Una Ley para hacer frente a la desaparición forzada y la desaparición por particulares en México

Una Ley para hacer frente a la desaparición forzada y la desaparición por particulares en México

(primera parte)

Más de 90 organizaciones  de familiares -y de quienes les acompañamos-, de todo el país,  otras de centroamericana y de Estados Unidos, unidas en torno a la búsqueda de sus seres queridos desaparecidos en territorio mexicano, bajo el lema… Sin las familias ¡No!, y constituidas en el movimiento por nuestros desaparecidos en México (MNDM), han establecido, junto con las comisiones del Senado, la realización de Audiencias, para escuchar las propuestas del MNDM, elaboradas durante buena parte de 2015/2016, en una serie de sucesivas reuniones, para formular propuestas que recogen una larga –dolorosa- experiencia de décadas. Agravada en los años recientes, por la locura de una guerra, entre cuyos engranajes,  continúa “performateándose” la sociedad que somos.

Por desgracia, esas experiencias, son mucho más abundantes en el lado negativo de la balanza. Dominan decididamente los sentimientos de desesperación, frustración, impotencia, dolor, temor, indignación, ante las fallas abrumadoras del sistema de administración de justicia, incapaz de dar con el paradero de una gran parte de las personas registradas como desaparecidas (27,000; sin considerar las cifras negras. Aunque también existen, si bien, en porcentajes mucho menores, resultados positivos; casos donde las autoridades han logrado encontrarlos con vida, o identificar sus restos, y entregarlos a sus familiares.

Cotidianamente obligados a convertirse en los principales actores en todas las fases del proceso de búsqueda. Los familiares -organizados, o no- que los buscan con ahínco, durante años, mientras viven una temporalidad anómala (una especie de limbo; de “muerte en vida” la llaman), preguntan, investigan, van a numerosos lugares, algunas veces excavan directamente en cementerios clandestinos, etc., aportando información que va engrosando las carpetas con las indagatorias abiertas. En no pocos casos, arriesgando sus vidas, amenazados; sin que falten quienes han pagado con sus vidas, el ser fieles a esos lazos afectivos. Son amores -no calculables-, que se insubordinan.

En ese camino, entre la tragedia –el desgarramiento íntimo, el dolor indecible-, y una valiente determinación -sin precio posible-, han llegado a conocer perfectamente, porque los han “testeado” una innumerable cantidad de veces, el funcionamiento real de todos los eslabones del sistema de administración de justicia (prevención, procuración, judicaturas, rehabilitación), es decir, conocen en carne propia, no porque se los cuenten, las dificultades y deficiencias, mezcladas de diversas formas, y niveles, según la entidad federativa, el orden de gobierno, la dependencia, el tipo de poder fáctico en cuestión, etc., con dos invariantes sistémicas gubernamentales, -que también permean la sociedad que somos-, en México: la impunidad -y la corrupción-.

Además de esos saberes tan duramente obtenidos en la práctica, donde lo instituido –el “establlishment”- les ha sido -generalmente- adverso, cuando no abiertamente hostil, hay que agregar, también, que con los familiares, se han reunido las organizaciones dedicadas a darles acompañamiento, e instituciones y organismos, regionales/nacionales/internacionales, que conocen en profundidad la problemática de las personas desaparecidas aquí, o en otros países, y que aceptaron colaborar, lo que permitió al MNDM, reforzar el equipo técnico-jurídico integrado.

En conjunto, se ha logrado elaborar una perspectiva que recoge esa pluralidad de saberes, surgidos desde esa ecología formada por las desapariciones, la violencia y la muerte; y desde los anhelos y las exigencias de justicia, de paz. Participando los familiares, abogados y defensores de derechos humanos, los especialistas, etc., –colectivamente-, se ha logrado construir una propuesta muy robusta, (no se trata -para nada- de simples deseos, o de ocurrencias sin sustento normativo, y/o empírico).

Las propuestas del MNDM nos permiten: en el peor de los casos (es decir si no logramos una ley, que funcione con efectividad) gracias a ese ingente trabajo, disponer de la formulación de un contráfactico (-un modelo-) extremadamente útil, desde el cuál evaluar las iniciativas de ley, su estructura y contenidos, y el conjunto del proceso legislativo, así como la futura implementación de la ley que finalmente resulte, (sin borrar, las graves deficiencias actuales; parte del diagnóstico-base, y punto de partida), mientras, en el mejor, disponemos -así- de una iniciativa muy precisa, ágil y flexible, con argumentos sólidos, que esperemos, nos permitan defender con firmeza aquellos puntos que consideremos innegociables, ante los legisladores, para que sean incorporados a la ley.

Es importante que nos sumemos al debate. Revisar la Iniciativa de Ley General para Prevenir y Sancionar los delitos en materia de Desaparición de Personas (gaceta/senado 14/12/2015), apropiándonos de las propuestas formuladas por los familiares de personas desaparecidas. Necesitamos conseguir que una parte creciente de la sociedad las haga suyas. Construir un mundo común.

Nos acicatean, el sentido profundo de la verdad y de la justicia, la legitimidad del derecho, una decidida responsabilidad. Nos bloquean, nuestro temor a la autonomía -individual y colectiva-; y un sistema destructivo, irracional, e inviable en un -muy próximo- futuro.

¿Cómo podríamos contribuir? ¿De qué maneras co-implicarnos? ■

 

https://www.facebook.com/coordinadora

zacatecana.caravananacional

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ