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ