Desde su contacto con la cultura y el arte

Desde su contacto con la cultura y el arte
Pedro López Recéndez. Uno más. Litografía y esténcil.

#DiálogoEnRedes: Cultura / La Gualdra 243

He escuchado a todos y cada uno de los candidatos a la gubernatura responder las dos preguntas que lanzó nuestra directora, Jánea Estrada Lazarín. Lejos de albergar esperanza de mejora, me queda claro que para los siete la cultura es un tema accesorio a pesar de que expresen lo contrario. No hay duda de que hablaron desde el contacto que establecen con la diversidad cultural y la cultura en general, pero también desde el político en campaña: prometen nada con muchas palabras. Algunos más, llevaban el acordeón como buenos estudiantes en examen oral.

Creer que una política pública en torno a la cultura debe pasar, necesariamente, por las aulas, como una materia más de esas que hay que estudiar a fuerza, es el camino más sencillo al fracaso. Núñez y Flores dejan ver que ahí se sustentará su objetivo primordial. Olvidan dos detalles: más allá de enseñar el arte y la cultura, se debe incitar a su apreciación estética. Lo anterior lo he expuesto en diversas ocasiones en este espacio, aunque haciendo alusión a la lectura. Por su propia naturaleza la escuela centra su atención en aspectos poco trascendentes para la formación de lectores y públicos, según sea el caso.

Todos los candidatos fundamentan sus discursos en frases ambiguas, que los exhibe carentes de proyecto en el rubro. La excepción es Tello, pero también hay que señalar que es evidente el “papelito” para que pudiera nombrar los institutos, fondos y redes que pretende crear. Repito: cada uno habla desde su contacto. Así es como surgen las propuestas por escolarizar la cultura, conservar y preservar “nuestras tradiciones”. En las secundarias donde llevan la clase de educación artística hay dos constantes: bailar “Los barreteros” y dibujar personajes de caricaturas. Nula visita, explicación y apreciación a los museos, festivales, conciertos, etc. Esa política es simulación.

Y si no hay un proyecto claro, tampoco hay quien pueda tomar las riendas. Cada vez que se le pregunta a un candidato por su equipo con el cual pretendo gobernar, la respuesta es “con los mejores”. Misma fórmula que hemos escuchado desde hace años. Ahora se le ha agregado una condición: ser zacatecano. La honestidad, el compromiso y la responsabilidad no son valores que sean endémicos. Más aún, ninguno de los dos candidatos que puntean las encuestas hizo alusión al perfil del titular de cultura. En general, les fue más cómodo arroparse en la vieja táctica de hablar sin decir nada, en hacer inventarios de artistas zacatecanos o infraestructura, orografía, hidrología.

Hay otras constantes en algunos de ellos y es la vinculación cultura-economía. Así como la reivindicación del trabajo cultural. A uno, muy alejado de los otros, de plano habría que explicarle la diferencia entre el ecoturismo y el turismo cultural. No obstante lo anterior, las estrategias siguen siendo ambiguas. Me recuerdan a aquellos adolescentes a quienes se les pregunta qué van a estudiar o dónde se ven en cinco años: ni idea. Y no es poca cosa porque entonces estaríamos ante un escenario donde estaríamos extrañando a la actual administración y eso ya es un superlativo.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-243

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ